miércoles, 4 de agosto de 2010

Fernando Martínez Salcedo: Ayer

Estos versos son de un antiguo poemario de Fernando Martinez Salcedo, Ausencias (1980), que perdí hace muchos años y del que sólo conservo estas líneas manuscritas. He buscado este libro, pero me ha resultado imposible encontrarlo.

AYER

Ayer eras pelo entre mi pelo,
ayer eras boca con mi boca,
boca amarga y dulce,
boca de versos y palabras.
Ayer eras labios en mis labios
y mis labios te adoraban.

Ayer eras un cuerpo tenso entre mi cuerpo tenso,
ayer eras ojos en mis ojos

Ayer eras un cuerpo entre mis manos
y palabras en mis oídos
y sueños en mi mente

Ausencias. Fernando Martínez Salcedo


Si alguien tiene información de dónde se puede encontrar. Decídmelo, por favor, uno tiene asignaturas pendientes y esta es una de ellas.



Adenda de Febrero de 2016: Por fin después de unos 35 años he recuperado el libro. Una librería de viejo instalada en las nuevas redes lo tenía disponible. Éste es el poema competo tal como está escrito en el poemario, con algunos errores que supongo son tipográficos



Ayer.
Ayer eras pelo entre mi pelo.
Ayer eras boca en mi boca,
boca sedienta,
boca amarga y dulce,
boca de besos y palabras.
Ayer eras labios en mis labios
y mis labios te adoraban.
Ayer eras un mundo duro,
hecho a cincel desnudo.
Ayer eras un cuerpo tenso entre mi cuerpo tenso.
Ayer eras ojos en mis ojos,
ojos duros,
ojos llenos.
senos grandes, senos bellos.
Con unos pezones duros y tensos.
Hoy, hoy se me crispa el pecho.
Ayer eras cuerpo entre mis manos.
Y palabras en mis oídos.
Y sueños en mi mente.
Y regocijo. Y todo. Y vientre.
Hoy, se me cierran las manos,
me cruje el cuerpo.
Hoy, te has perdido, no quedan palabras, ni besos.
Ayer eras "el lleno".
Hecho de rumos y vueltas
de susurros y abrazos.
Hoy, sí, hoy, te recuerdo.

Fernando Martínez Salcedo. 5/8/74

Después de tanto tiempo, cambian los temarios de las asignaturas pendientes y a este poema, y al libro en general, le sobran asonancias y le faltan otras cosas, pero sigue siendo algo escrito "en vivo y en directo" con la fuerza juvenil de un autor que luego sólo ha publicado otro poemario en 2005, Amor de mar. Lo he conseguido en versión electrónica y tampoco está en mi línea poética actual, pero sigue siendo poesía "en vivo y en directo"

martes, 3 de agosto de 2010

Autorretrato. Picasso, 1972

Poesía y pintura son artes con muchos puntos de contacto, ya dijo Simónides (V a.C.) que La pintura es poesía muda y la poesía pintura hablante. Al gustarme ambas, me animé a dar voz a cuadros que me atraen. 


AUTORRETRATO. PICASSO, 1972
  
Dijiste, al contemplar tu autorretrato:
“Creo que di, por fin, con algo nuevo,
no se parece a nada de lo mío”.
Y fue esa última vez que te pintaste
cuando nos muestras todo lo que sientes;
porque lo hiciste como lo hace un niño,
con lápices y ceras de colores.
Tú que nunca pensabas en la muerte,
la dibujaste ya dentro de ti.

"De Museos por Madrid" (Poemario digital)
Ricardo Fernández Esteban ©

Picasso. Autorretrato. 1972
Fuji Television Gallery. Tokio. Japón.

Este autorretrato lo pintó Picasso el año antes de su muerte sobre papel con lápices y ceras de colores. Por desgracia, está Tokio, y sólo lo he podido ver en la temporal del Museo del Prado sobre el Retrato español en 2004.

En este enlace al blog del Museo Picasso de Barcelona hay un interesante artículo sobre El proceso creativo en los autorretratos de Picasso

En este vídeo a partir de 0':45'' recito este poema



Nota de octubre de 2019: Mi poemario digital "De museos por Madrid", permite ver los cuadros en que se inspiran los poemas a través de enlaces a webs en internet. Estoy revisando la versión original, pero por otras tareas más prioritarias el asunto se ha retrasado, de todas formas espero que dentro de unos meses os lo podré volver a ofrecer. De momento aquí tenéis más información de este libro

lunes, 2 de agosto de 2010

Ramón Bascuñana.

Dediqué una entrada a Ramón Bascuñana (Alicante, 1963) en los inicios de este blog a raíz de la lectura de "El gesto del escriba", antología de su obra de 1999 a 2007 y del poema "Apolo persiguiendo a Dafne" que luego he trasladado a otro post sobre "La poética del mito de Apolo y Dafne". Ahora, en octubre de 2020, diez años después, rehago esta entrada y comienzo con "De nuestra impostura" de su libro "Tal vez como nunca" (2001) 


DE NUESTRA IMPOSTURA

De nuestra impostura
abundan los restos: cartas,
facturas de hoteles, servilletas con lágrimas,
pañuelos arrugados por la melancolía,
catálogos de sueños como rosas de jade,
broches de arena y otras joyas perversas:
un mechón de cabello, el nácar de tus uñas,
un gesto que ilumina la traición del verano,
retazos y fragmentos, postales de países
que nunca visitamos, libros que leímos
alternativamente, proyectos y fracasos.
Todo cabe ahora
en el atroz milagro de estos versos.

Ramón Bascuñana. Tal vez como nunca (2001)

Y este es el que da título a la antología que os he citado:

EL GESTO DEL ESCRIBA

El escriba es esclavo de sus gestos.
Anota silencioso todo cuanto
le dictas reyes y legisladores.
No cuestiona las leyes ni los hechos
aunque sean injustos. No protesta
contra nada. Ni siquiera se opone
a la pena de muerte ni a la firma
de tratados de guerra denigrantes.
Ejerce su trabajo sin dejarse
arrastrar por la turbia corriente
de las emociones. Nada perturba
sus noches y sus días. Nada altera
los rasgos de su rostro. En su gesto,
de clara indiferencia por los hechos
y por la vida ajena, se percibe
el profundo egoísmo de los hombres.

Ramón Bascuñana. Impostura (2006)

Aquí tenéis una bio y bibliografía suya. Os dejo un enlace a una entrevista del pasado agosto de 2020 donde nos habla de su poesía y sus relatos y aquí otro a bastantes de sus libros.

Es difícil encontrar en la red antologías de sus poemas, o sea que tendréis que ir a las fuentes, a los libros, que siempre nos dan una mejor visión de la obra de un autor.


 

domingo, 1 de agosto de 2010

Recordando el Egeo de "Cuadernos de las islas griegas"

Estos versos me fueron sugeridos en una de mis islas preferidas, concretamente en Fourni cerca del pequeño y apartado pueblo de Jrisomiliá. Hay más sobre esta isla en "Desde el Confín al Cénit", una de las "Adendas del Dodecaneso"

Y si muero que no me repatríen,
dejad mis huesos blanquear en suelo griego
que mi cuerpo se pudra en estas tierras
que mi alma more entre sus mitos.

Así, si hay más y vuelvo a despertar,
veré -al abrir los ojos- el Egeo.

Desde el Cénit o en su perpetua búsqueda
Adendas del Dodecaneso
Ricardo Fernández

La magia de las palabras poéticas


Hoy comienzo un viaje a través de las palabras que -gracias a su condición mágica- convierten un conjunto finito de signos o sonidos en infinitos sentimientos. Este blog pretende recoger materiales relacionados con esa magia, y más concretamente de cuando estas palabras se agrupan en lo que llamamos poesía. Los contenidos serán míos o los tomaré prestadas de otros, y buscan respuestas y comentarios vuestros. Aquí os espero, para que os unáis a este viaje.