sábado, 31 de agosto de 2013

Cuando el día ya sea casi noche...

Mis versos no suelen tratar temas tristes, pero éste salió así con la dura pregunta de si tenemos que tomar las decisiones difíciles cuando aún podemos, no sea que luego ya no podamos. 

Este poema es un soneto polimétrico con versos de 7, 11 y 14 sílabas de estructura inglesa, o sea tres cuartetos de rima independiente y un pareado final. Pero aquí lo importante no es la forma, sino si consigue transmitir el fondo.


CUANDO EL DÍA YA SEA CASI NOCHE…

Cuando ya no recuerde ni el sabor de tus besos
ni el tacto de tu piel, amada mía,
cuando llegue ese día
de pensamiento fútil  y quebradizos huesos,

en que ya casi es noche y el futuro es presente,
si observas que te miro y mi mirada
se pierde por la nada
y mi rostro denota una expresión ausente,
 
te pido que te vayas, no quiero preguntarme
cómo se llama el ángel que me cuida
en lo que ya no es vida.
No me digas que no, déjame que me alarme

cuando puedo sufrir pensando lo que quiero,
que luego no sabré ni ser sincero.

Ricardo Fernández Esteban ©



10 comentarios:

Isolda dijo...

Ese poema cuya estructura no conocía, ha de ser leído cuando hay luz todavía. De acuerdo contigo.
Besos.

Anónimo dijo...

PRECIOSO, PRECIOSO. No es la poesía, es la vida que se te sale a chorros por el poema. PRECIOSO. No llames soneto a cualquier poema, éste tiene entidad suficiente como para necesitar el apoyo de un nombre, por más que sea un soneto u otra cosa.

Ricardo Fernández dijo...

El comentario anterior es de Ángel, al que se le olvido poner el nombre. Agradezco mucho vuestros dos comentarios que han sintonizado perfectamente con lo que quería transmitir. Un abrazo.

Olga Alvarez Rubio dijo...

Bellísimo y doloroso.

diceelwalter.blogspot.comn dijo...

Ya casi es noche y el futuro el presente.. la resignación hecha poesía..!!! Un abrazo Muy Bueno!!!!

Tramos Romero dijo...

Y por que no va a ser triste? por que te disculpas?

Es de la vida que nos hablas, con unos hermosos sentimientos y expresados con inteligencia y belleza,
Bravo¡

Besos muchos ♥♥♥

LIdia Torres dijo...

Ricardo,
Hay que tener mucha travesía
para escribir tan bonita como real poesía !
ayer compartí con mi padre
fiel entregado ángel
de mi madre
hasta qué Dios l reclame
a su eterno vergel.
Gracias, de todo corazón,
Lidia Torres Belmonte

Lucia Angélica Folino dijo...

Es un poema exquisito.


Felicitaciones.

Eva Mercader dijo...

Verdaderamente precioso y desolador al mismo tiempo. Se me han escapado algunas lágrimas que dormían ocultas en el recuerdo. Gracias por este poema Ricardo Fernández.

Anónimo dijo...

Hermoso poema Ricardo, no es triste, es real porque puede suceder cuando la noche llega a la memoria...