miércoles, 26 de marzo de 2014

Responso laico a Suárez (Respinelas)

Entrada reelaborada en abril de 2019, cinco años después de la muerte de Adolfo Suárez y en plena precampaña electoral.

Cuando murió Suárez, todo fueron alabanzas, suerte que tenemos memoria histórica para recordar lo que hacían esos loadores en tiempos del gobierno de Suárez, personaje al que admiro (con sus luces y sus sombras) porque en buena parte gracias a él la transición política fue pacífica, y hoy en democracia podemos intentar cambiar las cosas, aunque el espectáculo que están dando los políticos en lamentable.


Suárez se enfrenta a Tejero para defender a Gutiérrez Mellado,
 el resto (menos Carrillo) escondidos debajo de los escaños.

RESPINELA LAICA A SUÁREZ  (1)

Todos le hacen panegíricos
cuando antes lo criticaban
o hasta lo despellejaban
pidiendo castigos píricos.  (2)
En estos versos satíricos
quiero rendir homenaje
a Suarez, un personaje
que nunca fue de mi cuerda
—yo estaba más a la izquierda—
pero que tuvo coraje.

Se enfrentó al guardia civil
mientras todos los demás
por los suelos, que  jamás
vi una actitud tan pueril. (3)
De esos con miedo al fusil,
un listillo que es un zote                             
se atrevió a ponerle el mote
“de tahúr del Misisipi”;
pues él “todo menos hippie”
porque aún chupa del bote.   (4)

Suárez vino del franquismo,
pero cambiando de planta
en plena Semana Santa
legalizó el comunismo.
En cuanto al nacionalismo

creó las autonomías
—cosa buena aquellos días
cuando trajo a Tarradellas—
pero diecisiete estrellas
son olla de algarabías.   (5)

Un ejemplo para hoy:
los pactos de la Moncloa
fueron muy dignos de loa
y toma nota Rajoy.
Una alta nota le doy,
aunque falló en varios temas
hay que ver en qué dilemas
le pusieron sus “amigos”,
el rey y sus enemigos:
por todas partes problemas. (2)

Y ahora añado una apostilla, (6) (escrita en abril de 2019)

los actores han cambiado:
Sánchez, Ribera, Casado
e Iglesias van por la silla.
Os sacaré la amarilla
o la roja de expulsión,
el hijo no es solución, (7)
tomad ejemplo del padre
y corregid el desmadre,

¡basta ya de confusión!

Descansa en paz, lo mereces,
el tiempo que todo aclara
te hace figura preclara,
y te has ganado con creces
que te dedique estas preces.

Ricardo Fernández Esteban ©

(1) Respinela: porque mis modestas espinelas no pueden ni quieren compararse con el Responso a Verlaine de Ruben Darío que colgué hace unos días.

(2) Casi a la hoguera como en la inquisición. Los de su partido le hacían la cama, los militares medio sublevados, los terroristas golpeando todo lo que podían, la oposición tomando posiciones que hoy sonrojan, el rey abandonándolo a su suerte cuando consideró que ya no le servía, etc. etc.

(3) Cuando Tejero, teniente coronel de la guardia civil, asaltó el Congreso de los Diputados sólo Suarez y su vicepresidente de Defensa, Gutiérrez Mellado, se opusieron e intentaron detener el golpe. El resto de los diputados obedecieron las órdenes de los sublevados (excepto Carrillo, el líder comunista) y se tumbaron bajo los escaños.

(4) Alfonso Guerra, el autor del mote, es el único diputado que ha repetido en todas las legislaturas democráticas.

(5) La mala definición del estado autonómico, a base de café para todos que al final no contenta a nadie es uno de los problemas que arrastramos de esa época.

(6) En plena precampaña para las elecciones del 28 de abril de 2019. añado una última espinela para que tomen nota los candidatos actuales.

(7) Pablo casado, sucesor de Rajoy en el PP, lleva como segundo de su lista a Adolfo Suárez Illana, pero no me vale porque el hijo no ha heredado la genética de su padre y va desbarrando es sus declaraciones.
En esta página del blog recojo otras sátiras ético-políticas que he ido publicando.

sábado, 22 de marzo de 2014

Ruben Dario. Responso a Verlaine

Rubén Darío, poeta nicaragüense (Metapa 1867, León 1916) máximo representante del modernismo y renovador de la poesía  castellana. Cuesta acercarse a su obra en una breve entrada y escojo su Responso a Verlaine, que escribió al poco de su muerte, como ejemplo de su lenguaje poético desbordante con pinceladas musicales, ideográficas y plásticas. La dificultad del texto requiere alguna explicación:

RESPONSO A VERLAINE

Padre y  maestro mágico, liróforo celeste
que al instrumento olímpico y a la siringa agreste
diste tu acento encantador;
¡Panida! Pan tú mismo, que coros condujiste
hacia el propíleo sacro que amaba tu alma triste,
¡al son del sistro y del tambor!

Que tu sepulcro cubra de flores Primavera,
que se humedezca el áspero hocico de la fiera,
de amor, si pasa por allí;
que el fúnebre recinto visite Pan bicorne;
que de sangrientas rosas el fresco abril te adorne
y de claveles de rubí.

Que si posarse quiere sobre la tumba el cuervo,
ahuyenten la negrura del pájaro protervo
el dulce canto de cristal
que Filomela vierta sobre tus tristes huesos,
o la harmonía dulce de risas y de besos
de culto oculto y florestal.

Que púberes canéforas te ofrenden el acanto,
que sobre tu sepulcro no se derrame el llanto,
sino rocío, vino, miel;
que el pámpano allí brote, las flores de Citeres,
y se escuchen vagos suspiros de mujeres
¡bajo un simbólico laurel!

Que si un pastor su pífano bajo el frescor del haya,
en amorosos días, como en Virgilio, ensaya,
tu nombre ponga en la canción;
y  que la virgen náyade, cuando ese nombre escuche,
con ansias y temores entre las linfas luche,
llena de miedo y de pasión.

De noche, en la montaña, en la negra montaña
de las Visiones, pase gigante sombra extraña,
sombra de un sátiro espectral;
que ella al centauro adusto con su grandeza asuste;
de una extra-humana flauta la melodía ajuste
a la harmonía sideral.

Y huya el tropel equino por la montaña vasta;
tu rostro de ultratumba bañe la luna casta
de compasiva y blanca luz;
y el Sátiro contemple, sobre un lejano monte,
una cruz que se eleve cubriendo el horizonte,
¡y un resplandor sobre la cruz!

Ruben Darío. Prosas profanas, 1896  


La musicalidad del texto es desbordante, y la complejidad del lenguaje impactó a los lectores acostumbrados al uso de palabras desgastadas por la utilización cotidiana. Al respecto, se cita chistosamente a quien al llegar a Que púberes canéforas te ofrende el acanto... Exclamó: De todo esto sólo he comprendido una palabra "que". 

Si queréis un análisis profundo del texto os recomiendo el artículo de Alan S. Trueblood "El responso a Verlaine y la elegía pastoral tradicional"  Aunque hay muchos otros artículos críticos sobre este poema y su significado; entre otros citan que además de una ser elegía tiene un alto componente de autorretrato, o tratan de las dos visiones: la epicúrea-apolínea y la simbolista-decadente.


Algunas claves. Pan (bicorne): dios sensual, sátiro, fauno que representa a Verlaine. El cuervo, pájaro protervo: la muerte. Instrumento olímpico, Siringa, Pífano, Flauta: el lenguaje, la pluma del poeta. El pastor y la canción: el poeta y el poema. Canéfora: doncella que lleva ofrendas para los sacrificios.  Filomena: ruiseñor, ya que los dioses la convirtieron en ese pájaro.  La negra montaña: El Parnaso. Citeres: Isla griega entre el Peloponeso y Creta donde apareció Afrodita.  Sobre el significado de la cruz final hay distintas opiniones acerca de la redención del poeta al cristianismo y la inmortalidad o otras leyendas sobre los sátiros atraídos por la nueva fe.

Si queréis repasar la obra de Rubén os recomiendo la Antología poética efectuada por Guillermo de la Torre y publicada por editorial Losada, ordenada no por poemarios sino por temáticas de los poemas, que creo da una visión sistemática y muy coherente de su poética.

Para una visión más completa, en la biblioteca virtual Miguel de Cervantes encontraréis acceso a su obra, ensayos, grabaciones sonoras e imágenes. También en el portal Grandes poetas famosos podéis leer una amplia antología de sus poemas.

sábado, 15 de marzo de 2014

Si quieres puedes...

(Actualizado en septiembre de 2019) Escribí estos versos hace más de 4 años, indignado ante que patronales y sindicatos se repartiesen los fondos que debían utilizarse para formación, la clase política navegase por la corrupción y la justicia fuese ineficaz y lenta. Las cosas no han mejorado mucho y seguimos a la espera de sentencias judiciales y una actitud más enérgica contra la corrupción. A pesar de todo, sigo manteniendo la esperanza, para muchos utópica, de que si nos implicamos podemos cambiar las cosas.



SI QUIERES PUEDES...

Pues es verdad que la ley
a todos debe tratar
con igualdad al juzgar
desde el mísero hasta el rey.
Mas hay clases en la grey
y el pobre acaba en chirona
por robar una litrona,
mientras que al mendaz político,
si ha sabido no ser crítico,
el gobierno le perdona.
 
Ante esto reflexiona
y cuando hayan elecciones
antes de las votaciones
busca, compara y razona.
No digas que no funciona
la democracia, ¡qué error!,  
que aunque falle es lo mejor,
¿o prefieres dictaduras
que nos dieron amarguras
en la época anterior?

Limpiemos el deshonor
de patronales que pagan
con la pasta que sufragan
cursos del trabajador.
Pero no es menos traidor
ese falso sindicato
que alimentó a su aparato
sisando de ayuda pública,
mientras pedía la república
y abolir el concordato.

Al César, al candidato,
al juez, obispo o patrón
se exige dedicación
y que nos salga barato.
Si quieres puedes, constato
que con tu voto y tu grito
tu poder es infinito;
ejércelo en democracia,
que ya es momento de audacia
y que te abstengas no admito.


Ricardo Fernández Esteban ©


En esta página recojo mis sátiras ético-políticas publicadas en este blog.




sábado, 8 de marzo de 2014

Ángel Rodriguez Abad. El centinela perpetuo

Sé poco de Ángel Rodríguez Abad (Londres, 1961) y he llegado por casualidad a este poema suyo que os cuelgo. Luego indagando he descubierto que pertenece a su único poemario publicado El centinela perpetuo (2011) que contiene obras escritas en los 80's y 90's con los que el autor siente ahora escasa sintonía.

No he encontrado obra reciente suya para comparar, por lo que de momento tendremos que quedarnos con sus alejandrinos blancos. Si alguien sabe más que nos lo aporte.


MADEMOISELLE GIVENCHY 

                                          (Escarlata O'Hara)

Me has dado la alegría de tus altos tacones,
el bebedizo alcohólico de tus medias de zorra
y la provocación del color de tus ojos
que Valera robase en Pepita Jiménez.
Me has seducido, en fin, con tu carmín idólatra
y el tóxico feroz de tus cejas negrísimas.

Y me has dado también el licor de tus labios,
el spleen de Madrid en las tardes de otoño,
el aroma de kif de Valle en sus Sonatas
y una luz turbadora en el show de los palcos.
El gesto y desafío -devoto y altanero-
que Marilyn brindase al cuento de Capote.

En la noche más honda tu presencia ilumina
la amarga y devastada ausencia de la aurora,
y la frivolidad de tu risa miope
se hace rosa profana de salvación perpetua.
Aterrizaste ociosa con tus alas de maga
para contaminarme en mi desasosiego.

Bajo la luna llena, desnuda y melancólica
atraviesas espejos de deseo y de vértigo
con la aniquiladora belleza de la fiebre
invitando a un viaje de magia y de arrebato.
Si arcángel de ebriedad serás imán y pétalo,
si reina de las nieves, aviador y diamante.
                           

 
El centinela perpetuo. Ángel Rodríguez Abad.


Aquí tenéis una reseña crítica de El Centinela perpetuo  y otros dos poemas de este poemario 

Como os dije al principio, quien tenga más información sobre la poesía actual del autor, si es que ha seguido escribiendo, me la podría facilitar para incluirla en la entrada.

Adenda de febrero 2016: AL FIN LIEBRE ediciones digitales, me pasa un enlace a unos artículos de crítica literaria publicados por Rodríguez Abad de Revista de Libros. Gracias, no son poemas pero nos ayudan a conocerlo mejor.

sábado, 1 de marzo de 2014

El poeta atribulado


Un poema sobre la dificultad de inspirarse para eso mismo, para escribir un poema y, una vez superado este primer escollo, los obstáculos para publicarlo dignamente.

Hay algo de ironía, pero también unas cuantas verdades. Juzgad vosotros, compañeros de afición.


 
EL POETA ATRIBULADO

"¡Has de escribir un libro y publicarlo,
un poeta no puede jubilarse!"


Difícil me lo pones, que las musas

no visitan mi casa y el salir
en busca de aventuras que me inspiren
es cada día meta más lejana;
¡con lo bien que se está viendo la tele
o, subiendo el listón, leyendo un libro!

Pero, en rapto de honor, voy y me lanzo,
y me bebo los bares, ya sin humo,
y me suena la flauta, ligo ligue,
y le escribo en su piel un buen poema,
que es el hilo que teje un poemario.
¡Ya tenemos producto!, ¿quién lo compra?

Pues resulta que yo. Coedición
—palabreja que indica que tú pagas—
es de uso frecuente en estos días:
"Trescientos ejemplares, poca cosa,
seguro los colocas entre amigos",
te dice un ¿editor?, que de editor
sólo tiene tarjeta de visita.

Y piensas, pues entonces me autoedito.
Pero es el mismo rollo, dar la lata
cual vulgar vendedor de enciclopedias
(se me nota en el léxico la edad,
que con la red y wiki no se venden).
¡Claro, tenemos red! ¿Por qué no un blog?

Me animo, pongo en marcha la bitácora,
y no entra nadie a verme. "¿Qué te piensas,
que esto se mueve solo?, promociona”,
me dice un enterado. Y aquí estoy,
descubriendo que en “tuiter” y en “feisbúk”
todo el mundo publica y nadie lee.

Concluyo ya, que el verso ha de ser corto
de no más de una página, o aburre
en épocas de “tuits” y “whasapeos”.
Me guardo el poemario, queda inédito
y vosotras, las musas del Parnaso,
¡dejad de molestarme, por favor!

Ricardo Fernández Esteban ©

Denomino vuelaplumas a estos poemas, porque fueron escritos de corrido, aunque es verdad que han tenido algún retoque posterior. Aquí tenéis otras vuelaplumas de temática variada que voy publicando en el blog.

viernes, 21 de febrero de 2014

Carlos Alcorta. "Acuse de recibo" y "Sunion"


Descubrí a Carlos Alcorta (Torrelavega, Cantabria, 1959) al abrir Milenio Ultimísima Poesía Española, antología que publicó en 1999 Basilio Rodríguez Cañada en su editorial Sial y que os recomiendo. Este encuentro me complace mucho y comienzo con un poema que era inédito y no sé si aún lo continuará siendo.


ACUSE DE RECIBO

Algunos -será cierto- con el paso
de los años parecen resignarse,
aprenden a vivir aparentando
indiferencia frente a la pasión
o el deseo de mejorar su vida,
temen, como tú, resucitar viejos
fantasmas y pasar noches en vela
rememorando sueños incumplidos.
Yo, sin embargo, libro una batalla
encarnizada con la incertidumbre
y sé que el fracaso es mi peor
enemigo. Déjame en un segundo
plano y habla, si quieres, de tus desdichas,
de cómo arrojar por la borda el lastre
de un amor acabado. En esta historia
tú eres el personaje principal,
yo simplemente un actor secundario.

Carlos Alcorta


Continuo explorando y en la revista Luke encuentro un poema sobre Sunion, ese balcón sobre el Egeo al sureste de Atenas donde se levanta un tempo dedicado a Poseidón. Y así uno dos de mis aficiones: el Egeo y la poesía












SUNION

Al iniciar el viaje hacia el antiguo
promontorio de Atenas me había imaginado
contraviniendo reglas, encubriendo
mis reprobables intenciones,

capitulando ante mi yo más fiero,
ese que blande en sueños la fusta sobre el belfo
embridado del manso y aturdido animal
de tiro, pero cuando llegué al Cabo
me sentí como si algo por dentro, un hipotético
guardián me amonestara despertando
la conciencia, por eso no procedí
como tantos turistas extranjeros
–recuerdo, y los folletos
publicitarios lo acreditan,
el nombre de Lord Byron–
que grabaron su firma con rotundas
evoluciones de un vulgar cincel
en la piedra gastada de Agrileza
al visitar el templo. Su alzamiento
rompe la fina línea que aísla
el mar del cielo. El pensamiento
también delinque. 

(Conmueve sospechar
la candidez de aquellos que confían
a la escritura el don sagrado
de la inmortalidad). 

Contemplé, como si en la luz quedaran
suspendidas, las formas celestiales

de las columnas que hacia el distintivo
estival ascendían desde una cota opuesta
al estilóbato, vi cómo ceniza y sombras
se internaban, arriadas
sus velas, en un mar
dócil, amansado, cárdeno, sólo mío.
Por un momento el mundo se detuvo.

Cuando contra mi piel
repercutía el canto de los pájaros

y se ahormaba contra el fuste
quebrado de pilastras confinadas
en un drenaje casi sumergido
la espuma de las olas,
me supe un dios caído a quien pronto abandonaría
la juventud que entonces disfrutaba.

Ahora, satisfecha la deuda contraída
con mi otro yo, una foto
en blanco y negro
que decora los últimos peldaños
de la escalera, guarda del recuerdo
una subordinada y redundante
sensación de melancolía,
tan similar a la de quien observa
en la vitrina una distribución
de extravagantes lepidópteros
que temo, muchas veces, confundirme.


Carlos Alcorta

Y aquí os dirijo a otro poema de Alcorta colgado en el blog de Anton Castro, donde el poeta nos demuestra la altura poética que se puede alcanzar tratando un tema deportivo, en concreto un descenso alpino en bici. En el blog de Carlos Alcorta "Literatura y arte", que os recomiendo especialmente, podréis leer su bibliografía  y los interesantes artículos y reseñas que publica.
Os dejo con un video del poeta recitando Nubes en el cielo de Parma y con la recomendación de que lo leáis más, como voy a hacer yo.




Adenda de enero de 2019:
Carlos Alcorta publicó en 2015 un nuevo poemario Ahora es la noche aquí tenéis una reseña y unos poemas . 




sábado, 15 de febrero de 2014

José Manuel Caballero Bonald

José Manuel Caballero Bonald (Jerez de la Frontera, 1926 - Madrid, 2021) es uno de los grandes poetas que se dieron a conocer en los 50's, y rehago esta nota cuando nos acaba de dejar. He seleccionado dos poemas separados por más de medio siglo en los que muestra la fuerza poética que siempre le acompañaba.


VERSÍCULO DEL GÉNESIS

Por las ventanas, por los ojos  
de cerraduras y raíces,  
por orificios y rendijas  
y por debajo de las puertas,  
entra la noche.  

Entra la noche como un trueno  
por las rompientes de la vida,  
recorre salas de hospitales,  
habitaciones de prostíbulos,  
templos, alcobas, celdas, chozos,  
y en los rincones de la boca  
entra también la noche.  

Entra la noche como un bulto  
de mar vacío y de caverna,  
se va esparciendo por los bordes  
del alcohol y del insomnio,  
lame las manos del enfermo  
y el corazón de los cautivos,  
y en la blancura de las páginas  
entra también la noche.  

Entra la noche como un vértigo  
por la ciudad desprevenida,  
rasga las sábanas más tristes,  
repta detrás de los cobardes,  
ciega la cal y los cuchillos  
y en el fragor de las palabras  
entra también la noche.  

Entra la noche como un grito  
entre el silencio de los muros,  
propaga espantos y vigilias,  
late en lo hondo de las piedras,  
abre sus últimos boquetes  
entre los cuerpos que se aman,  
y en el papel emborronado  
entra también la noche.
 
Las Adivinaciones (1952). José M. Caballero Bonald


SUMMA VITAE.

De todo lo que amé en días inconstantes  
ya sólo van quedando  
rastros,
marañas,
conjeturas,
pistas dudosas, vagas informaciones:  
por ejemplo, la lluvia en la lucerna  
de un cuarto triste de París,  
la sombra rosa de los flamboyanes  
engalanando a franjas la casa familiar de Camagüey,  
aquellos taciturnos rastros de Babilonia  
junto a los suntuosos barrizales del Éufrates,  
un arcaico crepúsculo en las Islas Galápagos,  
los prolijos fantasmas  
de un memorable lupanar de Cádiz,  
una mañana sin errores  
ante la tumba de Ibn' Arabi en un suburbio de Damasco,  
el cuerpo de Manuela tendido entre los juncos de Doñana,  
aquel café de Bogotá  
donde iba a menudo con amigos que han muerto,  
la gimiente tirantez del velamen  
en la bordada previa a aquel primer naufragio...  

Cosas así de simples y soberbias.  

Pero de todo eso
¿qué me importa
evocar, preservar después de tan volubles  
comparecencias del olvido?  

Nada sino una sombra  
cruzándose en la noche con mi sombra.  

Manual de Infractores (2005). José M. Caballero Bonald


Información del poeta en la web de la Fundación Caballero Bonald. Una buena antología poética suya en Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Éste es su discurso al recibir el Premio Cervantes de 2012.  Un vídeo con  una larga entrevista en “Rincón literario” en la que repasa su vida poética y recita alguno de sus poemas.  Si queréis leer su obra poética completa Somos el tiempo que nos queda (Obra poética completa 1952-2009) la tenéis editada por Austral
Por último, un video de Juan Peña "El lebrijano" uniendo  flamenco y música norteafricana sobre una letra de un poema de Caballero Bonald "Dame la libertad"  

sábado, 8 de febrero de 2014

Otra vez en la Jora de Amorgós

Las Joras son las antiguas capitales de las islas del Egeo. Pueblos bancos de intrincadas y escalonadas calles que intentan resistir la llegada del turismo. La de Amorgós, en las Cícladas, es una de mis preferidas y de momento va manteniendo su encanto. ¡Qué dure y qué lo podamos disfrutar! 


Otra vez en la Jora de Amorgós
con miedo de encontrarla diferente,
temiendo que los años transcurridos
la hayan turistizado. Pero no,
subiendo por la calle principal
los bares y tabernas son los mismos,
alguna tienda nueva de artesanos
se integra sin problemas, nada cambia
y lo que cambia no me desentona.

Esa mezcla en la justa proporción
entre lo viejo y nuevo, porque el pueblo
disfruta de la vida, pocas prisas,
con turismo integrado en sus quehaceres,
con sus flores, sus calles intrincadas,
sus plazas, sus capillas y sus músicas.
 
La Jora no renuncia a sus costumbres,
mantiene su pasado y no se vende,
vislumbra su futuro y no lo compra.
La Jora nos ofrece, como siempre,
su banderín de enganche, su equilibrio,
¡qué más podemos ser que admiradores
con ganas de pasar a residentes!

Cuadernos de las islas griegas.
Ricardo Fernández Esteban ©


ADENDA DE SEPTIEMBRE DE 2020

Escribí este poema 2007, en mi tercera visita a Amorgós. He vuelto después bastantes veces y sigo confirmando lo dicho. Espero hacerlo también la próxima vez, pero cada vez es mayor el peligro de la masificación y mejor evitar las épocas de aglomeraciones. Aquí tenéis unas cuantas fotos de la Jora, y en este enlace otro poema que le dediqué el año pasado ¿Cuántas capillas conviven el la Jora de Amorgós? y los que he dedicado a Nikuria, una pequeña isla su costa norte.









En este enlace encontraréis poemas míos de dedicados a las islas griegas y aquí información sobre mis poemarios de viajes por esas islas                       

sábado, 1 de febrero de 2014

Adios a Felix Grande

En los inicios de 2014, ha muerto Félix Grande (Merida, 1937 - Madrid 2014). Por más que sea un tópico, nos queda su obra. 

Estudioso del flamenco, comenzó como guitarrista, se fue acercando a la literatura. Lo recordamos como un gran poeta que obtuvo ya el premio Adonais en 1963. De ese poemario:


NOVIEMBRE LLUEVE

Comprendías entonces que tu vida, tu amada
vida, tu única vida, tu pobre don, parece
una mano cerrada por donde todo huye
hasta que te clavaras los dedos en ella para siempre.

Comprendías entonces durante esa mañana
-parecida a una tarde muy vieja, muy inerte-
que el agua, el agua fina del tiempo, se te huía
como un color que en sombra se calla para siempre.

Comprendías entonces que estabas muerto, vivo
para morir, muerto en el camino, vivo decadente.
Asomado al rectángulo de la ventana ibas
recordando tristeza de tristezas; oh, siempre

es igual: la lluvia se prolonga en el tiempo
la vida se sucede monótono y estéril,
y tu comprendes, y ahora vas y vienes, y vas
y vienes, y comprendes, y no te basta... oh, siempre

es igual: el viento se muere en los visillos,
la nostalgia se cansa de sí misma, noviembre
llueve, la vida llueve, el mundo llueve, todo
te parecía una lluvia cansina y para siempre.

Las piedras (1958-62) Félix Grande


Os recomiendo su antología Una grieta por donde entra la nieve publicada en 2006 por Renacimiento, y de ese poemario el poema que lo cierra del apartado Otros poemas que titula (Poética) así entre paréntesis, pero que es mucho más que una poética:

(POÉTICA)

Tal como van las cosas tal como va la herida
puede venir el fin desde cualquier lugar
Pero caeré diciendo que era buena la vida
y que valía la pena vivir y reventar

Puedo morir de insomnio de angustia o de terror
o de cirrosis o de soledad o de pena
Pero hasta el mismo fin resistirá el fervor
me moriré diciendo que la vida era buena

Puedo quedar sin casa sin gente sin visita
descalzo y sin mendrugo ni nada en mi alacena
Sospecho que mi vida será así y ya está escrita
Pero caeré diciendo que la vida era buena

Pueden matarme el asco la vergüenza o el tedio
o la venal tortura o una bomba homicida
Ni este mundo ni yo tenemos ya remedio
Pero caeré diciendo que era buena la vida 

Tal como van las cosas mi corazón se llena
de puertas que se cierran con sigilo y temor
Pero caeré diciendo que la vida era buena
la quiero con cansancio con horror con amor

Otros poemas. Félix Grande (1974)

Aquí lo tenéis recitando este poema, Poética, hace sólo tres meses e indicando la vigencia del mismo. 


En este otro vídeo recita y comenta El desterrado del Espasa dedicado a su suegro que fue asesinado y borrado de ese diccionario por motivos políticos.
En este portal Poetas del alma, entre alguna fastidiosa publicidad, podéis leer varios poemas suyos.