lunes, 8 de marzo de 2021

Un año de pandemia

Un año de pandemia es mucho tiempo, y más cuando el rio de la vida se va aproximando a ese mar proceloso sin horizontes, ni islarios de refugio. Un año es mucho, y no tenemos claro cuánto más va a durar esta pandemia y lo que nos costará recuperar nuestras costumbres.


UN AÑO DE PANDEMIA

Un año sin abrazos y sin besos,
sin cenas y sin copas con amigos,
manteniendo distancias, sin mostrar
los rostros ni las almas, olvidando
nuestra forma de ser y convivir.

Un año en que perdimos allegados,
sin poder ni siquiera despedirlos,
más allá de un recuerdo por las redes
que suena a frase hecha, a burda excusa
por no poder acompañar el duelo.

Un año que reduce nuestras vidas,
en un punto del cauce muy sensible,
porque ya queda poco para un mar
de horizontes perdidos, bajo brumas
que no albergan islarios de refugio.

Un año que no acaba, que prosigue
entre nubes que ocultan aquel sol
que iluminaba rutas de ilusiones.
Será una lucha larga y, si hay victoria,
precisará perder muchas batallas.

Un año en el que el miedo se ha instalado
como clave de bóveda y la gente
se confina olvidando que la vida
es aceptar vivir burlando al riesgo,
pues no suman los tiempos de prisión.

Un año que he perdido y no sé cuántos
tendré para olvidar. No quedará
por mí el intento de empezar de nuevo,
si prosigo el camino está por ver, 
hará falta esperar a otro poema.


Ricardo Fernández Esteban ©


Esta pandemia nos ha hecho escribir bastante, sea por el tiempo de confinamiento que sufrimos o porque era algo que no preveíamos en nuestras vidas. Yo emprecé hace un año con "La humanidad pende de un virus", proseguí dia a día con las "Espinelas del confinamiento" mientras estuvimos encerrados, y creí cerrar el tema al inicio del verano con "La nueva normalidad". Desgraciadamente el problema sigue abierto y he tenido que recordar su aniversario. Espero que el proximo poema sí que cierre la serie con la vuelta a "La antigua normalidad".



Nota técnica:

Inicialmente coloqué como penúltimo verso, "si lo consigo, o no, aún no está escrito,". Este verso ha desatado la polémica en un foro poético ya que hay quien considera que "aún" siempre ha de ser bisílabo y entonces el poema se va de metro y se convierte en un difícil dodecasílabo:

si- lo- con-si-go, o- no,- a-ún- no es- es-cri-to,  - 12=(4.6.8.10.11)

Yo, y otras instituciones como el Instituto Cervantes, opinamos que una cosa es la acentuación y división ortográfica de las sílabas, y otra la fonética. Por eso, el "aún" antepuesto puede pronunciarse como átono y monosílabo:

si- lo- con-si-go, o- no,- aún- no es- es-cri-to, -  11(4.6.9.10)

Con este escandeo sería endecasílabo y para mí no hay problema en pronunciar un "aún" monosílabo. Ahora bien, es verdad que este verso tiene otros problemas: la sinalefa "consigo, o" desvirtúa bastante el significado; también la otra sinalefa "está escrito" coloca dos tónicas seguidas en 9ª y 10ª sílaba, lo que tensa el final del verso.

Por ello, y aunque sigo defendiendo al "aún" antepuesto como monosílabo por sinéresis, creo que es mejor cambiar el verso para facilitar el recitado. Porque nunca tenemos que olvidar que la poesía nunca es solo un texto escrito, como lo es la prosa, sino que precisa del recitado para que muestre toda su plenitud.



lunes, 22 de febrero de 2021

Carlos Pinto Grote

Carlos Pinto Grote (La Laguna, Tenerife 1923-2015) psiquiatra y poeta que sentía la poesía "como un medio de conocimiento de la realidad". Publicó durante más de 50 años, aquí tenéis una muestra.



Un poema de amor de su época de madurez, dedicado como él dice a su novia, mujer y amante:

NO ME DESPIERTES...

No me despiertes nunca cuando sueño contigo
antigua novia mía, mujer, esposa, amante.
Caminas por mis sueños con el amor seguro
y llevas en tus brazos mi vida, como un niño.

No me despiertes. Deja que ese prado de angustia
donde la primavera no volverá a su tiempo
florezca cada noche, cuando tú lo visitas
con tus pies encendidos y tus manos desnudas.

Déjame siempre el sueño. Acompáñame pura
en él, como la nube, como la limpia rosa
en el parco jardín que fabrica mi espera
cada noche en la noche, cada día en el día.

En el justo silencio que nace entre la niebla
de un comenzado octubre, tu voz me nombra. Y vuelvo
en la gris madrugada a sentir vivo el gozo
de tenerte completa para mí, sin las cosas,
que me roban tus horas, aire que necesito.

Deja mi sueño quieto. No rompas la ternura
que tu visita ofrece cada noche a este frío
corazón que no late si tú no estás presente,
novia mía constante, mujer, amante, Delia.

Carlos Pinto Grote. Unas cosas y otras (1974)


Y este otro de uno de sus últimos libros: "Aprendizaje del silencio" de 2003.

HACE YA DÍAS...

Hace ya días que no me vengo a ver,
porque estoy insufrible.

No sé cómo soporto el tedio visceral
en el que estoy hundido.

Por ello, hacerme una visita
puede ser una larga tortura
y prefiero olvidar la amistad que me tengo
y dedicar el tiempo
a esa mala costumbre en que consiste
la vida en relación, aquel saludo,
una conversación sobre política local
inaguantable.

Espero mejorar la próxima semana.

Entonces me diré unas cuantas verdades,
a ver si así, las cosas se componen
y vuelvo a tolerar mi compañía.


Carlos Pinto Grote. Aprendizaje del silencio (2003)


Este es el obituario que le dedicó Juan Cruz en El País. Y en la web de la Academia Canaria de la Lengua os podéis descargar un artículo de Alberto Pizarro sobre el poeta y su obra con una pequeña antología de sus textos. Por suerte, tenemos en el archivo de poetas de la web de la ACEC unos cuantos vídeos del poeta. En este nos explica su poética y sus influencias y aquí nos recita 16 de sus poemas. Os dejo los que os he copiado No me despiertes... y Hace días... , el resto los tenéis en el enlace anterior.






lunes, 8 de febrero de 2021

Yo no quiero catorce de febrero...

Se acerca ese día en que el amor se vende y se compra, como si fuera una mercancía, y a partir de una frase de una canción de Joaquín Sabina, he participado en un encuentro de sonetos. El mío ha salido un poco más largo con un seudo estrambote de cierre. Al respecto, creo que la poesía no ha de ser excluyente; todo cabe hasta los versos rimados, si no se pretende dar gato por liebre y, como en este caso, se busca la denuncia o la sonrisa.

YO NO QUIERO CATORCE DE FEBRERO

Yo no quiero catorce de febrero
que me imponga un amor de porcelana
el de una joya cursi con letrero:
“Más que ayer, pero menos que mañana”

Yo quiero pelearme cada día
y hacer las paces al caer la noche;
en vez de la meliflua poesía,
prefiero el rap con ritmo de reproche.

El amor suele ser como una guerra
en que solo se ansía conquistar
y partir de inmediato hacia otra tierra,
porque el guerrero nunca busca hogar.

Si tú quieres reinar en mi posguerra,
deberás derrotarme, ser impar:
Invítame a tu cielo,
preséntame batalla, pide duelo,
sé mucho más, mi dama del pañuelo.

Ricardo Fernández Esteban ©


En cuanto a formato, este seudosoneto empieza con tres estrofas de soneto inglés, luego en la última estrofa los dos primeros versos propongan la rima anterior y continua con un estrambote monorrimo. Una mezcla un poco frankestein que a mí no me desagrada; ya diréis qué os parece.

El poema podría inscribirse dentro de los rimados de mi antiguo libro Pensando en vosotras. El baqueteado narrador, aunque pide guerra, en realidad está suplicando que su dama deje solo de adornar su lanza con su pañuelo y baje a la arena a derrotarlo, retirándolo a la soñada posguerra. Dado que pronto se cumplirán diez años desde la edición original de ese libro, quizá sea preciso plantearse una nueva. Es conveniente que los libros tengan vida y, como los árboles, pierdan unas hojas y ganen otras. Ya os mantendré informados.

Y ya que he usado una frase del maestro Sabina, bueno será que os ponga la canción completa: "Contigo"


Aquí os dejo un enlace a la entrada que le dediqué a Joaquín Sabina con tres de sus poemas canción y a él cantándolos: A la orilla de la chimenea, Y sin embargo y Calle melancolía. ¡Que lo disfrutéis!

lunes, 25 de enero de 2021

José Ángel Cilleruelo

José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es poeta, narrador, traductor y crítico literario. Como poeta ha publicado 9 libros en los últimos 30 años, desde "Don impuro" (1989) a "Pájaros extraviados" (2019). Vamos a ver, escuchar y comentar algunos de sus poemas.


PINTURAS 1

La muchacha de ojos claros busca
encender el candil frente a las sombras.
Presiente ya el desorden de la noche
en la pereza de la luz gastada

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha.
Un arco con arenas parpadea
y destierra lo oscuro a los rincones.

Recupera la aguja, su dedal
y los trapos que arrumba en el regazo
para zurcir los antiguos remiendos.

El canto de los pájaros se ahoga
tras la ventana abierta hacia el verano.
Aunque llegara, no hablaría el tiempo.

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Como os he dicho, vamos a escuchar al poeta recitando sus poemas, porque no siempre los versos se corresponden con las paradas fonéticas que efectúa y existen versos encabalgados sin ninguna pausa fónica entre ellos, lo que es interesante de analizar. Para ello disponemos de las grabaciones efectuadas en 2017 en el Archivo de poemas de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña). Escuchemos este primer poema


En este caso, las diferencias entre renglones versales y pausas fónicas no son muy grandes. Os indico como yo lo escucho y los encabalgamientos. Estas son las paradas leves (·) y estas las más marcadas (··):

La muchacha de ojos claros (·) busca
encender el candil frente a las sombras. (··)
Presiente ya el desorden de la noche (··)
en la pereza de la luz gastada. (··)

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha. (··)
Un arco con arenas (·) parpadea
y destierra (·) lo oscuro a los rincones. (··)

Recupera la aguja, (··) su dedal (··)
y los trapos (·) que arrumba en el regazo (··)
para zurcir (·) los antiguos remiendos. (··)

El canto de los pájaros se ahoga (··)
tras la ventana (··) abierta hacia el verano. (··)
Aunque llegara, (··) no hablaría el tiempo. (··)

Hay encabalgamientos claros entre los versos 1º y 2º, 5º y 6º, y 7º y 8º. La armonía del verso no se resiente, pero los aparentes endecasílabos no siempre lo son. En el inicio, el primer verso es un decasílabo (aunque su anacrusis mantiene el ritmo binario), y los dos primeros versos, tal como los recita, a mí me parece que mantienen un ritmo bastante prosaico, diferente del resto. Los versos 5º y 6º se recitan como dos endecasílabos unidos, ayudados por el claro ritmo binario interno. Los versos 7º y 8º se recitan como tres heptasílabos. Y los dos últimos versos suenan a compuestos 5+7 de armonía similar a los endecasílabos.

Insisto en este tema porque la división en versos de un poema es más que una cuestión gráfica y opino que debería basarse en algún tipo de pausa fonética para que ese renglón se constituya en verso, salvo si existiese rima como condicionante de un final versal, que no es el caso. 

Os propongo un ejercicio práctico, escuchar este poema sin leerlo y tratad de escribirlo. Seguro que vuestra división en versos tiene que ver con las pausas fónicas del mismo y no con la representación que le da el autor. Hay que tener en cuenta que lo que manda en un poema y su cadencia de recitado no es sólo como está escrito sino sobre todo como se recita. La oralidad siempre ha sido un factor muy importante en la poesía.

Otro poema del mismo libro

TÚNELES 9

Un día escucharé hablar por radio
del amor, mientras limpio los pasillos
y gabinetes del gran edificio
de la Esperanza. Sonará la voz
desde el carro, entre paños, botes, cubos,
la voz que a todos habla del amor.
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas se alzarán las palabras
con su pequeño túnel de verdades,
con ese cosquilleo tan menudo
que da la felicidad. Y a mi hora
me iré a la calle como quien un día
sale de la maternidad y en brazos
lleva un hueco y en brazos mece un hueco. 

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Y el poeta recitándolo.


Yo lo escucho así:

Un día (·) escucharé hablar por radio (·)
del amor, (··) mientras limpio los pasillos
y gabinetes (·) del gran edificio
de la Esperanza. (··) Sonará la voz (·)
desde el carro, (··) entre paños, (·) botes, (·) cubos, (··)
la voz (·) que a todos habla del amor. (··)
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas (··) se alzarán las palabras (·)
con su pequeño túnel de verdades, (··)
con ese cosquilleo tan menudo (·)
que da la felicidad. (··) Y a mi hora (··)
me iré a la calle (·) como quien un día (··)
sale de la maternidad (··) y en brazos (··)
lleva un hueco (··) y en brazos (··) mece un hueco. (··)

El poeta sigue escribiendo aparentes versos endecasílabos, pero los recita de otra forma. Por ejemplo "del gran edificio de la esperanza", tal como se recita, es un endecasílabo impropio (acento en 5ª) repartido en el escrito entre dos versos; y "Mientras aspiro la moqueta y friego las letrinas" es un verso muy largo que, para mí, recita como un pentadecasílabo de ritmo binario (4.8.10.14).

Un último ejemplo de recitado y el poema tal como yo le escucho:



CÓMODA CON INSECTOS

Una cisterna que gotea, (··)
el hollín de la luz (·) cuando traspasa
los cristales, (··) hedor a olvido, (··)
gorjeo de una radio (·) mal

sintonizada hace tiempo, (··)
desde cuando bailábamos los sábados (·)
por la tarde en el comedor, (··)
inmortales los dos, (··) la vida. (··)

Una ventana que no encaja, (··)
dejadez y abandono en todas partes
donde mire. (··) Las emisoras

de la ciudad (·) radiaban música
la noche entera. (··) Imaginábamos, (··)
insensatos, (··) que aquel era el final. (··)

José Ángel Cilleruelo. Tapia con mirlo (2014)

En este caso el poeta separa los versos en una mezcla de endecasílabos y eneasílabos, longitudes versales que normalmente mantienen una buena armonía. Pero el poeta no sigue esa armonía con pausas versales, sino que efectúa las pausas gramaticales usuales. Por ejemplo:  "cuando traspasa los cristales" es un eneasílabo (4.8); "dejadez y abandono en todas partes donde mire" es otro largo pentadecasílabo binario (3.6.8.10.12.14) con un leve inicio mixto y "radiaban música la noche entera" un endecasílabo (2.4.8.10)

En estos análisis de ritmo me he basado en la fonética del poema. Una obra poética es la suma de un texto y unos ritmos del sonido de las palabras y si no consideramos el ritmo estaríamos hablando de prosa, aunque esta sea poética. Este es un aspecto que suele descuidarse en los comentarios poéticos de los poemas, que se centran sólo en el texto. Yo doy importancia a ambas cosas, fondo y forma, o sea texto y ritmo, y a veces me centro en el ritmo, por el citado descuido en los análisis y porque me he especializado en los estudios métricos. Para seguir estos análisis sería bueno repasar algún tratado completo de métrica. En el mío "Métrica poética del español", que podéis conseguir en el enlace anterior o directamente en Amazon, encontraréis las explicaciones teóricas y prácticas que os permitirán analizar el ritmo de los poemas.

Cilleruelo es un poeta que me gusta y me interesa mucho, y espero pronto poder dialogar con él sobre su poesía, el ritmo que cree que hay que dar a los poemas y las divisiones versales. En wikipedia podéis ver sus libros publicados y los premios que ha obtenido y os recomiendo sus blogs: 

Sortilegio. Con una antología de su obra poética
El visir de Abisinia y su apartado poético
El balcón de enfrente. Cuaderno de crítica literaria
Ventanilla de vagón. Dietario (2019-20121)




domingo, 10 de enero de 2021

Facebook censura "Hombre y mujer" de Antonio López

Este soneto es mi modo de protestar ante el bloqueo de Facebook a mi blog "La palabra es mágica", supongo que por hacer publicado una entrada con un poema inspirado en la escultura de Antonio López "Hombre y mujer", que se exhibe en el Museo Reina Sofía de Madrid. Y digo "supongo", porque Facebook no da explicaciones, se salta sus propias normas, no permite contactar con ellos y simplemente anula todas las entradas con enlaces a mi blog. Como resume el poema: "trágala y bloqueo"



FACEBOOK CENSURA "HOMBRE Y MUJER" de Antonio López

Quise hacer un poema a una escultura,
“Hombre y mujer”, desnudo realista
de Antonio López, un genial artista
al que busqué loar con mi escritura.

Pero se me interpuso la censura
con la que Facebook va de moralista
e impide que disfrute nuestra vista
de la contemplación de arte y cultura.

Permiten otras fotos cuasi porno
con poses denigrando a las mujeres,
imágenes que causan mi bochorno,
y niegan la obra magna de un museo.
Esta red no ha cumplido sus deberes,
es un trágala, chúpate el bloqueo.

Ricardo Fernández Esteban ©

Os copio el poema original dedicado a "Hombre y mujer" escrito hace bastantes años y que acabo de publicar en mi libro digital "De museos por Madrid", que permite ver las obras en que se inspiran los poemas. Aquí lo tenéis disponible en Amazon.


HOMBRE Y MUJER de Antonio López

Por despiste, salía del museo
sin haber saludado a unos amigos;
fue una suerte pasar por vuestra sala
y ver que seguís juntos, seguís siendo pareja:
“Hombre y mujer” de Antonio López.
Me habéis mirado como siempre hacéis,
con mirada infinita;
estáis iguales,
no incide el tiempo en vuestros cuerpos,
en cambio yo
antes era más joven que vosotros
y ahora soy más mayor.

De Museos por Madrid. Ricardo Fernández Esteban ©

Esta es la entrada del blog que supuestamente motivo su bloqueo  y el borrado de todas las entradas con enlaces al mismo que he hecho en los últimos 10 años. Como podéis ver, "La palabra es mágica" es un blog poético que recoge poemas míos y de más de 250 poetas en lengua española, blog que esta cercano a alcanzar el millón de visitas. Durante estos años he publicado varias veces en facebook el enlace a este poema y nunca había tenido problemas de censura. Además, las “Normas comunitarias” de Facebook son aparentemente claras; en el apartado 14. “Desnudos y actividad sexual de adultos” indica “También permitimos fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte donde se muestren figuras desnudas.” Se ve que ha cambiado el censor y este no es partidario de publicar imágenes de esta obra de arte de uno de los mejores artistas españoles exhibida en un gran museo de Madrid, en cambio cada día me llegan fotos en esa red sin ninguna calidad artística y de carácter cuasi pornográfico.

Lo peor del caso es que Facebook no da ninguna explicación ni posibilidad de dialogo y no cumple ni con sus normas sobre lo que está permitido publicar. En resumen es un trágala y "lo tomas o lo dejas". Aunque Facebook sea una red privada, por su altísimo número de participantes está ejerciendo funciones de comunicación pública y eso requiere que sus Normas sean claras, que existan sistemas de control y arbitraje sobre sus decisiones y que los Estados garanticen el cumplimiento de las mismas.


Adenda de abril de 2011: 

Tras cuatro meses, despues de no hacerme caso en los canales oficiales de reclamación, he tenido que recurrir a influencias para que Facebook abriese una investigación interna, reconociese su error (teóricamente se me acusaba de "spam"), desbloquease mi blog y repusiese mis entradas de los últimos 10 años. Aquí os lo explico en "Decíamos ayer..." 


domingo, 27 de diciembre de 2020

Jesús Aguado

Jesús Aguado (Madrid, 1961), poeta, traductor, periodista y crítico literario. Comenzó a publicar en los 80's y ganó el premio Hiperión de 1990 con Los amores imposibles. Vivió en la India y ha publicado unos diarios y antologías sobre la poesía de ese país.


ALGO DICE DE MÍ...

Algo dice de mí
la labor del orfebre,
el arcoiris doble, los anzuelos,
las diecisiete formas que tiene el esquimal de nombrar
                 a la nieve y el tibetano a la conciencia,
los pechos comparados con cúpulas o cántaros,
la barra de los bares, las películas,
los cables de la luz parcelando el paisaje,
las etimologías inventadas,
la tala de las selvas, las bombas nucleares,
la estupidez, el odio, la mentira,
el mal gusto, el dolor, las equivocaciones,
las hambrunas, las guerras,
el asombro, el camino, la retama,
la piedad, la emoción, la fiebre de un bebé,
el aguardiente, el sol, la desmemoria,
los delfines, el saxo.

(Algo dice de mí cada ser, cada cosa
que ocurre, todo dice
un aspecto de mí
                                   y lo señala,
y quiere despertarlo y que yo aprenda
a llegar hasta el nido donde incuba sus ojos,
y me invita a probarme
                                                        esos ojos,
a mirar de otro modo lo que soy.)

Algo dice de mí
el ruido, el brutal ruido
que hace casi imposible escuchar lo que dicen
de mí las cataratas o el silencio.

Jesús Aguado. "Lo que dices de mí" (2002)


NO LAMENTO TU AUSENCIA...

No lamento tu ausencia‚ no me alegro tampoco:
esta paz de tenerte como siempre en las manos
es parte de mi amor‚
de este nuevo sentido que has puesto en mis sentidos‚

y no es que estés muy lejos‚
es que madura lento lo que más nos importa
y el tiempo y el espacio son frutas delicadas·

Jesús Aguado. "Semillas para un cuerpo" (1988)


Esta es una antología de sus poemas publicada en A media voz. Además, tenemos la suerte de complementar los textos del poeta con su voz en el archivo de poetas de la ACEC. Aquí tenéis sus opiniones sobre la poesía y su poética y aquí los once poemas que recita. Como muestra el primero de ellos "El viaje7".


Como siempre, mi recomendación es ir a las fuentes, a los libros del poeta. Aquí los tenéis en todos tus libros y os dejo unas muestras de carátulas.



lunes, 14 de diciembre de 2020

Poema de Navidad, 2020

Llegan los tiempos navideños y con ellos el poema que dedico cada año a mis amigos y conocidos. No intenta ser un poema al uso y este año está mediatizado por esta pandemia que nos ha hecho replantearnos muchas cosas. Como siempre, puede pecar de utópico, pero estoy seguro de que si hay pecados, la utopía no estará en el catálogo.


POEMA DE NAVIDAD, 2020

En esta cura de humildad de descubrir
que la fragilidad del hombre es mucha,
quien se creyó que dominaba al mundo
ha sido golpeado por algo microscópico,
que se duda posea vida propia,
pero es capaz de eliminar la ajena.
En este año atípico y difícil,
las navidades lo van a ser también.

En mis poemas, hablando de estas fiestas,
he criticado mucho
al consumismo y otros “ismos”,
y a las falsas y buenas intenciones
que se quedan en poco,
en fuegos de artificio que se queman sin lumbre,
sin hogar que reúna toda la raza humana,
sin conseguir pasar de palabras a hechos.

Pero este año difícil, reconozco
que añoraré las fiestas familiares,
y el brindar con amigos cuando se acabe el año.
En este año difícil, cuando no estemos juntos,
ni compartamos uvas, ni cava, ni turrones,
y los besos y abrazos no puedan ser reales,
este año las promesas serán mucho más firmes.

Cuando le has visto al virus las múltiples orejas,
piensas en lo que importa, y en que la vida es breve
y no vale la pena quemarla en tonterías.
La lucha será dura y también será larga,
pero se hace camino soñando en el destino;
si no alcanzas la meta no debes preocuparte,
esto es una carrera de relevos,
busca otro corredor y cédele el testigo.

¡Felices navidades, aunque sean virtuales!

Ricardo Fernández Esteban ©


Aunque este años muchos brindis y abrazos deban ser virtuales, repito este con vosotros y ojalá que el próximo año nos sea mejor que éste.

Brindemos por nosotros, por la gente querida,
por familia y amigos, por los que ya no están, 
por los desconocidos, por los que no vendrán 
y porque la utopía haga mejor la vida. 



Un fuerte abrazo virtual que añora la normalidad. 

jueves, 3 de diciembre de 2020

De museos por Madrid

Acabo de publicar en Amazon mi libro de poemas "De museos por Madrid", inspirados en las obras de arte que he ido viendo allí en los últimos veinte años. El libro es digital y permite, mediante enlaces, contemplar la obras en que se inspira cada poema en las webs de los museos. Tengo por costumbre dedicar un poema a cada uno de mis libros y aquí tenéis este.


DE MUSEOS POR MADRID

Acudes al museo como un explorador
que viene de un desierto y descubre un oasis,
un cementerio vivo donde el arte se muestra,
ambrosía de dioses en boca de los hombres.

A veces te sorprenden con una “temporal”
en que otros santos campos han prestado sus obras,
y nuevos feligreses se suman a los fieles
de esos nichos de gozo, alimento del alma.

El autor es mortal, el arte no lo es,
y aquí yacen intactas, salvo alguna limpieza,
obras de muchas épocas y estilos diferentes,
expuestas al tuntún o como colección.

Yo prefiero un criterio, el gusto de un mecenas
o de un buen director, más que el libre albedrío
del almacén artístico sin orden ni concierto,
pero hasta en lo caótico encuentras los tesoros.

Tomo nota en cuadernos, cuando me hablan las obras,
de esa semilla brotan los versos de este libro,
si el fruto es excelente dad gracias al autor
y si se ha malogrado culpad al escritor.

Ricardo Fernández Esteban ©


Este libro ha tenido una larga elaboración, que no ha sido penosa sino gozosa, en mis muchas visitas cuaderno en mano a los museos aprovechando huecos en viajes de trabajo o ya con más tiempo en viajes de placer. Como os he dicho solo se edita en digital para que, a través de enlaces, se puedan ver las obras de arte.

Este libro digital está disponible clicando en Amazon. Os recomiendo leerlo en una tableta o un ordenador, en vez de un en un lector de libros electrónicos, porque las imágenes a las que podréis acceder se ven mejor en una pantalla de calidad. Todos los poemas tienen un enlace a las web de los museos correspondientes que permite ver los cuadros o esculturas en que se inspiran los poemas. El pareado en que acaba mi poema lo resume muy claro: Lo importante es acercarse a la obra y si no se ha conseguido es culpa de este escritor.

Os dejo un vídeo donde recito tres de los poemas de este libro: "Móviles" de Alexander Cálder, "Hombre y mujer" de Antonio López y "Autorretrato, 1972" de Pablo Picasso.


Ahora solo falta vuestra opinión acerca de este poemario, porque el lector siempre tiene la última palabra.

domingo, 22 de noviembre de 2020

Rafael Montesinos

Rafael Montesinos (Sevilla, 1920 - Madrid, 2005) puede definirse como un poeta sevillano y bequeriano. Tiene una amplia obra desde Balada del amor primero (1944) a La vanidad de la ceniza (2005), esta última publicada poco antes de su muerte. Dejemos hablar a los versos del poeta.


MADRIGAL DE INVIERNO

Ciudad clara, serena,
¿por qué, dime, me estás mirando ahora
con tu rostro más triste?
Si tan felices juntos fuimos siempre,
¿por qué me dejas aterido, a oscuras
el luminoso pasear de entonces?

Déjame que te limpie
esas lágrimas tuyas, esa lluvia,
ciudad mía, amor mío tan lejano.
Una caricia tuya bastaría
para salvarme, el roce de un recuerdo,
los jardines aquellos, las palmeras
meciéndose en la brisa,
a la orilla del río traicionado.
Un silencio de luz me bastaría;
aunque invernal y triste, sigues siendo
la más bella de todas.

Muéreme tú, pues yo no sé vivirme
lejos de ti,
y aunque sea entre lágrimas
—borrosa de jardines y palmeras—,
ya que llueves así, mírame al menos.

De la niebla y sus nombres (1985). Rafael Montesinos.

YO ESTOY SOLO EN LA TARDE

Yo estoy solo en la tarde. Miro lejos,
desesperadamente lejos. Quedan
por el aire las últimas palabras
de los enamorados que se alejan.
Las nubes saben dónde van, mi sombra
nunca sabrá dónde el amor la lleva.
¿Oyes pasar las nubes, dime, oyes
resbalar por el césped mi tristeza?

Nadie sabe que amo. Nadie sabe
que si llegó el amor trajo su pena.
Yo estoy sólo en la tarde y miro lejos.
No sé de dónde vienes a mis venas.

Te me vas de las manos, no del alma.
Nos separan montañas, vientos, fechas.
El amor, cuando menos lo pensamos,
se nos viste de ausencia.

Estoy en soledad. Miro a lo lejos
oscurecer la tarde y mi tristeza.
Estoy pensando en ti y estoy pensando
que acaso en soledad también me piensas.

Rafael Montesinos.


Montesinos fue un gran sonetista, aquí tenemos una muestra:

QUIÉN

¿Quién me dio este país y este momento
transitorio de un siglo a la deriva?
¿Quién me puso en la frente pensativa
esta alegría y este sufrimiento?

¿Quién dejó entre mis labios este acento
de dolor? ¿Quién me tiene en alma viva?
¿Quién decretó a la dicha fugitiva?
¿Quién al dolor -¿por qué?- lo hizo tan lento?

El alma hacia los cielos se dirige,
velocísimamente enamorada,
descarnada del cuerpo que la rige.

Pero el amor, de pronto, da la vuelta,
y el alma da en el pecho alicortada.
yo no sé quién me tiene y quién me suelta.

País de la esperanza (1955). Rafael Montesinos.


Os recomiendo este artículo de José Ángel Cilleruelo sobre La poesía de Rafael Montesinos y en A media voz podéis encontrar una antología de sus poemas. Siempre insisto en la importancia de la trasmisión oral de la palabra poética y en el Archivo Audiovisual de la ACEC encontramos una entrevista y al poeta recitando 19 de sus poemas, aquí tenéis como muestra el anterior soneto Quién. Estos vídeos se grabaron en 2002 y la voz del poeta estaba un poco deteriorada, pero siempre es bueno escuchar la obra de labios del autor.


Por suerte, tenemos los poemas de Montesinos recitados por dos magníficos rapsodas Enrique Gracia Trinidad y Andrea Navas, y al ver el vídeo descubro que recitan dos de los poemas anteriores Quién y Yo estoy solo en la tarde entre 3'30" y 5'50". En un auténtico lujo escuchar los poemas en sus voces, además Enrique es un gran poeta al que le dediqué una entrada en este blog



Me despido con una de las magníficas Soleás de Montesinos:

Lo de Dios ni Dios lo entiende,
que al par que nos da la vida
le pone fecha a la muerte.

Y solo me queda recordaros que a un autor se le lee mejor en sus libros que en algunos poemas sueltos.