domingo, 26 de mayo de 2019

Vuelvo a mi mar

Vuelvo a mi mar y durante unas semanas este blog ya no navegará sólo por la redes sino que también lo hará por las Cícladas, las reinas del Egeo, de todo eso iré hablando en una página de este blog. De momento aquí tenéis un deseo con forma de poema y la zona en la que centraré mi viaje



VUELVO A MI MAR

Vuelvo a mi mar en busca de las islas pequeñas,
las que se dejan recorrer a pie
o rodear en una corta singladura.
Islas que puedes conocer en horas
que se podrían convertir en vidas,
si supiésemos distinguir que lo importante
no es el tamaño
sino la intensidad del sentimiento.

Vuelvo en busca de los puertos minúsculos
donde conviven pescador y navegante,
y de recónditas bahías en que el sol
se pone y amanece,
sin que compartas compañía en tu fondeo.

Vuelvo a buscar la tranquila taberna

con mesas en la arena, 
donde comes del huerto, del corral,
o de la pesca que hace poco se bañaba contigo;
la que tiene de fondo
un horizonte roto por perfiles de islas 

pequeñas en tamaño y grandes en deseos.

Vuelvo a mi mar, mis islas, mis recuerdos.

Ricardo Fernandez Esteban



Las "Pequeñas Cícladas" son un subarchipiélago situado en el centro del Egeo entre Naxos, Ios y Amorgós. Las principales islas son Irakliá (18 km2), Sjinusa (8 km2), Keros (15 km2), Donussa (14 km2) y las Kufonisia: Pano (6 km2) y Kato (4 km2). Ya veis los tamaños, pero hay más islotes por donde navegar y fondear, todo depende de los vientos, los mares y los deseos. Y si no tenéis un velero disponible, siempre encontraréis algún ferry o una pequeña barca que os acerque a las islas, el resto depende de vosotros.

En este enlace encontraréis más poemas dedicados a las islas griegas, muchos de ellos de mis "Cuadernos de las islas griegas"

3 comentarios:

Silvio M. Rodríguez C. dijo...

Salud, Ricardo

Cómo se nota cuando el poeta disfruta del tema que aborda, mi estimado. Gana el lector, siempre, cuando el autor transmite pasión sin ornamentos innecesarios.

“Vuelvo a buscar la tranquila taberna
con mesas en la arena,
donde comes del huerto, del corral,
o de la pesca que hace poco se bañaba contigo;”

Ahí la seguimos, compa.
Un abrazo.

J.R.Infante dijo...

Todo lo que cantas o cuentas suena a idílico, Ricardo, así que a disfrutarlo. Un abrazo

Ricardo Fernández dijo...

Los poemas de viaje son como "escribir al natural", simplemente plasmar en el papel lo que se ve y se siente.

Un abrazo compañeros y que Eolo me conceda buenos vientos.