jueves, 12 de agosto de 2010

Volver a Diafani

Diafani, es el pequeño puerto del norte de Karpazos en el Dodecaneso griego. Unas cuantas casas junto al mar, varias tabernas, alguna tienda que vende un poco de todo, un barco de turistas que llega desde el sur en tránsito hacia Ólimbos, la barca que te lleva a alguna cala, senderos por los acantilados y mucho tiempo para poder perderlo como nos dé la gana. 


Volver a Diafani, repetir,
olvidarse del barco de turistas
—llega a las diez y diez
y en sólo diez minutos se van en autobús—;
seguir mirando el mar o al pescador
que atraca y vende sobre el muelle;
irse en barca con Nikos o con Giorgos,
bajarse en cualquier cala en que apetezca,
tener tan sólo al mar por compañía
hasta que vuelva a recogernos
y nos devuelva al pueblo, donde ya no hay turistas;
tomar una cerveza, leer en algún bar
cenar —mirando el mar— el pescado de Pavlos;
pedir tiramissu, café y un limonchelo
en casa de Gabriela, en la Gorgona,
y allí charlar de todo y nada un poco,
en italiano, en griego, o en inglés.

Perder el tiempo, a veces, es ganarlo;
y aquí cuanto más pierdo más lo gano.

Más islas, más adendas de Grecia.
Yendo y volviendo a Kárpazos (2009)
Ricardo Fernández Esteban ©

Amanecer en Diafani, al fondo la barca de Pavlos sale de pesca

Diafani al fondo, desde el sendero a Trístomo por el acantilado
Adenda de Noviembre 2013

Lo anterior se escribió en mi primera visita, luego he ido volviendo cada año y aquí tenéis otro poema como muestra. Diafani de momento se mantiene, aunque en Septiembre de 2013 se acabó de asfaltar la carretera que la une al turístico sur de la isla, habrá que ver...

2 comentarios:

Ainaroa dijo...

Seguro que Diafanis es una preciosidad,pero más allá de la anécdota del nombre,me gusta lo que expresa el poema,ese regreso al lugar en el que sabemos que las cosas sencillas nos harán felices en ese lento discurrir del tiempo perdido ,que siempre es el mekor invertido.Un bello canto.Besos

pepa llorens llopis dijo...

Tus letras hacen hermoso lo bello!!!