lunes, 25 de enero de 2021

José Ángel Cilleruelo

José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es poeta, narrador, traductor y crítico literario. Como poeta ha publicado 9 libros en los últimos 30 años, desde "Don impuro" (1989) a "Pájaros extraviados" (2019). Vamos a ver, escuchar y comentar algunos de sus poemas.


PINTURAS 1

La muchacha de ojos claros busca
encender el candil frente a las sombras.
Presiente ya el desorden de la noche
en la pereza de la luz gastada

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha.
Un arco con arenas parpadea
y destierra lo oscuro a los rincones.

Recupera la aguja, su dedal
y los trapos que arrumba en el regazo
para zurcir los antiguos remiendos.

El canto de los pájaros se ahoga
tras la ventana abierta hacia el verano.
Aunque llegara, no hablaría el tiempo.

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Como os he dicho, vamos a escuchar al poeta recitando sus poemas, porque no siempre los versos se corresponden con las paradas fonéticas que efectúa y existen versos encabalgados sin ninguna pausa fónica entre ellos, lo que es interesante de analizar. Para ello disponemos de las grabaciones efectuadas en 2017 en el Archivo de poemas de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña). Escuchemos este primer poema


En este caso, las diferencias entre renglones versales y pausas fónicas no son muy grandes. Os indico como yo lo escucho y los encabalgamientos. Estas son las paradas leves (·) y estas las más marcadas (··):

La muchacha de ojos claros (·) busca
encender el candil frente a las sombras. (··)
Presiente ya el desorden de la noche (··)
en la pereza de la luz gastada. (··)

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha. (··)
Un arco con arenas (·) parpadea
y destierra (·) lo oscuro a los rincones. (··)

Recupera la aguja, (··) su dedal (··)
y los trapos (·) que arrumba en el regazo (··)
para zurcir (·) los antiguos remiendos. (··)

El canto de los pájaros se ahoga (··)
tras la ventana (··) abierta hacia el verano. (··)
Aunque llegara, (··) no hablaría el tiempo. (··)

Hay encabalgamientos claros entre los versos 1º y 2º, 5º y 6º, y 7º y 8º. La armonía del verso no se resiente, pero los aparentes endecasílabos no siempre lo son. En el inicio, el primer verso es un decasílabo (aunque su anacrusis mantiene el ritmo binario), y los dos primeros versos, tal como los recita, a mí me parece que mantienen un ritmo bastante prosaico, diferente del resto. Los versos 5º y 6º se recitan como dos endecasílabos unidos, ayudados por el claro ritmo binario interno. Los versos 7º y 8º se recitan como tres heptasílabos. Y los dos últimos versos suenan a compuestos 5+7 de armonía similar a los endecasílabos.

Insisto en este tema porque la división en versos de un poema es más que una cuestión gráfica y opino que debería basarse en algún tipo de pausa fonética para que ese renglón se constituya en verso, salvo si existiese rima como condicionante de un final versal, que no es el caso. 

Os propongo un ejercicio práctico, escuchar este poema sin leerlo y tratad de escribirlo. Seguro que vuestra división en versos tiene que ver con las pausas fónicas del mismo y no con la representación que le da el autor. Hay que tener en cuenta que lo que manda en un poema y su cadencia de recitado no es sólo como está escrito sino sobre todo como se recita. La oralidad siempre ha sido un factor muy importante en la poesía.

Otro poema del mismo libro

TÚNELES 9

Un día escucharé hablar por radio
del amor, mientras limpio los pasillos
y gabinetes del gran edificio
de la Esperanza. Sonará la voz
desde el carro, entre paños, botes, cubos,
la voz que a todos habla del amor.
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas se alzarán las palabras
con su pequeño túnel de verdades,
con ese cosquilleo tan menudo
que da la felicidad. Y a mi hora
me iré a la calle como quien un día
sale de la maternidad y en brazos
lleva un hueco y en brazos mece un hueco. 

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Y el poeta recitándolo.


Yo lo escucho así:

Un día (·) escucharé hablar por radio (·)
del amor, (··) mientras limpio los pasillos
y gabinetes (·) del gran edificio
de la Esperanza. (··) Sonará la voz (·)
desde el carro, (··) entre paños, (·) botes, (·) cubos, (··)
la voz (·) que a todos habla del amor. (··)
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas (··) se alzarán las palabras (·)
con su pequeño túnel de verdades, (··)
con ese cosquilleo tan menudo (·)
que da la felicidad. (··) Y a mi hora (··)
me iré a la calle (·) como quien un día (··)
sale de la maternidad (··) y en brazos (··)
lleva un hueco (··) y en brazos (··) mece un hueco. (··)

El poeta sigue escribiendo aparentes versos endecasílabos, pero los recita de otra forma. Por ejemplo "del gran edificio de la esperanza", tal como se recita, es un endecasílabo impropio (acento en 5ª) repartido en el escrito entre dos versos; y "Mientras aspiro la moqueta y friego las letrinas" es un verso muy largo que, para mí, recita como un pentadecasílabo de ritmo binario (4.8.10.14).

Un último ejemplo de recitado y el poema tal como yo le escucho:



CÓMODA CON INSECTOS

Una cisterna que gotea, (··)
el hollín de la luz (·) cuando traspasa
los cristales, (··) hedor a olvido, (··)
gorjeo de una radio (·) mal

sintonizada hace tiempo, (··)
desde cuando bailábamos los sábados (·)
por la tarde en el comedor, (··)
inmortales los dos, (··) la vida. (··)

Una ventana que no encaja, (··)
dejadez y abandono en todas partes
donde mire. (··) Las emisoras

de la ciudad (·) radiaban música
la noche entera. (··) Imaginábamos, (··)
insensatos, (··) que aquel era el final. (··)

José Ángel Cilleruelo. Tapia con mirlo (2014)

En este caso el poeta separa los versos en una mezcla de endecasílabos y eneasílabos, longitudes versales que normalmente mantienen una buena armonía. Pero el poeta no sigue esa armonía con pausas versales, sino que efectúa las pausas gramaticales usuales. Por ejemplo:  "cuando traspasa los cristales" es un eneasílabo (4.8); "dejadez y abandono en todas partes donde mire" es otro largo pentadecasílabo binario (3.6.8.10.12.14) con un leve inicio mixto y "radiaban música la noche entera" un endecasílabo (2.4.8.10)

En estos análisis de ritmo me he basado en la fonética del poema. Una obra poética es la suma de un texto y unos ritmos del sonido de las palabras y si no consideramos el ritmo estaríamos hablando de prosa, aunque esta sea poética. Este es un aspecto que suele descuidarse en los comentarios poéticos de los poemas, que se centran sólo en el texto. Yo doy importancia a ambas cosas, fondo y forma, o sea texto y ritmo, y a veces me centro en el ritmo, por el citado descuido en los análisis y porque me he especializado en los estudios métricos. Para seguir estos análisis sería bueno repasar algún tratado completo de métrica. En el mío "Métrica poética del español", que podéis conseguir en el enlace anterior o directamente en Amazon, encontraréis las explicaciones teóricas y prácticas que os permitirán analizar el ritmo de los poemas.

Cilleruelo es un poeta que me gusta y me interesa mucho, y espero pronto poder dialogar con él sobre su poesía, el ritmo que cree que hay que dar a los poemas y las divisiones versales. En wikipedia podéis ver sus libros publicados y los premios que ha obtenido y os recomiendo sus blogs: 

Sortilegio. Con una antología de su obra poética
El visir de Abisinia y su apartado poético
El balcón de enfrente. Cuaderno de crítica literaria
Ventanilla de vagón. Dietario (2019-20121)




No hay comentarios: