El libro digital, ¿amenaza u oportunidad?

Seminario organizado por la ACEC en junio de 2015 "El libro digital, ¿una oportunidad para el escritor?

En estos enlaces tendréis acceso a las reseñas y los vídeos completos del seminario de dos sesiones en 15 de junio y el 18 de junio, que coordiné yo, en el que ofrecimos una panorama completo del proceso de creación, edición, distribución y lectura del libro digital, y cómo este proceso puede servir a los objetivos de los escritores. 


Mis reflexiones de Octubre de 2013    

  Creo que merece la pena reflexionar conjuntamente sobre esta pregunta. Este nuevo soporte de lectura va a provocar cambios muy importantes en los hábitos del lector y en todo el proceso de producción, distribución y venta del libro. Y no sólo eso, sino que puede llegar a variar la actividad creativa del autor, más allá del formato, influyendo en el contenido, su actualización y la interacción con quien le lee.
     ¿Son peligrosos los cambios? Desde luego que lo son para aquellos que no los analizan previamente, por lo que quedan expuestos a variaciones para las que no están preparados. Sin embargo pueden ser beneficiosos para quienes se posicionan y aprovechan las nuevas oportunidades, y los huecos de mercado dejados por los primeros. Cuando los dinosaurios desaparecieron otras especies ocuparon sus hábitats y disfrutaron de sus alimentos. La frase de escuela de negocios: En el cambio está la oportunidad y en el statu quo la dificultad para mejorar, tiene mucho de verdad en todos los ámbitos incluido el literario.
     Analicemos cómo se enfrentan los autores al nuevo escenario. Dicen algunos gurús del sector que dentro de 10 años sólo el 10% de los libros será en papel y el libro físico quedará relegado a ser un objeto artístico o de culto. ¿Es éste el futuro que nos espera? ¿Ocurrirá como con música, las fotografías en carrete o las cartas, que han sido sustituidas por sus equivalentes digitales? ¿Cuál debe ser la posición del escritor ante esta posibilidad de cambio absoluto del modelo actual?
     Unos se encastillan alegando que para los que aman al libro el contacto físico no tiene sustituto y niegan cualquier posibilidad al libro digital, del que no quieren oír ni hablar; lo más comentan la dificultad de leer en un Ordenador, Tablet, Reader o Móvil. Esta es una actitud arriesgada, el libro es un objeto de culto sólo para una pequeña parte de los lectores y los nuevos dispositivos cada vez se asemejan más a un libro real, pudiéndose leer con comodidad, tomar notas, acceder a una amplia biblioteca y transportarla. Por ello, si este formato llega a triunfar, quienes no conozcan con anterioridad sus posibilidades y requerimientos se encontrarán desplazados o quizá expulsados del mercado.
     Otros escritores están interesados por las posibilidades que ofrece el formato digital conviviendo con el físico, pero tienen una serie de dudas. ¿Cómo se retribuirá su trabajo? ¿Se podrá contener la piratería? ¿Cómo cambiará el mundo editorial? ¿Cuál será el canal de distribución? ¿Variará la forma de escribir y existirán posibilidades técnicas que puedan generar nuevas formas literarias? Ante esas preguntas, existe una información inconexa y mal estructurada que no les permite valorar fiablemente las alternativas de futuro y prepararse para el cambio.
     Otros, por fin, ya se han lanzado a este nuevo formato, pero tampoco tienen claro cuál será su futuro. Lo único de lo que están seguros es de que el libro será mayoritariamente digital, pero no saben ni cuándo ni cómo lo será, ni cómo evolucionará la situación actual, ni a través de qué vía llegarán a sus lectores, ni cuál será la compensación por su trabajo. En definitiva están ahí, pero sin saber hacia dónde van.
     Quizá haya un cuarto grupo ya plenamente digital y que tenga claro hacia dónde vamos. Si es así, que lo dudo, les animo a que nos lo expliquen.

¿Cómo podemos profundizar en este análisis?

      Como ya he dicho al inicio, reflexionando conjuntamente y aportando información que nos permita anticipar los cambios en este proceso de creación del libro que va desde su escritura a su lectura. Sería interesante poderlo hacer presencialmente en un seminario que recogiese a todos los actores, idea que no descarto, pero de momento pongámonos en marcha preguntándonos sobre las distintas fases del proceso ordenadas al revés, del final a principio: Dispositivos de lectura, Canales de distribución, Editoriales y Autores en el mundo digital.

 
     El objetivo es saber qué hay de verdad y qué de mentira, y cuáles son los tiempos en que se implantarán estos cambios. El autor debe conocer cómo esto puede afectar a lectores, editores y distribuidores, pero su mayor interés es saber cómo le afectarán a él, tanto por su forma de trabajar, como de dar a conocer y distribuir su obra, como de obtener su retribución.  Insisto en que creo que estos momentos son cruciales para el futuro del escritor, del negocio editorial, del canal de distribución y del lector; lo ocurrido con la digitalización de otros sectores paralelos (música, fotografía, mensajería) deben hacernos reflexionar. En el mundo de la música se han potenciado los conciertos en directo, ante la bajada en picado de la venta de discos, pero no creo que los escritores puedan volver a las plazas de los pueblos a recitar sus obras por unas monedas.
     Hago ahora un pequeño recorrido por esas fases del proceso planteando preguntas. Para buscar respuestas hay que comenzar preguntando:
Los nuevos dispositivos de lectura digital y acceso a las obras.

     Respecto a los dispositivos, hay que considerar tamaño de pantalla, comodidad de lectura, compatibilidad de softwares, capacidad de almacenamiento, vía de recepción, interactividad y anotaciones, archivo y búsquedas. ¿Hará falta un formato de edición para cada tamaño de pantalla o habrá buenos conversores automáticos? Hay que tener en cuenta que en algunos tipos de publicación, como por ejemplo los poemarios, la paginación y márgenes importa mucho. ¿Mejorarán los sistemas de búsqueda o de hojear? ¿Y las notas al margen o subrayados?
     Un tema importante es si se descarga el libro en el dispositivo de lectura o se accede a un servidor en la nube para leer “on line”, ya que la información que cedemos al proveedor es muy distinta. En el primer caso es sólo una descarga, pero si se está conectado a la nube desvelamos: Títulos, horarios de conexión, duración por sesión y en cada página, etc., y por tanto damos a conocer nuestros hábitos de lectura, si completamos las obras o qué páginas consideramos interesantes. Esta es una información valiosísima tanto para el editor como para el autor.
Los nuevos canales de distribución.
     ¿Pervivirán las librerías actuales o ante la caída de ventas físicas solo se mantendrán algunas grandes cadenas u pequeñas tiendas especializadas? ¿La librería real potenciará la venta digital a través de publicidad física o tarjetones de descarga con información de la obra? ¿Cómo será la venta y la prescripción a través de internet? ¿Habrá portales solventes de críticos o lectores que opinarán sobre las obras de una forma que permita el análisis y quién los financiará?
 
La editorial digital y los derechos de autor.
     ¿Cómo compaginar el canal físico y el digital? ¿Qué canal de distribución utilizar y cómo asegurar la retribución por el uso? ¿Cómo evitar la piratería y la copia ilegal? ¿Cuál puede ser la política de precios físico – digital? ¿Cómo se reparte el precio en el libro digital? ¿Sabrán las editoriales adaptarse a esta situación dado un real valor añadido al autor? ¿Optarán los autores por autoediciones utilizando portales comerciales que no valoran la calidad de la obra sino que solo son canales de venta? ¿El lector valorará la función del editor como prescriptor en el mundo digital?
El autor digital y su agente.
     ¿Puede el autor enfrentarse solo a este proceso o requiere la ayuda de un agente adaptado a las nuevas tecnologías? ¿Cómo dar a conocer la obra? ¿Cómo conseguir la adecuada retribución, a través de derechos de autor, de participación en el negocio o de negocio colateral? ¿Cómo deben ser los contratos de edición digital?
    El formato digital permite nuevas formas de expresión, potenciación de la imagen, alternativas del argumento, trabajos en progreso conjunto, enlaces temáticos, etc, ¿están los autores preparados para utilizarlos?, ¿necesitarán conocer tecnologías para poder aprovechar estas nuevas funcionalidades?



Resumen y propuestas

      Muchas preguntas y de momento pocas respuestas. Ese es el problema, el desconocimiento al que nos enfrentamos. Vamos a ver si poco a poco aclaramos o al menos desbrozamos esos caminos contando con la colaboración de vosotros de los lectores, para ello he abierto esta nueva página en mi blog y os invito a participar.

          Como dije antes, lo ideal para centrar ideas y avanzar rápido sería poder organizar un seminario presencial, con conexión a distancia para los que no puedan asistir físicamente, en que debatiésemos estos temas con ponentes especialistas y vislumbrásemos por dónde se moverá este proceso en los próximos años, o fuéramos conscientes que aún hay muchas alternativas abiertas. Voy a intentar que eso sea posible, pero de momento no perdamos el tiempo y reflexionemos sobre las dudas que os planteo.

           Al final volvemos al inicio, hay que conocer cuáles serán los cambios para adaptarnos y evitar que nos dejen fuera de juego, y si aún no están claros esos cambios hay que permanecer alerta y con una disposición flexible.

3 comentarios:

Alacena roja dijo...

muy interesante tu reflexión, por supuesto más que amenaza yo lo considero oportunidad, de hecho estoy inmersa en el proyecto de Alacena Roja dónde somos fundamentalmente digitales y claro que se puede editar la poesía respetando márgenes, no rompiendo estrofas ni versos, es simplemente un poco más complicado en maquetación pero es cuestión de diseño y de técnica que de hecho ya se puede hacer. (en los libros que yo he publicado se respetan)

Además el libro digital abre muchísimo las posibilidades en cuanto a edición, se pueden introducir fotografías de altísima calidad y eso no supone un coste excesivo como ocurre con el papel, se pueden incluir videos, incluso audio (imaginaos un poema recitado por el autor en el mismo ebook) todo ello hace que podamos llegar a más gente. Está claro que la poesía no es un fenómeno de masas pero si se puede llegar más facilmente se ampliarán los lectores seguro.

De hecho yo que vivo en un pueblecito antes para acceder a la poesía actual era un ejercicio casi imposible y de búsqueda muy frustrante, ahora accedo con unos cuantos clicks sin tener que desplazarme y como yo no me cabe duda que hay muchas personas.

Supongo que como todo será un proceso de adaptación, por supuesto no creo que muera el libro de papel simplemente es una evolución.

es mi parecer

Un saludo

Luisa

MarianaPineda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Talisman eBooks dijo...

Hola, enhorabuena por el post, y saludos a Alacena Roja!...Nosotros también estamos ya en proceso de editar libro exclusivamente en formato digital, y sólo quería comentar que sí existen grupos que debaten como #ebookspain (en twitter y en google+: phttps://plus.google.com/u/0/s/%23ebookspain). Por otro lado hace muy poquito tuvo lugar el primer congreso sobre libro electrónico en nuestro país, que aunque no dio para demasiado a sentir de algunos de los que nos dedicamos a esto, sí aclara algunos conceptos para los menos cercanos al tema http://www.congresolibroelectronico.es/.
Por último, quisiera aportar un par de títulos que plantean todas esas preguntas y algunas más y también algunas posibles respuestas:
- Primera oleada sobre el panorama del sector del libro en España (http://laboratoriodellibro.com/project/informe-primera-oleada-sobre-el-panorama-del-sector-del-libro-en-espana/)

- Libros electrónicos y contenidos digitales en la sociedad del conocimiento: mercado, servicios y derechos (http://www.anatomiadelaedicion.com/2012/10/libros-electronicos-y-contenidos-digitales-en-la-sociedad-del-conocimiento-mercado-servicios-y-derechos/)

En fin, algunos estamos no solo convencidos, sino trabajando en ello. En relación a los autores, por suerte también existen ya autores que escriben solo para digital o que no tienen problema alguno en revisar conceptos como licencias creative commons y otras formas de compartir conocimiento sin temor a la piratería, y es que asusta más el desconocimiento que la realidad de lo que está pasando, que muchos no quieren ver y en la que otros ya nos hemos inmerso sin esperar oficialismos...
Por cierto, podeis contactar para lo que se necesite en greta.mcb@gmail.com en relación a la iniciativa Talismán eBooks.

Saludos!

Talisman eBooks
Edición de libro digital en Español

Contactos:
e-mail: greta.mcb@gmail.com
https://twitter.com/TalismaneBooks
https://www.facebook.com/TalismanEBooks
https://plus.google.com/+Talism%C3%A1neBookseditorial/posts http://www.pinterest.com/talismanebooks/
http://talismanebooks.tumblr.com/