martes, 17 de enero de 2017

La "Poética" del "Poliedro poético"

Esta poética inauguró mi recital Poliedro poético, en que recorrí los distintos géneros poéticos en los que he escrito.

Si queda en recital o me animo a publicarla en una antología con este título es algo que tiempo, que es buen consejero, decidirá.

De momento, aquí está a modo de explicación y, como siempre, sujeta a comentarios o críticas.


POÉTICA

En esta tentativa de “poética”
intentaré explicar con brevedad
cómo contemplo yo mí poesía,

al creer bueno que el lector conozca
el arcano que rige mi escritura.

Cuido la forma métrica, envoltorio
que debe realzar al contenido,
pero a veces me siento heterodoxo
y evito depender de la aritmética
cuando existe un conflicto con la estética.
Si hay que rimar se rima y no desdeño
un cierto soniquete en el poema,
y si a veces se escapa un ripio fácil
que el guion justifique, hasta lo admito;
pero al igual practico el verso libre
siempre que el ritmo lo distinga de la prosa.

Toco variados temas, que la lírica
no ha de ser exclusiva y me convive
con otros muchos géneros: la épica o dramática,
la écfrasis de un cuadro o de un paisaje,
la adicción del pensar en vosotras, las reales
o aquellas que inventé por escribir,
la elegía que tanto duele publicar,
la busca de mi “islario de pasiones”
dudando entre el camino y el destino,
la crítica política que persigue al mendaz,
la magia que contienen las palabras,
la propia poesía hablando de sí misma,
o infinidad de asuntos que me tientan.

Rechazo ser dogmático. La duda
reafirma la condición humana,
pero si toca seriedad se tiene,
y si se tiene que gritar se grita.
Como Celaya, creo que el poema
es un arma cargada de futuro,
un arma que dispara con muchas municiones;
las hay profundas, directas hacia el alma,
pero también las hay
de sátira, de humor o de artificio.

Nunca olvido que “La palabra es mágica”
—al transformar sonido en sentimiento—,
pero nunca es autónoma, ni libre,
y su razón proviene de la voz que la crea.
Todo puede valer, si quien lo hace
no engaña y es honesto al escribir,
por más que use el sarcasmo o se atreva a inventar
describiendo vivencias no vividas.
¿Por qué ha de ser veraz la poesía,
si con ser verosímil ya se basta y se sobra
para hacernos sentir y emocionarnos
con lágrimas, con risas, con pasión o con gozo…?

Y ya que cito la pasión, termino
resumiendo el poema en sólo un verso:

Pasión, es para mí la poesía.

Ricardo Fernández Esteban ©


En este metapoema (que trata de sí, de mi poesía) está la teoría, la práctica la encontraréis en mis libros o en este propio blog. Como guía puede serviros la página dónde explico cómo navegar por los contenidos del blog, otra que incluye el índice de mi poesía, o en las etiquetas que intentan clasificarla situadas en la parte baja de columna derecha . 

2 comentarios:

Angel de San Martin dijo...

Estás que no paras.
La poesia és un aucell del cel
que fa sovint volades a la terra.

J. R. Infante dijo...

Un blog que es pura pedagogía para los amantes del hecho poético.- Gracias por compartir, Ricardo.- Un abrazo