lunes, 13 de febrero de 2012

¿Es ciego el amor...?

Este poema pertenece a los Misterios de dolor de mi poemario Pensando en vosotras. Está allí porque: si no queda dolor, es que antes no hubo amor. Y esa frase, más que una rima, es un lamento que refleja la derrota de la razón en su lucha con la pasión.



¿ES CIEGO EL AMOR...?

(Se dice que el amor es ciego y lleva de lazarillo a la locura. 
Debe de ser verdad porque, a pesar de todo, dejaría todo por ti.)


Cada vez que te veo soy consciente
de que te sigo amando, que soy tuyo,
que mi cuerpo palpita dependiente
y mi oído enloquece con tu arrullo.

En estas cosas del amor, la mente
no debe decidir; sólo el murmullo
que oye mi corazón es suficiente,
es sinfonía en medio del barullo.

Ya sé que fracasamos muchas veces
y si dejo que rija la razón,
el veredicto nos será contrario:

“Tanto dolor superará con creces
los escasos momentos de pasión.
Convertirás tu vida en un Calvario”

No importa, mi sagrario,

porque "el amor es ciego y no te extrañe
que la locura siempre lo acompañe
".

Misterios de dolor. "Pensando en vosotras"
Ricardo Fernández Esteban ©


Al autor siempre le gusta tener la opinión de sus lectores y os anima a ello, ya que es bueno que el camino poético es bueno sea en compañía. Un poema no tiene por qué reflejar la realidad, sino basta que se exprese con una cierta veracidad

Aquí tenéis otros poemas de "Pensando en vosotras" publicados en el blog y, por si sois adictos al género, el apartado donde se recogen los poemas de amor de esta bitácora.


4 comentarios:

Ángel dijo...

Efectivamente, al amor siempre lo acompaña la locura.
Los versos en "ullo-uyo" no son precisamente bonitos, pero los poetas sois así y os importa un bledo si es bonita o no la rima.
El estrambote era necesario, si no se quedaría el soneto a medias.
Algunas mujeres no lo entenderán.
Aunque no te escribamos aquí, te leemos con gusto.
Ángel.

juan lorenzo amador dijo...

Cuanta razón que el amor es ciego, yo divorciado me vuelvo a enamorar de unos ojos negros como los anteriores, los cuales me han hecho tanto daño; esta chica-mujer me sigue mandando como una generala, pero yo sigo amándola como si fuera un pastel de rica miel, ¿lo será?, ¿no lo sé?; pero cada día me tiene a sus puertas como si fuera un corderito. Yo sólo veo que me respeta y me desea, de una forma rara, pero me desea. ¿Estoy ciego?, sí; pero sufro tanto por amarla y por que me ame y porque me bese alguna vez. SALUDOS DE JUAN LORENZO AMADOR.

Anónimo dijo...

Yo, soy una enamorada del amor, y para mi no es ciego el amor, el amor es hermoso. es el mejor estado en el que podemos estar.
Mis ojos son ciegos, porque no ven en absoluto está el verdadero amor o simplemente ¿es un juego el amor?.
Cuando estás enamorada no sabes si todo lo que sientes es o parece amor.

pepa llorens llopis dijo...

Bendito aquel que sufre la locura del amor, un lujo leerte Ricardo!!!