domingo, 7 de octubre de 2012

Singladuras

"Singladuras" forma parte de Islario de Pasiones un libro de poemas sobre la navegación por los mares e islas griegas, dudando entre el camino y el destino. El libro está disponible en papel y en digital y también en una edición bilingüe traducida al griego por Maira Fournari 

Cae la tarde en un puerto del Jónico

SINGLADURAS

Recién llegado, al fin, al pontos griego,
Eptánisa recibe al navegante. (*)

Es otro mar, es Jónico, e Ítaca
rasga con su perfil el horizonte,
pero no atracará, sólo fondea.
Muchos puentes en el azul de plata
ha de surcar su nave, y si Penélope
desespera tejiendo y destejiendo,
y escoge pretendiente, acertará.
El marino prefiere hacer camino,
el puerto es sólo unión de singladuras
y el único destino navegar.
Las odiseas han de serlo, luego
ya llegarán los tiempos del retiro,
de añoranza del mar desde la costa.

¡Ya llegarán!, repite el navegante
y jala las amarras, popa al viento.


                                           (soltando amarras)

Ricardo Fernández Esteban ©

(*) Los Aqueos, pueblo indoeuropeo que invadió Grecia el XVIII a.C., denominaban Pontos al Camino. Entonces esa palabra cambió su significado por el de Mar, ya que ese es el camino natural que une las islas. Eptánisa (las siete islas) es el nombre en griego de las islas Jónicas.

Islario al norte del Dodecaneso

La edición en lengua griega de estos poemas me hace mucha ilusión, porque es la primera vez después de escribir tanto inspirado por esas islas que lo veo publicado en su idioma. Gracias Maira por tu magnífica traducción.


Ρότες

Άρτι αφιχθείς, εν τέλει, σ’ ύδατα Ελλάδος, 
τα Επτάνησα δέχονται το ναυτίλο.
Είναι άλλος πόντος, Ιόνιο, και η Ιθάκη
τον ορίζοντα με τις γραμμές της σχίζει,
μα δεν θα δέσει εκεί, μόνο θ’ αράξει.
Πολλά λιμάνια στο ασημένιο μπλε
μέλλει να διασχίσει, κι αν η Πηνελόπη 
αποκάμει υφαίνοντας, ξεϋφαίνοντας,
και μνηστήρα επιλέξει, δεν θα σφάλλει.
Αρέσκεται ο ναύτης ν’ ανοίγει δρόμο, 
ο λιμήν είναι απλώς παράταξη από ρότες
κι ο πλους μοναδικός προορισμός.
Γι’ αυτό είναι οι οδύσσειες, κατόπι
θα ‘ρθει άμποτε ο καιρός ν’ αποσυρθείς,
απ’ την ακτή πόντο να νοσταλγήσεις.

Θα ‘ρθει! Μονολογεί ξανά ο ναυτίλος
βίρα τις άγκυρες, πρίμα τ’ αγέρι.

                                (λύνοντας κάβους…)


Ρικάρδο Φερνάντεθ Εστεβαν. Μετάφραση της Μάιρας Φουρνάρη


Οι Αχαιοί, λαός ορεσίβιος, που εισέβαλαν στην Ελλάδα περί τον 18ο αι. π.Χ. χρησιμοποιούσαν τη λέξη «Πόντος» για τον δρόμο, και αφού εγκαταστάθηκαν πια στην Ελλάδα ονόμαζαν έτσι τη θάλασσα καθώς είναι ο δρόμος που ενώνει τα νησιά.




Tengo un especial cariño por este libro inspirado en el islario griego, quizá porque manifiesta mis propias dudas: ¿Qué es mejor seguir navegando y descubriendo islas o retirarse el alguna de ellas? Dice Kavafis que lo importante es el camino, que la isla es una excusa y que hay que llegar a ella ya mayor y rico en experiencias. Quizás... pero nunca se sabe cuando es el momento...

De momento ya lo he publicado y aquí lo tenéis a un clic en papel o en digital, y si dominais el griego en la edición bilingüe publicada por la editorial griega "Días extraños / Παράξενες Μέρες".

Como todo libro tiene una gestación, quiero recordar que el 2015 ya publicamos una plaquette con 7 de estos poemas traducidos por Maira Fournari.






















5 comentarios:

Themis Papanikolopoulos dijo...

Reconoceria este paisaje con los ojos cerados!

Como no?

He visto la puesta del sol sobre el mar del golfo de Patras, cada dia de mi vida hasta los 18 años!

Ricardo Fernández dijo...

Themis, hicimos esta foto desde el puerto de Patras en un maravilloso viaje en velero desde España hasta el Egeo.

Unknown dijo...

Buenísimas tus letras!!!!

Yhedra Yhomisma dijo...

Te felicito,tanto por estos poemas de excelente métrica clásica como por el hecho de que hayas llegado a verlos traducidos a ese idioma en el que también hubiesen podido se escritos y en el que estoy segura que suenan divinamente. Me imagino la ilusión que te hace....Besos

Unknown dijo...

CAMINOS


Tengo caminos rústicos y cruentos
que funden el collado y la llanura.
Llevo en mi voz la misma tesitura
de lodazales y de pavimentos.
Caminos húmedos y polvorientos
me doman con su errante dictadura.
Soy un adicto de la singladura,
un hijo de la Rosa de los Vientos.
Mi sangre es como un mapa que contiene
recodos, derroteros, remolinos…
Hay una encrucijada en mi ADN
pletórica de rastros peregrinos.
Soy un demonio lírico que tiene
en lugar de mil venas, mil caminos.


Alexander Besú Guevara