domingo, 9 de agosto de 2015

Recordando Andíparos

Despotikó, Andíparos y Paros
Andíparos es una pequeña isla griega separada de su isla madre, Paros, por un canal de sólo una milla de amplitud. 

Pero más que una milla es (o era, porque todo se pierde) la diferencia entre un lugar al que ha llegado el turismo y otro que recuerda lo que en mi país perdimos hace mucho. 


CRUZANDO EL CANAL

Un canal de una milla es más que suficiente
para que aísle —nunca mejor dicho—
Andíparos de su isla madre Paros,
para reencontrar al mundo de otra época
para sentir crecer deseos de quedarse,
para cambiar el transitar por residir

y para  enraizarse contemplando
como atardece el sol frente a Despotikó.


Ricardo Fernández Esteban ©


Al sur de Andíparos hay otra isla, Despotikó, también separada por un canal pero éste sólo de poco más de cien metros, que era un paso más hacia el paraíso. Tanto que en su día no la quise pisar, por aquello de ser pronto para las Ítacas, y quizás ahora ya sea demasiado tarde. 

Despotikó al fondo, tras la capilla de Aghios Georgios




PIEDRA Y CONCHA

En el canal de Despotikó
se mecen dos barcos.

Hago saltar piedras sobre el mar
y me guardo una.

Han plantado un par de tamariscos,
la taberna es nueva
y un cartel anuncia travesías.
Recorro la playa
y cojo una concha de la orilla.

Piedra y concha para recordar
que nunca pisé Despotikó.

Ricardo Fernández Esteban ©



Entre estos dos poemas median pocos años de distancia por los alrededores del cambio de siglo, pero los cambios son rápidos y las oportunidades hay que cogerlas al vuelo. Hace años que no vuelvo a Andíparos y tendría que hacerlo para pisar Despotikó, aunque sea más tarde de cuando debí.



Una playa de Andíparos


Andíparos desde el norte

Respecto a Paros, no creáis que es una isla turística en el sentido peyorativo de la palabra. Paros tiene lugares maravillosos y allí es donde me enamoré de las islas hace ya muchos años y donde empecé a escribir mis Cuadernos de las islas griegas , lo que pasa es que llega un momento en que buscamos más el recuerdo de la juventud perdida. Os dejo unos poemas cortos sobre Lefkes un pequeño pueblo en el centro de Paros.

Por suerte, quedan muchas islas de las de la antigua época en los mares griegos, si sabemos escoger momento y lugar. Aquí tenéis unos cuantos poemas sobre las islas que he ido publicando en el blog y aquí otros sobre los mares griegos que se agrupan en un poemario en construcción titulado Islario de pasiones

domingo, 2 de agosto de 2015

Antonio Gamoneda

Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) es uno de los grandes poetas vivos de la lengua castellana. Él dice que su poesía es construcción del olvido, pero también lo es de la memoria por más que sea deconstruyéndola para así reelaborarla.

De su Blues Castellano, libro que suena a blues.

BLUES DEL AMO

Va a hacer diecinueve años
que trabajo para un amo.
Hace diecinueve años que me da la comida
y todavía no he visto su rostro.

No he visto al amo en diecinueve años
pero todos los días yo me miro a mí mismo
y voy sabiendo poco a poco
cómo es el rostro de mi amo.

Va a hacer diecinueve años
que salgo de mi casa y hace frío
y luego entro en la suya y me pone una luz
amarilla encima de la cabeza...

Y todo el día escribo dieciséis
y mil y dos y ya no puedo más.
Y luego salgo al aire y es de noche
y vuelvo a casa y no puedo vivir.

Cuando vea a mi amo le preguntaré
lo que son mil y dieciséis
y por qué me pone una luz encima de la cabeza.

Cuando esté un día delante de mi amo,
veré su rostro, miraré en su rostro
hasta borrarlo de él y de mí mismo.

Antonio Gamoneda. Blues castellano (1961-66), publicado en 1982 

Y no sólo suena a Blues sino que lo interpreta en blues Loquillo en su disco La vida por delante que ya os he recomendado otras veces como uno de los mejores en que se cantan poemas. Os cuelgo una versión en directo.


Otro poema más reciente de su libro Cecilia en que libera al verso de ataduras.

YO ESTARÉ EN TU PENSAMIENTO...

Yo estaré en tu pensamiento, no seré más que una sombra imprecisa;
habré existido en un instante en que la alegría y la piedad ardían en tus ojos.
Pero también quiero permanecer desconocido en ti.
Desconocido. Simplemente envuelto en tu felicidad.
Tú distraída en tu luz y yo apenas viviente en ella, y así, imperceptiblemente amado, esperar la desaparición.
Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra y cada uno está en su propia luz
y la mía es la que tú vas abandonando.

Antonio Gamoneda. Cecilia (2004) 

Pero para deconstruir y liberar al verso es necesario haberlo construido antes, y es difícil ser un buen versolibrista sin haber escrito algún buen soneto.

Y ESE DON DE MORIR...

Y este don de morir, esta potencia                        
degolladora de dolor, ¿de dónde                           
viene a nosotros? ¿En qué dios se esconde                      
esta forma siniestra de clemencia?                       

Una sola divina descendencia                  
a esta zona de sombra corresponde.                   
Si tú hablas a un dios, cuando responde                             
viene la muerte por correspondencia.                 

Si no fuera cobarde, si, más fuerte,                      
en un rayo pudiera por la boca                
expulsar este miedo de la muerte,                       

como este inmortal encadenado                           
sería puro en el dolor. ¡Oh roca,                             
mundo mío de sed, mundo olvidado!

Antonio Gamoneda. Sublevación inmóvil (1960) 


En la biblioteca Cervantes virtual  encontraréis amplia información sobre su vida y obra y una antología de sus poemas. En el artículo Antonio Gamoneda: La construcción del olvido (2011) Jorge Fernández Gonzalo (2011) profundiza en su poética; y por último, en este vídeo podréis ver al poeta recitando y comentando Edad





domingo, 26 de julio de 2015

Bernardo de Balbuena

Bernardo de Balbuena (Valdepeñas 1562, San Juan de Puesto Rico 1627), autor no demasiado conocido ni reconocido en nuestros días escribió tres largas obras poéticas Siglo de oro en las selvas de Erifile, El Bernardo y Grandeza mejicana, pero sólo os copiaré unos poemas suyos más cortos.


PERDIDO ANDO SEÑORA...

Perdido ando, señora, entre la gente
sin vos, sin mí, sin ser, sin Dios, sin vida:
sin vos porque de mí no sois servida,
sin mí porque con vos no estoy presente;

sin ser porque del ser estando ausente
no hay cosa que del ser no me despida;
sin Dios porque mi alma a Dios olvida
por contemplar a vos continuamente;

sin vida porque ausente de su alma
nadie vive, y si ya no estoy difunto
es en fe de esperar vuestra venida.

¡Oh, vos por quien perdí alegría y calma,
miradme amable y volvereisme al punto
a vos, a mí, a mi ser, mi dios, mi vida!

Bernardo de Balbuena


Este soneto, que pertenece a la égloga 5ª de su Siglo de oro en las selvas de Erifile donde lo canta el pastor Felicio, es la obra que suele aparecer asociada al autor en las antologías. Se refiere en el poema a los cinco motivos por los que anda perdido por su dama, ampliando el "sin Dios, sin vos, sin mí" de Jorge Manrique. Aunque técnicamente tiene la incorrección de repetir la rima -ida en cuartetos y tercetos, es una composición que desarrolla bien su contenido y ritmo. Hay varias versiones de este soneto y os he colocado la que recoge la Antología comentada de la poesía lírica española, que me parece la mejor en cuanto a ritmo y contenido.

La siguiente octava real trata de las cualidades que deben adornar al poeta, en las que se trasluce su oficio eclesiástico al considerar que debe ser un elegido de Dios.

No piense el ignorante vulgo vano
que hacer una canción, medir un verso
o escribir en lenguaje limpio y terso
ya le da de poeta nombre ufano.
Que sólo al que es de ingenio soberano
y en ser divino excede al universo,
cuya voz suena a más que aliento de hombre,
cuadra y no a otro la honra de este nombre.

Bernardo de Balbuena

Por si os interesa profundizar más en su vida y obra os dejo un enlace a un ensayo de Lucrecio Pérez Blanco, Bernardo de Balbuena: Innovación y magisterio en la literatura hispanoamericana de los siglos XVI y XVII; y otro a un texto de Cecilio Muñoz Fillol Bernardo de Balbuena en sus obras

lunes, 20 de julio de 2015

Los cinco años de mi blog

Va a hacer cinco años del comienzo de esta bitácora poética La palabra es mágicay de todo hay pero mucho más de bueno que de malo. Lo mejor vuestro apoyo, con las casi trescientas mil visitas, y que me ha permitido descubrir y redescubrir a muchos buenos poetas de los que espero que se me haya contagiado algo. Os resumo el viaje en un poema.



LOS AÑOS DE MI BLOG


Un año más o menos va a cumplir este blog,
cinco han pasado por la popa
y en la proa nos quedan los que el viento,
que vosotros sopláis, vaya impulsando al barco.
Compleja es esta mar, en que navegas redes
que imponen la pantalla a lo real,
pero, por eso mismo, nos permiten
singlar el mundo entero en menos de un segundo.

Sigo mi travesía y voy levando anclas
una vez por semana, como mínimo,
con una nueva entrega, sea propia o ajena.
Pasan de las trescientas singladuras
y he tenido la suerte de compartir timón
con muchos que admiraba, mis maestros,
y otros que descubrí ciñendo rumbos.
Espero de esos bordos el contagio del ritmo
que trima bien las velas de las palabras mágicas
y convierte la prosa en poesía.

No todo han sido rosas, nunca sabes
a quienes no interesas por más que reiteres
que tu undécimo dicta el nunca molestar.
Llegar a las trescientas mil visitas,
aunque te enorgullece, tiene su lado oscuro,
el de quienes pensaron: ¡qué pesado,
ya está otra vez mandándonos poemas!
Ante la disyuntiva, corro el riesgo,
no hay viaje sin borrasca, ni pesca sin escollos,
ni nadie alcanza Ítaca sin salir de su casa.

A todos os abrazo en nombre de mi blog,
que busca seduciros con el lema:
la palabra poética es el arte de magia
que logra transformar sonido en sentimiento.

Ricardo Fernández Esteban ©

Por aquello de los extraños vocabularios naúticos. Trimar: Ajustar correctamente el aparejo y del perfil de las velas según las condiciones de viento y mar existentes.

Aquí tenéis otros poemas que le he ido dedicando en estos años, defendiendo que la poesía puede tratar todos los temas, hasta hablar de sí misma y de su promoción. En este otro enlace encontraréis una guía de navegación por el blog , ya sabéis que huyo de lo críptico tanto en el contenido de los poemas como, aún más, en la mala organización de los contenidos.

Como siempre espero vuestras críticas, buenas o malas, que de todo se aprende menos del halago fácil o la destrucción sistemática. Un abrazo.

domingo, 12 de julio de 2015

Miguel Hernández


Miguel Hernández (Orihuela 1910, Alicante 1942), uno de los grandes poetas de la literatura española a quién no os pretendo descubrir, sino solo mostrar algunos de sus poemas y más información, por si os apetece recorrer su biografía poética y personal.

Empecemos por un poema de amor de El rayo que no cesa, un soneto inspirado en la que luego fue su esposa, Josefina Manresa, Te me mueres de casta y de sencilla. Por si queréis profundizar en la simbología de este poemario os enlazo un ensayo de Ramón Fernández Palmeral


TE ME MUERES DE CASTA Y DE SENCILLA

Te me mueres de casta y de sencilla...
Estoy convicto, amor, estoy confeso
de que, raptor intrépido de un beso,
yo te libé la flor de la mejilla.

Yo te libé la flor de la mejilla,
y desde aquella gloria, aquel suceso,
tu mejilla, de escrúpulo y de peso,
se te cae deshojada y amarilla.

El fantasma del beso delincuente
el pómulo te tiene perseguido,
cada vez más patente, negro y grande.

Y sin dormir estás, celosamente,
vigilando mi boca ¡con qué cuido!
para que no se vicie y se desmande.


El rayo que no cesa (1934-35). Miguel Hernández


De su último libro, escrito en las cárceles donde pasó sus últimos años.

TU OJOS SE ME VAN...

Tus ojos se me van
de mis ojos y vuelven
después de recorrer
un páramo de ausentes.

Tu boca se me marcha
de mi boca y regresa
con varios besos muertos
que aún baten, que aún quisieran.

Tus brazos se desploman
en mis brazos y ascienden
retrocediendo ante esa
desolación que sientes.

Cancionero y romancero de ausencias (1941-42). Miguel Hernández

En A media voz hay una antología de sus poemas y en el Centro Virtual Cervantes un monográfico dedicado a su obra . Serrat le dedicó un disco y aquí tenéis un vídeo de su célebre Elegía a su amigo Ramón Sijé.


Otro vídeo de Serrat mucho más reciente donde también canta la Elegía, pero además recita antes unos fragmentos del poema que dedicó a la novia de Sijé. Además, un documental de más de una hora, que realizó RTVE con motivo del centenario de su nacimiento, donde se repasa su vida y obra, que os recomiendo. En el vídeo el actor José Luis Gómez recita varios de sus poemas y el propio Miguel en el minuto 50 recita la Canción del esposo soldado, que creo que es la única grabación que se conserva del poeta recitando sus versos.

Por último, como casi siempre os recomiendo algún libro de o sobre el poeta. En este caso es El hombre y su poesía, en edición de Juan Cano Ballesta, publicado por CATEDRA que es una buena edición crítica de una antología de sus poemas.

domingo, 5 de julio de 2015

Rosalía de Castro

Rosalía de Castro (Santiago de Compostela, 1837, Padrón 1885) poeta y novelista que escribió en castellano y en gallego. A este blog le faltaba una entrada dedicada a la obra poética de una de las autores más destacadas del siglo XIX.

Copio dos de los poemas de En las orillas del Sar. Esa obra se publicó en castellano y así resolvemos lo difícil que es traducir la forma de la poesía. Además, este libro está considerado como una de las principales creaciones poéticas de ese siglo.


DEL MAR AZUL LAS TRASPARENTES OLAS...

Del mar azul las transparentes olas
mientras blandas murmuran
sobre la arena, hasta mis pies rodando,
tentadoras me besan y me buscan.

Inquietas lamen de mi planta el borde,
lánzanme airosas su nevada espuma,
y pienso que me llaman, que me atraen
hacia sus salas húmedas.

Mas cuando ansiosa quiero
seguirlas por la líquida llanura,
se hunde mi pie en la linfa transparente
y ellas de mí se burlan.

Y huyen abandonándome en la playa
a la terrena, inacabable lucha,
como en las tristes playas de la vida
me abandonó inconstante la fortuna.

En las orillas del Sar (1884). Rosalía de Castro.

Preciosas estrofas en las que da aire al poema con las ligeras asonancias de los versos pares y la combinación de endecas y de heptas. Dicen de este libro que es "un tratado de desolación escrito cuando le quedaba poco por vivir y poco por cantar, sólo su propio yo..." Quizá a ella lo que le quedaba era poco, pero consiguió transmitirnos mucho.

NO VA SOLO EL QUE LLORA...

No va solo el que llora,
no os sequéis, ¡por piedad!, lágrimas mías;
Basta un pesar al alma,
jamás, jamás le bastará una dicha.

Juguete del destino, arista humilde,
Rodé triste y perdida;
pero conmigo lo llevaba todo:
llevaba mi dolor por compañía.

En las orillas del Sar (1884). Rosalía de Castro.

En la biblioteca virtual Miguel de Cervantes encontrareis amplia información sobre su vida y obra  y la edición completa de En las orillas del Sar , y en el portal  A media voz una antología de sus poemas.

Aquí tenéis uno de sus poemas más representativos, Negra sombra, que resume su concepto trágico y fatalista de la vida, magníficamente cantado por Luz Casal con el apoyo instrumental de Carlos Núñez.






viernes, 26 de junio de 2015

Las cimas de la mar / Els cims del mar (act. V-21)

Este poema trata de la navegación como forma y metáfora de la vida. Recientemente, lo he publicado en mi libro "Islario de pasiones", cuya segunda edición ha aparecido en febrero de 2021. En esta entrada os coloco, además, una traducción mía al catalán, que efectué a petición de un amigo que gestiona una web poética bilingue. 


LAS CIMAS DE LA MAR

Después de la vorágine
se impone un cambio en la bitácora,
pero más que imponer te recomiendo
que retomes el gusto por lo fácil.
A estas alturas de la vida
importa conjugar el verbo disfrutar,
no son tiempos de grandes singladuras,
se trata de surcar los mares conocidos.
No subas mucho trapo, saborea
las suaves brisas por la popa
que acompasan los vientos y el compás,
y olvida los destinos prefijados.

Pero esto es un deseo y la realidad
es que —al igual que en tierra
después de un monte viene otro
y nunca “haces la cima”—
cuando hiendes los mares
te vienen ganas de ceñir las velas
para ver más allá del horizonte.
Y siempre hay otra raya
separando los tonos del azul,
porque la mar, aunque es una llanura,
está llena de cimas deseables.

Ricardo Fernández Esteban ©


Esta es mi versión en catalán, porque creo que un poema más que traducirse debe versionarse.


ELS CIMS DEL MAR

Després de la disbauxa
s'imposa un canvi en la bitàcola,
però més que imposar et recomano
que reprenguis el plaure de les coses senzilles.
A hores d'ara de la vida
importa conjugar el verb gaudir,
no són temps de difícils singladures,
es tracta de solcar els mars que ja coneixes.
No pugis massa drap, assaboreix
les suaus brises que t’entren per la popa
—aquelles que compassen els vents amb el compàs—
i oblida’t de destinacions fixades.

Però això és un desig, i la realitat
és que —al igual que en terra
després d'una muntanya arriba una altra
i mai aconsegueixes “fer el cim”—
quan vas tallant el mar
et vénen ganes de cenyir les veles
per veure més enllà de l'horitzó.
Però darrere sempre hi ha una altra ratlla
que  divideix els tons del blau,
perquè la mar, encara que és un pla,
està plena de cims molt desitjables.


Ricardo Fernández Esteban ©

Como os he dicho, acabo de publicar este poema en el libro, Islario de pasiones. De este libro, inspirado en los mares e islas griegas, también ha aparecido en 2021 una edición bilingüe griego / castellano, "Islario de pasiones / Νησολόγιο παθών" traducido por Maira Fournari y editado por la editorial griega "Παράξενες Μέρες / Días extraños"


Este libro de poemas trata de mares, de islas y de la pasión por navegarlos o habitarlas. Las islas en que se inspira son griegas, como lo son los mares que las circundan. La pasión es de quien escribe, de quien navega y de quien habita, que se intercambian las voces en el relato dudando entre el camino y el destino.

El narrador se enfrenta a la duda entre seguir el camino hacia nuevos horizontes azules rotos por el perfil de islas desconocidas, islas que nos permitirán contemplar otras islas en un círculo virtuoso sin final, o detener el camino en cualquiera de esos destinos del islario. La vida es duda y el camino está lleno de “paraísos perdidos”, pero solo se sabe que son perdidos cuando ya lo son.

El autor ha navegado mucho por esos mares griegos y habitado aún más sus islas, pero no se considera un experto sino un atento aprendiz de los maestros que le han patroneado a vela en sus barcos y de los que le han mostrado el alma de sus tierras. Lo agradece a unos y otros, ya que sin ellos estos poemas nunca se hubieran escrito. Maira Fournari se merece un agradecimiento especial, ya que ha traducido estos poemas al griego y ha conseguido que lo que fue inspirado por los islas y mares griegos esté escrito en esa lengua.



Si os interesa, la edición bilingüe la podéis conseguir en este enlace . Y en este otro, la segunda edición castellana que contiene más poemas y está editada en papel y en digital.

jueves, 18 de junio de 2015

Benjamín Prado


Benjamín Prado (Madrid, 1961) novelista, ensayista , poeta, letrista, cantante y lo que haga falta. Acabo de leer su ultimo poemario Ya no es tarde y os lo recomiendo. Un libro de celebración amorosa que como indica la contraportada es mucho más que eso, es denuncia social, mirada al pasado y al futuro e indagación del yo. 

Os copio el poema que da título al poemario


NUNCA ES TARDE

Nunca es tarde para empezar de cero,
para quemar los barcos,
para que alguien te diga:
Yo sólo puedo estar contigo o contra mí.

Nunca es tarde para cortar la cuerda,
para volver a echar las campanas al vuelo,
para beber de ese agua que no ibas a beber.

Nunca es tarde para romper con todo,
para dejar de ser un hombre que no pueda
permitirse un pasado.

Y además
es tan fácil:
llega María, acaba el invierno, sale el sol,
la nieve llora lágrimas de gigante vencido
y de pronto la puerta no es un error del muro
y la calma no es cal viva en el alma
y mis llaves no cierran y abren una prisión.

Es así, tan sencillo de explicar: -Ya no es tarde,
y si antes escribía para poder vivir,
ahora
      quiero vivir
                   para contarlo.

Benjamín Prado. Ya no es tarde (2014)


Y para comparar, un poema de su primer libro publicado.

EN EL CAMINO

Han pasado diez años y es un día de invierno.
Tú caminas por las avellanedas.
y vas junto a esos sauces amarillos que avanzan
por los ríos con luna.

No será como ahora, no tendrás veinte años;
la nieve irá acercándose a tu casa
y el aire verde moverá en tus ojos
sus bosques de cristal y de silencio.

Recuérdalo, hubo un río.
                                    Los árboles vivían
en el imán del agua.
Por la noche, escuchábamos gotear en las sombras
la canción de los búhos.

Y, luego, la corriente se llevó nuestras caras.
No sabemos a dónde. No sabemos por qué.

Aún estamos aquí.
                            Pero, de pronto,
han pasado diez años
y tú y yo somos dos desconocidos.

Benjamín Prado. Un caso sencillo (1986)

Y como la poesía es voz aquí lo tenéis recitando Lo mismo y lo contrario



Este es su blog personal y en A media voz encontraréis una selección de sus poemas, pero como siempre os recomiendo acudir a la obra original.



sábado, 6 de junio de 2015

Anna Benítez del Canto


Anna Benítez del Canto hace poco que publica, de hecho su primer libro de poemas es del 2011, pero su trayectoria poética ha sido rápida y meritoria. Ayer presentó en la tertulia de El Laberinto de Ariadna su libro En dos versos de aforismos poéticos y no puedo dejar de copiaros algunos. 


AFORISMOS POÉTICOS

Calla la voz
y aúlla el alma.
_______

La mayor distancia entre dos personas
es el silencio.
_______

En mi vieja libreta se acabó el cuento.
El príncipe volvió a croar.
________

Llevaba el río dentro
y moría de sed.

En dos versos. Anna Benítez del Canto


Aquí tenéis la portada de este libro de poemas, pocas veces se ha dicho tanto con tan pocas palabras. Os dejo un enlace a la editorial Parnass donde dan más información e indican cómo adquirirlo.



Tengo la suerte de tener un pequeño poemario artesano Once horas en mi piel que escribió, editó, imprimió y encuadernó Anna para el día de Sant Jordi de 2013. Os copio uno de sus poemas:


La mano que apretaba
no era fuerte,
era dura
y acariciando mi piel
me rompió el alma.

Anna Benítez del Canto
9/4/13 14:01



Aquí os dejo un enlace donde encontraréis poemas que va publicando Anna.