martes, 14 de junio de 2011

Aurora Salvador. "El grito" y "Gran Hacedor"

Aurora Salvador y su poemario Sonetos intransferibles compartieron firma conmigo y mi Pensando en vosotras en la "Feria del libro" de Madrid del 2011. Aurora acababa de ganar el I Premio Juan Van-Halen de poesía con su primer libro publicado.

Me leí el libro de un tirón y me impresionó la sencillez con que escribe sus sonetos, el respeto al metro clásico y la profundidad de los temas. Fue todo un descubrimiento. 


EL GRITO

¿Lemá sabactani? (¿por qué me has desamparado?)

Pensar en ti: saber que no te tengo,
que me dejas de lado, que me niegas,
que no me reconoces, que te ciegas,
que no te importa ya si voy o vengo.

Aguanto, me reprimo, me contengo.
Es inútil pedir: nada me entregas.
Si algo brota de ti, sin más lo siegas.
Me descartas y en paz. No te convengo.

Pero hoy no puedo sofocar el grito
que se me está subiendo a la garganta
y pugna por salir, incontenible.

En la negrura atroz del infinito
rompe la oscuridad y se levanta
desesperado, agónico, terrible.


GRAN HACEDOR

Cerrar podré, pues ya va siendo hora,
este libro de versos -demasiados-
y podré descansar de mis cuidados
y hacer mil otras cosas sin demora.

Mas no seré poeta ni escritora,
si tras tantos sonetos alumbrados
no tengo para ti, recién creados,
catorce versos más. Brotan ahora.

Genio inmortal, maestro insuperable
gran hacedor de formas sorprendentes,
yo no quiero olvidarte, no, ni puedo.

Nadie podrá jamás, es impensable
por razones del todo concluyentes:
tus obras, Don Francisco de Quevedo.

"Sonetos instranferibles". Aurora Salvador Rosa.


No puedo incorporar más información de Aurora Salvador, ni recopilaciones de sus poemas colgados en la red. Lo único que he encontrado de ella en "google" han sido algunas colaboraciones docentes (es catedrática en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Cádiz) y hasta la foto la he tenido que escanear de la solapa del libro; una persona que resiste a los tentáculos de la red. Respecto a su libro, está publicado en Sial Ediciones, si os interesa buscadlo por las librerías habituales; ya sabéis de las dificultades de encontrar estos libros poéticos que normalmente se tienen que encargar.

Continuaré investigando sobre Aurora, e intentaré ampliar esta entrada con más información y recopilaciones de sus poemas.


Adenda de julio de 2018: Pues Aurora sigue sin aparecer por los buscadores y las redes sociales, lo que quizá una suerte para ella que puede continuar apartada de esta vorágine de las redes. Lo que es una pena es que no haya publicado ningún poemario más ni nos muestre algo más de su obra poética. Sólo he encontrado esta referencia en un blog de poesía en la que hay una pequeña biografía y dos poemas suyos además de los dos que ya colgué yo. Os dejo la carátula de su libro, que por desgracia ya debe de estar destalogado.

3 comentarios:

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Querido Ricardo: Me alegra ese descubrimiento tuyo. La verdad es que Aurora no se prodiga ni en la red ni en otros medios literarios. Es autora discreta y reposada. Con este primer libro suyo publicado en plena madurez se descubre un buen saber hacer y muchas cosas que decir. Es un placer leerla. Tuve la suerte de compartir ese 1º premio Juan Van-Halen con ella (nos lo dieron ex aequo) a ella por sus "Sonetos intransferibles" y a mí por mi "Butaca de entresuelo" (libro de poemas sobre películas de cine.
La conocí el día de la entrega, y es una mujer amable, algo tímida y encantadora. Hasta me dedicó un soneto jugando con mis apellidos y con el suyo. Da gusto leer sonetos tan bien escritos. Coincido contigo. Abrazos

Ricardo Fernández dijo...

Enrique, sí que me enteré de que compartisteis Premio y aprovecho para felicitarte. Realmente Aurora es una magnífica sonetista y persona discreta que no aparece en los buscadores de internet. ¿Tienes tú más poesía suya o sabes dónde se puede encontrar?
Un abrazo

Blanca. patricia Ruiz Narvaez dijo...

Como bien dices,su sencillez es tan bella,sin rebuscar palabras dice todo.El grito ,un poema para bailar,abrazados,y esperar que no te pase nunca.Gracias Ricardo.Fantastica poeta.