lunes, 16 de mayo de 2022

De versos, metas y "metaversos"

Últimamente, esa red llamada "Metaverso" (antes Facebook) no nos deja ver en el muro de entrada más que a unos pocos de nuestros contactos, y el resto de amigos o seguidores son tan virtuales como los avatares que quieren crear. Además, las entradas poéticas ya sufren "per se" un mayor ostracismo. De eso va este poema, de tener amistad o seguir a quienes te interesan y de que el sistema lo permita. Quizá es una batalla perdida, pero las guerras son largas y la esperanza es lo último que se pierde.



MÁS VERSOS Y MÁS METAS, Y MENOS METAVERSOS

Según indica Facebook, paso de cuatro mil amigos
y, cual gurú de Hamelín, me siguen tres cuartos de millar.
“Mucha mierda” diría la gente del teatro
y “mucho ruido y pocas nueces” digo yo,
porque pocos me ven y aún menos me contestan.
¿Será que el algoritmo tiene alergia a los versos?,
¿será que al público le muerde la palabra poética?,
¿será que ser poema, rima con anatema?,
¿será que al escoger hay que ser más banal?
o ¿será que estas redes solo pescan con versos
leídos sin esfuerzo, sin tener que clicar
un enlace hacia un blog, donde se abra el poema
con texto y su contexto, lo que siempre es mejor?

Será lo que será, pero habrá que hacer algo,
porque tanta amistad y tantos seguidores
se corresponden poco con lo que nos ofrece
esta red “metaverso”, sin versos y sin metas,
que apuesta por un mundo de avatares
mucho más manejables que los mundos reales.
Por pedir, lo que pido
son amigos que opinen tanto bien como mal,
y si son seguidores que sigan el camino
del verso como meta y no del “metaverso”.

Lanzado está el mensaje,
quien no esté interesado en mi poética
que vire su timón hacia otros rumbos,
y que, los que quedemos,
interactuemos mucho más
con constructivas críticas o aportes,
para ser, realmente, amigos de los versos.

Ricardo Fernández Esteban ©


Este poema contiene quejas y no tendría que quejarme de mi visibilidad poética, ya que hace un año que mi blog "La palabra es mágica" superó el millón de visitas. Pero concretando en la difusión a traves de "Facebook", sí que me quejo de ese algoritmo que limita lo que veo y a los que me ven, y de la poca interactividad de esta red que me anuncia cantidad de amigos y seguidores a los que no suelo ver por el muro. 

El principal objetivo de una red social debe ser la interacción a través de los comentarios a los contenidos que se cuelgan. Yo prefiero enlazar mis entradas a mi blog, que siempre es un mejor y más amplio depósito de contenidos, al incluir más información del texto y del contexto, pero observo la pereza de muchos visitantes en ir más allá de lo expuesto en el muro de entrada.

Respecto a la proclama, si habéis llegado hasta aquí y no os interesa mi poética, ni la de los poetas que cuelgo, podéis retirarme vuestra amistad o dejar de seguirme. Ningún problema, lo que pretendo es que a los que continuen les interen los contenidos y sean más participativos, teniendo en cuenta que la crítica constructiva es una mejores herramientas de mejora poética. 

El problema es que los que no hayan llegado hasta aquí, y no les interese el tema, seguirán como amigos y seguidores durmientes sin aportar nada. Que yo sepa, no hay en esta red una herramienta para actualizar periódicamente amigos y seguidores que nunca ven tus entradas.

Y hablando del "metaverso" y sus dos significados y etimologías:  "metaverso", verso que trata del verso (como la "metaliteratura" es literatura que trata de la literatura) y "meta-universo" > "metaverso" (como universo virtual en internet), tienen muchas semejanzas. Aquí tenéis un interesante artículo de Joaquín Mattos sobre este tema.

Como siempre, y sin perder la esperanza, espero comentarios, sean del signo que sean, tanto en el blog como en las redes sociales en las que cuelgo un resumen y un enlace a esta entrada.

3 comentarios:

Natxo dijo...

Hola! Que no te escribamos o comentemos no quiere decir que no te leamos. Sigue escribiendo, Ricardo, que tal como dices, hacen falta más versos y menos metaversos.
Gracias por compartir este espacio donde ordenas palabras para deleite del que las quiera leer.
Un abrazo.

ÁNgel dijo...

¿De qué te quejas, Ricardo, con versos forzados, creo?
¿De qué te quejas, te digo, si ya conoces el destino del poeta?
Ni el ruido ni las nueces tiene que ver con los versos.
Así que aplícate el cuento. Y tu ambición desmedida
dejará paso al sosiego que transmite la poesía.
Con un abrazo ditirámbico, y deseándote suerte
cuál a Dioniso el hijo de Sémele y el dios tonante.

Terly (Juan José Romero Montesino-Espartero) dijo...

No es importante que te dejen comentario, lo importante es que te lean. Tienes casi un millón y medio de visitas, esto quiere decir que eres leído, debes estar satisfecho.
Hace algún tiempo te dejé este comentario. YO te leo.

LA PALABRA ES MÁGICA
Al poeta y amigo Ricardo Fernández

Cada palabra tiene su beldad
y vuela, vuela igual que una cometa,
se eleva en busca de alcanzar la meta
que le otorgue su propia identidad.

Es Reina coronada, es Majestad,
goza de un chambelán, que es el poeta
que la sirve, la ensalza, la respeta
y le da en el poema libertad.

No siempre en poesía significa
lo mismo que refiera el diccionario;
algunas son jocosas, otras trágicas.

Cuando el vate la emplea, pontifica,
a veces es sincero, otras, falsario;
cautiva, hechiza, ¡la palabra es mágica!

JJRME (Terly)