miércoles, 23 de marzo de 2022

De "vocalas" y "poetos"

Quizás "me meto en un jardín" al tratar del tema de si los genéros gramaticales deben corresponderse con los biológicos, la necesidad de que una palabra acabe en "o" o "a" para ser políticamente correcta, o tener que duplicarla para que todos y todas se sientan citados. A mí me gustaría opinar como lingüista (o lingüisto) que soy, pero me contento en hacerlo como poeta (o poeto) con la licencia poética y el recurso al humor que siempre es bueno en estos casos. Por favor, que nadie se sienta ofendido u ofendida.

DE VOCALAS Y POETOS

Ante “vocalas”, “miembras”, ¡qué palabros!,
este menda reclama ser “poeto”.
Y no me adviertas que me descalabro,
que entro en un mal jardín y me entrometo;

a estas alturas de la vida, creo
que hay que decir lo que se piensa, ¡leñe!
y si eso implica pelear, peleo,
y si a alguien no le gusta, que se empreñe.

Seré “atleto”, “lingüisto” y si es preciso
los votos tomaré para ser “curo”,
ya ves que no rechazo el compromiso,
y que defiendo la igualdad, lo juro.

Pero a mí, no me importa la palabra,
ni la “o”, o la “a”, en que termina,
cambiarla no será un abracadabra
y acabará olvidado en la rutina.

Lo que importa es tratarnos con respeto
en una sociedad más democrática,
y decir soy “vocala” o soy “poeto”
constituye violencia de gramática.

Ricardo Fernández Esteban ©


Como siempre lo que dice el poeta, que no sabe si acabará siendo denominado "poeto", está sujeto a crítica. Os he dado mi opinión ante ese intento de forzar la grámatica con excusa democrática, aunque solo sea por economía lingüística y por evitar el innecesario alargamiento de los discursos.

Respecto al formato, el poema se compone de cinco serventesios endecasílabos. Un agudo lector del blog me indica que he cometido algún desliz métrico. Es verdad y era consciente de ello, y más siendo autor de un tratado de métrica, pero la poesía satírica soporta algunas licencias por aquello de que el humor nos da un cierto margen. Concretamente, en la 1ª estrofa rima "palabros" con "descalabro" que es solo una cuasiconsonancia por la falta de una "s"; y entre la 1ª y 2ª estrofa hay una asonancia entre las rimas "eto" y "eo", lo que tampoco es digno de un poema clásico (por más que Garcilaso y otros poetas del siglo de oro lo hicieran alguna vez). En este último caso, la asonancia no es muy fuerte por la ausencia de consonante intermedia en la 2ª, pero es cierto que asuenan y que es mejor evitar las asonancias. Que quede constancia del apunte del lector y reproduciré sus observaciones en comentarios, ya que además ha tenido la delicadeza de enviarme una espinela sobre el asunto.

En esta página del blog recojo poemas míos de talante satírico ético o político, y en este enlace se accede a los que tienen entrada propia en el blog.


1 comentario:

Ricardo Fernández Esteban dijo...

Reinaldo Bustillo, me indica:

"- Después de la última vocal tónica inclusive se consideran los fonemas vocálicos y consonánticos. En ellas se admite igual sonido como por ejemplo: b/v, etc., pero nunca los plurales.
- Asonancia: La rima consonante de los versos de una estrofa no debe, en lo posible, coincidir con la rima asonante de los demás versos de la misma estrofa o de estrofas vecinas"

Y predicando con el ejemplo, me adjunta la siguiente espinela.

Por ganar en los concursos
muchos me dicen “poeto”;
de décima hasta el soneto,
le voy siguiendo su curso
con hilos finos los zurzo;
haciendo que las “ pluralas”
con singular suenen malas,
como hiciste con ”palabros”
cometiendo un descalabro ,
que en preceptiva no cala.

Le he contestado indicando los motivos (no siempre justificables) de mis licencias, y él ha tenido la deferencia de enviarme una nueva espinela:

Al responderte te insisto,
en mi cariño al “poeto”
al que quiero y lo respeto
sin que yo sea un “Puristo”.
Por lo tanto siempre listo
estaré con humildad,
buscándole la amistad.
Quien a buen árbol se arrima
el mundo entero lo estima;
se ha dicho con saciedad.

Gracias, Reinaldo, este posteo es un buen ejemplo de lo que me gustaría tener en este blog.
Un abrazo