lunes, 27 de junio de 2011

Paraísos perdidos del Egeo

Aún quedan paraísos perdidos en el Egeo que no aparecen en las guías donde los tamariscos sombrean el mar y el horizonte azul se rompe por el perfil de otras islas. Absténganse los amantes de tumbona y “cocoloco” junto a la piscina; aquí no hay piscina, ni tumbona, ni mucho menos “cocoloco”, todo lo más una pequeña taberna con mesas en la arena que te sirve ensaladas del huerto, pollo del corral y pescaditos recién sacados del mar.

Bajo un tamarisco en Kambí. Isla de Furni

PARAÍSOS PERDIDOS

Si lo fuerzas el verso se resiste;
no acepta imposiciones,
sólo fluye si dejas que tu mano
escriba simplemente lo que ves.

No añores ser el dueño de tus versos,
¡bendita esclavitud!
redescubrir el paraíso
que querís definir como perdido
porque de tanto verlo no lo miras.
Abandónate en él,
vive junto a la orilla
en un recóndito rincón egeo
unas horas de paz, acompañado
por brisa de “meltemi”,
sombra de tamarisco y el murmullo del agua;
y en ese edén tu verso será libre
con esa libertad que no se impone.

Ya ves qué fácil puede ser perderse
en ese paraíso que creías perdido;
y, si lo piensas, esto es mucho más
que hacer un simple juego de palabras. 

Siempre nos quedará una isla. Cuadernos de las islas griegas.
Ricardo Fernández Esteban ©


El tamarisco de Kumara. Isla de Furni
Aquí podréis ver y leer otros poemas sobre esos rincones griegos, unos más turísticos y otros menos, pero todos encantadores.

martes, 21 de junio de 2011

Jose Agustín Goytisolo. "Pepito Temperamento"

He cogido un poemario de José Agustín Goytisolo (BCN, 1928 - 1999) Las horas quemadas, que creo que fue el útimo que publicó en 1996, y abriéndolo al azar ha aparecido este poema del capítulo Primeras imágenes. A veces hay que dejarse llevar por los impulsos y a mí me ha enganchado esta sencilla historia con alma de western y ensoñaciones infantiles.

PEPITO TEMPERAMENTO

Él cruzaba la calle polvorienta.  
Dos pistolas al cinto: de los reyes.
Apartando caballos subió al porche.
Un empujón: las puertas de vaivén
se cerraban tras él. Se hizo el silencio
y le dejaron paso. Las mujeres
-siempre eran rubias- ya le sonreían
desde sus taburetes. No hizo caso.
Avanzó lentamente hasta la barra
y el encargado preguntó ¿que sirvo?
Alzó los ojos; dijo lo de siempre.
Y le sirvieron leche con cacao
que se bebió de un trago antes de irse.
Al despertar el cinto y las pistolas
pendían del respaldo de la cama.

Las horas quemadas (1996). José Agustín Goytisolo

Pero muchos lo descubrimos a través de Paco Ibañez y sus Palabras para Julia ,  que aquí tenéis recitadas por Goytisolo




En el portal "A media voz" encontraréis un amplio compendio de su poesía y en "Atlas de poesía" datos biográficos y más poemas. Y para despedirnos su 

OFICIO DE POETA

Con Gabriel Celaya, Blas de Otero,
 Asunción Carandell y Carlos Barral
Contemplar las palabras
sobre el papel escritas,
medirlas, sopesar
su cuerpo en el conjunto
del poema, y después,
igual que un artesano,
separarse a mirar
cómo la luz emerge
de la sutil textura.

Así es el viejo oficio
del poeta, que comienza
en la idea, en el soplo
sobre el polvo infinito
de la memoria, sobre
la experiencia vivida,
la historia, los deseos,
las pasiones del hombre.

La materia del canto
nos lo ha ofrecido el pueblo
con su voz. Devolvamos
las palabras reunidas

a su auténtico dueño.

martes, 14 de junio de 2011

Aurora Salvador. "El grito" y "Gran Hacedor"

Aurora Salvador y su poemario Sonetos intransferibles compartieron firma conmigo y mi Pensando en vosotras en la "Feria del libro" de Madrid del 2011. Aurora acababa de ganar el I Premio Juan Van-Halen de poesía con su primer libro publicado.

Me leí el libro de un tirón y me impresionó la sencillez con que escribe sus sonetos, el respeto al metro clásico y la profundidad de los temas. Fue todo un descubrimiento. 


EL GRITO

¿Lemá sabactani? (¿por qué me has desamparado?)

Pensar en ti: saber que no te tengo,
que me dejas de lado, que me niegas,
que no me reconoces, que te ciegas,
que no te importa ya si voy o vengo.

Aguanto, me reprimo, me contengo.
Es inútil pedir: nada me entregas.
Si algo brota de ti, sin más lo siegas.
Me descartas y en paz. No te convengo.

Pero hoy no puedo sofocar el grito
que se me está subiendo a la garganta
y pugna por salir, incontenible.

En la negrura atroz del infinito
rompe la oscuridad y se levanta
desesperado, agónico, terrible.


GRAN HACEDOR

Cerrar podré, pues ya va siendo hora,
este libro de versos -demasiados-
y podré descansar de mis cuidados
y hacer mil otras cosas sin demora.

Mas no seré poeta ni escritora,
si tras tantos sonetos alumbrados
no tengo para ti, recién creados,
catorce versos más. Brotan ahora.

Genio inmortal, maestro insuperable
gran hacedor de formas sorprendentes,
yo no quiero olvidarte, no, ni puedo.

Nadie podrá jamás, es impensable
por razones del todo concluyentes:
tus obras, Don Francisco de Quevedo.

"Sonetos instranferibles". Aurora Salvador Rosa.


No puedo incorporar más información de Aurora Salvador, ni recopilaciones de sus poemas colgados en la red. Lo único que he encontrado de ella en "google" han sido algunas colaboraciones docentes (es catedrática en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Cádiz) y hasta la foto la he tenido que escanear de la solapa del libro; una persona que resiste a los tentáculos de la red. Respecto a su libro, está publicado en Sial Ediciones, si os interesa buscadlo por las librerías habituales; ya sabéis de las dificultades de encontrar estos libros poéticos que normalmente se tienen que encargar.

Continuaré investigando sobre Aurora, e intentaré ampliar esta entrada con más información y recopilaciones de sus poemas.


Adenda de julio de 2018: Pues Aurora sigue sin aparecer por los buscadores y las redes sociales, lo que quizá una suerte para ella que puede continuar apartada de esta vorágine de las redes. Lo que es una pena es que no haya publicado ningún poemario más ni nos muestre algo más de su obra poética. Sólo he encontrado esta referencia en un blog de poesía en la que hay una pequeña biografía y dos poemas suyos además de los dos que ya colgué yo. Os dejo la carátula de su libro, que por desgracia ya debe de estar destalogado.

miércoles, 8 de junio de 2011

Póker de expresionistas en el Thyssen.

Este poema, que cierra mi libro digital De museos por Madrid, se refiere a la magnífica presencia de expresionistas alemanes en una sala de la colección de la baronesa Thyssen.

Nolde. Puente en la marisma
Pechstein. Feria de caballos




 








PÓKER DE EXPRESIONISTAS EN EL THYSSEN

Kichner. Paisaje con castaño
Póker de expresionistas, la pared  
alterna siete glorias en sus cuadros,
colores que me llevan en volandas
a fundirme en paisajes interiores
saltando de uno a otro. 
                                   ¡Cómo cabe
tanta felicidad en este muro,
cómo explicar lo que es el sentimiento
si no puedo explicármelo a mí mismo,
cómo escribir en negro el arco iris,
cómo pintar pasiones con palabras,
cómo encerrar en verso el universo!

Diciéndote que vengas, no me leas,
acércate al museo y enamórate.

 "De museos por Madrid" Ricardo Fernández Esteban © 


Pechstein. Las bañistas
Heckel. Casa en Dangast

Adenda de julio de 2018: Pues ya sabes: "no me leas, acércate al museo y enamórate" de esos cuatro artistas y sus cuadros. Pero por si no puedes ir, aquí te dejo un enlace con más información sobre "De museos por Madrid"

Actualmente, estoy preparando una nueva edición revisada y ampliada del poemario, por lo que éste no se puede descargar, pero aquí os dejo acceso a los publicados en el blog.

miércoles, 1 de junio de 2011

José A. Valente: La víspera

José Ángel Valente (Orense, 1929 - Ginebra, 2000) es uno de los grandes poetas de la 2ª mitad del siglo XX, al que se le suele inscribir en la corriente mística de la "Poesía del silencio". 

Os transcribo su poema "la víspera" tal como lo publicó el autor, colocando a la derecha de algunos versos las partes que están encabalgadas sintácticamente con el verso posterior. Esto facilita recitarlo manteniendo el fondo y la forma del poema.


LA VÍSPERA

El hombre despojose de sí mismo,
también del cinturón, del brazo izquierdo,
de su propia estatura.

Resbaló la mujer sus largas medias,
largas como los ríos o el cansancio.

Nublose el sueño de deseo.
                                    Vino
ciego el amor
batiendo un cuerpo anónimo.
                                    De nadie
eran la hora ni el lugar
ni el tiempo de los besos.

Sólo el deseo de entregarse daba
sentido al acto del amor,
pero nunca respuesta.

El humo gris.
                El abandono.
                                 El alba
como una inmensa retirada.
                                 Restos
de vida oscura en un rincón caídos.
y lo demás vulgar, ocioso.
                                 El hombre
púsose en orden natural, alzose
y tosió humanamente.
                                 Aquella hora
de soledad. Vestirse de la víspera.
Sentir duros los límites.
                                 Y al cabo
no saber, no poder reconocerse.


La memoria y los signos (1966). José Ángel Valente.


Para proseguir, una serie de links. Una selección de poemas en el portal "A media voz". La página de Valente en el Instituto Cervantes . Otra selección de poemas y un video sobre Valente .

Y para los que os gusten las fusiones, una versión orquestal del poema "Si después de morir" en la voz del cantaor Arcángel. 



miércoles, 25 de mayo de 2011

"Cuento final" de PENSANDO EN VOSOTRAS

En el Cuento final de Pensando en Vosotras, el narrador descubre que por muchas "vosotras" que hayan desfilado por el libro, hay una con la que siempre ha estado jugando al gato y al ratón; pero en otro poema anterior había dicho: recelad, que esto es poesía. Conclusión: En la poesía hay casi tanta ficción como en la vida, aunque se use para camuflar la realidad.





















CUENTO FINAL

            Tantas veces lo intentamos y tantas nos salió mal, que cada vez
            es  más difícil que este cuento tenga un final feliz.

Ya ves que en estas rimas mil veces te he citado,
tenías muchos nombres y rostros de mujeres,
pero tú y yo sabemos que un hombre enamorado,
-esté con quién esté disfrutando placeres-

sólo puede pensar en el ser adorado.
Contigo quise, amor, contar amaneceres
de noches sin final, del tiempo desbordado,
de palabras y sexo, de todos los quehaceres.

Pero la vida es corta y además es estrecha,
nuestros rumbos se cortan en momentos distintos,
si tú quieres yo no, si yo quiero tú pasas.

Con nosotros erró Cupido con su flecha;
como excusa aducimos motivos variopintos
pero cada vez son ya mucho más escasas

las posibilidades de poder ser felices
y acabar este cuento compartiendo perdices.

"Pensando en Vosotras"   Ricardo Fernández Esteban ©
 

Posdata
: Con esta entrada, agradecí vuestro apoyo en las presentaciones de este poemario en la ya lejana primavera de 2011 en Barcelona, Valencia y Madrid, que se cerraron con una fiesta final en homenaje al libro 
y sus auténticos protagonistas, "vosotros y vosotras", que espero os sintáis representados por activa o por pasiva en estos poemas.


Pura Salceda presentándome en el Ateneu de Barcelona
Aquí tenéis los poemas de este libro que he ido colgando en el blog, para los otros habrá que buscar ese antiguo poemario o preguntar al autor.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Nieves Álvarez Martín.

Entrada actualizada en enero de 2020

Nieves Álvarez, es una escritora polifacética, además de pedagoga, comisaria artística y muchas cosas más, pero en esta entrada me centraré en su poesía. Descubrí y conocí a Nieves por sus magníficos sonetos, en un grupo de Facebook de amantes del endecasílabo en el que nos cambiábamos y comentábamos poemas. Luego he sido siguiendo su trayectoria artística y he presentado alguno de sus libros. Este 15 de enero presento en Barcelona su última novela, Alicia en el país de las maravillas, estáis invitados.



INVENTARIO

Yo tenía una madre que bordaba
pañuelos en el viento
y dibujaba a lápiz
palomas mensajeras.

Un padre que estudiaba laberintos
y extraía del centro de las piedras
leones y columnas
escuelas, catedrales.

Yo tenía una caja pequeñita,
un rincón escondido,
una muñeca que sabía llorar.

Tenía un lapicero despuntado,
una caja de Alpino, un sacapuntas
de madera, un estuche de hojalata,
una pluma, un secante y un tintero,
una pizarra negra
y un cabás de cartón.

Yo tenía un amante que sabía
leer en las estrellas y en mis ojos.
Inventaba palacios de palabras
y mensajes cifrados y sabía
escribir en mi piel
la magia y la ternura.

Yo lo tenía todo:
una pradera, un río, una montaña.
incluso un pueblo entero
para mí.

Y por eso en las noches de vigilia
tengo un libro y un mundo
que no puedo olvidar.

Nieves Álvarez. Alas de Barro (2008)


HE APRENDIDO... (el poema no lleva título)

He aprendido a buscar esas palabras
que nacen en mis manos
como si fuesen líneas invisibles
que dividen el mar en dos mitades.
Palabras que desarman la tristeza
lo mismo que la lluvia y que combinan
la voz con esa música
que crece en el silencio de los versos.

He aprendido a escribir los sobresaltos
en racimos de sol,
tal vez por eso
las sombras son metáforas de luz.

Nieves Álvarez. Los íntimos secretos de la voz (2010)


Este es un soneto de los que Nieves colgaba en la red cuando nos conocimos virtualmente. 

SE ALQUILA

Alquilo el corazón. Lo vendería
si alguien me promete conservarlo,
limpiar sus vibraciones y llenarlo
de sentimientos nobles y alegría.

Lo alquilo con razón, me gustaría
que fuese mío aún y regalarlo
a todo el que quisiera enamorarlo
para vivir conmigo cada día.

Alquilarlo es seguro una locura,
pero tengo que hacerlo urgentemente
para evitar que muera de dolor.

¡Alquílalo!, es barato y su ternura
se puede demostrar perfectamente:
siempre ha vivido en brazos del amor.

Nieves Álvarez. (Soneto colgado en Facebook) 



ROTACIÓN SOBRE EL EJE Z

La vida (esa película de miedo
que cambia de escenario,
de paisajes, actores,
atrezzo, director,
y una escaleta múltiple
de fracasos y logros imposibles)
es el guión: el mismo, siempre el mismo.

Al final, muere el protagonista.

A veces, sin embargo,
las escenas ofrecen
momentos lujuriosos,
romanticismo cómplice
de errores en los versos.

Como muestra, una toma.
Comienza con un plano de recurso:
camisón en el suelo, zapatos de tacón,
botella de champán, perlas, corbata...
Imaginas un hotel en París,
joyas, dinero, lujo, sobresaltos,
amor eterno, gloria...
Plástico de felicidad, carmín, confeti.

Y finge la pantalla en su metraje,
se ríen las secuencias,
sientan plaza, hacen norma
los cánones de ritos y de cuerpos
que empalagosamente invaden la retina,
cumpliendo la canalla misión de las estatuas:
descolocar al gremio de los vivos.

Cuando vuelves a casa
vira el plano, salta lo que te espera
y todo se termina.

Sólo queda una imagen por rodar:
tu sangre salpicando la pared.

Nieves Álvarez. Tremor de polvo rojo (2018)

En este enlace un poema de Desde todos los nombres, libro que presenté yo en Barcelona en 2014, cuando tuvimos la ocasión de conocernos personalmente, dedicado a unos personajes a los que como ella dice "les robaron la vida pero nadie tiene derecho a robarles la memoria"

En esta web encontraréis amplia información sobre su obra y curriculum y os recomiendo que os perdáis por los versos de sus poemarios haciendo descubrimientos.  







lunes, 9 de mayo de 2011

¿Cuántas islas habitan el mar griego?

Esta es una pregunta que me suelen hacer en mis charlas sobre las islas griegas. Pero el número no es lo más importante, sino  poder vivirlas. ¡Será por años, no por islas, el no llegar a conocerlas todas! 


¿CUÁNTAS ISLAS HABITAN EL MAR GRIEGO?

Unos dicen que casi cuatrocientas,
otros creen que superan el millar…
Si aceptas en la cuenta a todo islote
que rompe el horizonte del azul,
yo voto por que pasan de diez mil.

Pero, ¿tiene importacia cuántas son?
Ni se trata de hacer un inventario,
ni nunca quise visitarlas todas;
además, echaría en falta años
para agotar el número de islas.

Por eso, cuando viajo lo que busco
es más profundidad que  cantidad:
conocer realmente lo que piso,
la gente que lo habita, sus costumbres,
sus montañas, sus costas y sus pueblos.

Qué nunca diga: si hoy es martes Kálimnos
y si estamos a miércoles pues Kos,
saltando de isla en isla en una búsqueda
de insustanciales récords que prescinden
el inmenso placer de residirlas.

Adendas del Dodecaneso. Ricardo Fernández Esteban ©

Nota: Kos y Kálimnos son dos cercanas islas del Dodecaneso que se pueden visitar en días sucesivos si uno busca más la cantidad que la calidad.

He recitado este poema en muchas de mis charlas sobre mis Viajes poéticos por las islas griegas, que se basan en fotos y poemas de mis libros, pero recuerdo especialmente la que hice en 2015 en la Comunitat Greca de Catalunya cuando presenté mi plaquette bilingüe "Islario de Pasiones (Νησολόγιο παθών)" traducida al griego por Maira Furnari. Ver algunos de mis poemas inspirados en Grecia en su idioma ha sido una de mis grandes ilusiones.

Adenda de mayo de 2018: Respondo a la pregunta inicial, para los que creen que el número es importante: Se dice que hay unas islas 140 habitadas, y entre 2.000 y 10.000 según sea el tamaño de lo que se considera isla o escollo en el mar.

Yo ya llevo visitadas más de 60 islas, y alguna más caerá en el viaje en velero por el sur del Dodecaneso que inicio dentro de pocos días. En el enlace anterior lo podréis seguir, así como el de del año pasado en el que visité el norte de ese archipiélago.

jueves, 5 de mayo de 2011

Jon Juaristi.

Jon Juaristi (Bilbao, 1951) es otro de los buenos poetas contemporáneos adscritos a la corriente de la poesía de la experiencia.

Hoy os copio dos poemas suyos, pero podrían ser muchos más. Podréis encontrar una selección en el portal poético "A media voz" 


ROSARIO

Yo la quería mucho, pero entonces
amar y destruir sonaban parecido,
como en los más confusos poemas de Aleixandre.
Nos casamos con otros. Tal vez así perdimos
lo mejor de la vida. Quién sabe. Hubo una noche
en que ambos acordamos que pudo ser distinto
el rumbo de esta historia de culpa y cobardía.
Se quitó el pasador de su cabello oscuro
y me lo dio al marchar, y nunca volví a verla.
Murió. No lo he sabido hasta esta tarde misma,
varios años después, en su pequeño pueblo
y frente a la serena desolación del mar.
Ahora intento evocarla, pero se desvanece:
No he encontrado siquiera su pasador de rafia.

Tiempo desapacible(1996). Jon Juaristi


LAS OLLAS DE EGIPTO

Qué inútil el recurso a los recuerdos
o al consuelo banal de otras caricias,
porque has perdido para siempre a aquélla
que devastó tu carne enamorada.

(Sólo el remordimiento prevalece).

Diario de un poeta recién cansado (1985). Jon Jauristi


Aquí tenéis una biografía y bibliografía del poeta, y si os interesa esta generación de poetas del último cuarto del siglo pasado os recomiendo: "Poesía española reciente (1980 - 2000). Edición de Juan Cano Ballesta en Cátedra.