lunes, 27 de febrero de 2012

Jardines de Sorolla

Estas visiones poéticas de tres jardines de Sorolla que se colgaron en una temporal del Thyssen, pertenecen a mi libro digital "De museos por Madrid".

Patio Casa Sorolla
Jardín Casa Sorolla





Jardines de Sorolla, escoge entre los tres:

Dos sin salir de casa. Uno todo color,
inundación de flores sobre los azulejos,
caligrafía azul donde yacen macetas.
En el otro se impone una explosión de luz
y el color se retira tras la silla vacía,
donde espera sin prisa que retorne el pintor.

El tercero es de un viaje al jardín del Alcázar.
Aquí todo es sencillo: una pared en blanco
y un arco que refleja el cristal de una alberca;
detrás domina el verde que pintan varios árboles,
pero hay flores ocultas que pronto se abrirán.

Jardines de Sorolla que compiten y vencen.
Escoge el que prefieras, cualquiera de los tres.

De museos por Madrid. Ricardo Fernández Esteban ©


Alberca del Alcazar de Sevilla


Este poema se escribió en 2006 en la temporal Sargent y Sorolla, que se realizó en el museo Thyssen y en la sala de exposiciones de Caja Madrid. 



Adenda de septiembre de 2018: Este poemario digital "De museos por Madrid" permite ver los cuadros que inspiraron las obras. Como ya os he indicado últimamente, lleva un tiempo no disponible porque lo estoy reelaborando y actualizando. Por otros compromisos el proceso se está demorando más de la cuenta, pero en el nuevo curso prometo ponerme por la labos y reeditarlo. Ya os avisaré.

7 comentarios:

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Magnífica la conjunción con las imágenes de Sorolla. Ahora mismo estoy pendiente yo de un proyecto que tiene que ver con Sorolla. Feliz coincidencia. Gracias por tenernos informados de cuanto haces, amigo

Marta Mañes dijo...

Qué maravilla unir las dos disciplinas!!... y además junto a Sorolla. Bravo, Ricardo. Preciosa entrada.

Anónimo dijo...

Ya que decides que elijamos, me quedo con el patio de la casa. Esos colores azules, y el amarillo que da las pinceladas de luz tienen algo del patio de mi infancia, pero allí tenía una fuente y una ranita sandunguera que echaba un chorrilo de agua cantarina. Ah, estaba también sombreado de diamelas.
Precioso.
Un abrazo, Ángel

aureavicenta dijo...

Cualquiera de los tres cuadros es espléndido. La luz quedó atrapada por el genio de la pintura.
Un conjunto bien hermoso.

Unknown dijo...

Yo elijo La Alberca del Alcazar de Sevilla.Me gusta como describes.la belleza de su sencillez.Ricardo,nos mueves todos los sentidos.Gracias

Unknown dijo...

La amalgama de tus letras con la belleza de las pinturas de Sorolla, es un lujo, dices que elijamos entre las tres, yo no sabría por cual decidirme.

José Bretones dijo...

Bellos cuadros, bellos versos alejandrinos.