sábado, 15 de junio de 2013

Homenajes a Enrique Badosa por sus 90 años, su actividad literaria y su calidad humana

En junio de 2013, le rendimos un merecidísimo homenaje en la Tertulia de El Laberinto de Ariadna a Enrique Badosa (Barcelona, 1927), por sus más de 60 años de poesía. Yo tuve el honor de conducir el acto, en el que sobrevolamos sus 18 poemarios, recitando poemas Pura Salceda y Domènech Duesa. En otras entradas de este blog ya he hablado de su Obra completa y de nuestra común afición por Grecia . Baste decir que colaboramos a reconocer una obra poética excelente en forma y fondo, unida a la calidad humana de su autor. Unos amigos le dedicamos unos poemas que os trascribo.


MAESTRO DE POETAS
...Es tan de soledad el laberinto,
                                    que quisieras hallar al minotauro.

                                    Mapa de Grecia. Labrys. Enrique Badosa
 
Caballero del verso, buen amigo,
tertuliano de pro, de sobremesas
gozando de cultura en que profesas
la Gaya Ciencia a quien está contigo.
Enrique, hoy habrás sido testigo
de que este Laberinto, a tus facetas,
con ardor les dedica unas completas
que te hacen vencedor del Minotauro.
Permíte a tus discípulos el lauro
de nombrarte Maestro de Poetas.

Ricardo Fernández Esteban ©


RETRATO DE ENRIQUE BADOSA 

              “O vivir un poema o escribirlo.
                 Ambas formas de acción son vida y obra”

                 Epigramas confidenciales (Libro I-VIII). Enrique Badosa
     
Equipado de sueños, soñador,
transido de camino, caminante,
viajero fascinado y fascinante,
de las musas amado y amador.

Por la rima salvado y salvador,
navegado en el ritmo y navegante,
enfermo de belleza, delirante,
de isla en isla voraz descubridor.

Sonrisa perspicaz, porte de rey,
cálida cercanía del hermano,
guardián del arte digno y de su ley,

azote del falsete y verbo vano.
Una mezcla de Fausto y Dorian Grey,
con espada de arcángel en la mano.

Carmen Plaza  ©


 
Aquí tenéis una entrada del blog que he dedicado a Carmen Plaza 

UNAS PALABRAS CORDIALES PARA ENRIQUE BADOSA
        …Dum loquimur, fugerit invida aetas: Carpe diem, quam minimum credula postero.
                                                         (Horacio, Carmina, I, 11, 7-8)

Echo en falta tu verbo y tus palabras,
Enrique, con frecuencia. Te echo en falta.
Porque en tu poesía siempre es vísperas
y en ella está la luz que falta al día.

Caminar entre versos, entre amigos,
barajar la verdad de las palabras,
la magia y maravilla de su lámpara
es tu andadura a la intemperie libre.

Tu consejo es preludio generoso,
batea experta de buscar pepitas
de oro de poesía en el río del tiempo,
consciente de que el oro está en la búsqueda.

Cuánto nos ha enseñado Marco Aurelio:
“Embarcaste, navegaste, arribaste:
desembarca”. Cuánto tus epigramas.
Cuánto Grecia paseando por tus versos.

Cuánto los derroteros de tus mares,
tus ínsulas extrañas, barloventos,
tus canciones, tus silvas, tus baladas…,
que no…, que no daremos a las llamas.

Antes las pasaremos una y otra
vez por el corazón según el étimo
de la palabra recordar y haremos
pan de amistad y rumia de silencio.

Le pondremos tu nombre a alguna ola
y cuando caminemos por la playa
en su manual de espuma aprenderemos
versos, brisas, retornos, singladuras…

Le pondremos tu nombre a una sonrisa,
a una rosa, a un jardín, a un bibelot,
a un pájaro sin dueño, a una lluviosa
tarde de otoño en nuestra biblioteca.

Y cuando el horizonte nos rehúya
(como hace siempre) habremos comprendido
que el mar es una lágrima y que un poeta
puede meter la luna en un capazo.

Gracias por darte, poeta, en tus renglones.
Gracias por tu amistad y por tus versos.
Gracias por la acogida generosa
que haces a los poetas cervatillos.

Y gracias, finalmente, por no darnos
explicaciones de tu bilingüismo:
porque la libertad, como bien dices,
se explica por sí misma o no se explica.

Ágape de amistad es esta noche,
simposio de escandir versos y rosas
en tu homenaje, en tu horaciana copa.
Brindo por ti, poeta, y por nosotros.

José Florencio Martínez ©

Y aquí otra reseña de José Florencio Martínez,  al que ya le dediqué una entrada al cuando comenzaba este blog y otra cuando presentó su poemario Teseo no saldrá del laberinto 
   
En este enlace encontraréis un folleto que recoge la bibliografía de Enrique y una selección de poemas con una breve nota biobliográfica que realizó José Luis Giménez Frontín en el año 2006. Y en la web de Enrique Badosa hay amplia información sobre su obra, su vida literaria y selección de sus textos.

Os dejo aquí algunas fotos de ese homenaje en el Aula d'els Escriptors del Ateneu Barcelonès.

Comentando un poema con Enrique

Foto de grupo

En el Aula d'els Escriptors del Ateneu

Pura Salceda y Domènech Duesa

Adenda de Junio de 2017: El 1 de junio se le efectuó un homenaje a Enrique Badosa con motivo de sus 90 años en el Aula Capilla de la Universidad de Barcelona. Fue un acto académico que repasó durante todo el día sus múltiples facetas literarias: poeta, crítico literario, ensayista, traductor, editor, periodista, etc. y a la vez fue un acto entrañable donde sus amigos lo pudimos felicitar y compartir con él anéctotas y recuerdos, en ese maravilloso marco del patio de letras de la Universidad donde hace 7 décadas Enrique estudiaba Filosofía y Letras.

Aquí tenéis el programa del acto de homenaje y una reseña que efectuó Sergi Doria.


Con Felipe Sérvulo y Enrique Badosa
en el Patio de letras de la UB

3 comentarios:

Francesc Cornadó dijo...

Me sumo al homenaje al admirado Enrique Badosa.
Francesc Cornadó

Jesus Pardo dijo...

No conozco su poesía pero el sentido homenaje que le tributas me ha animado a rectificar mi deficiencia. Te felicito
Jesus

Carlos Becerra dijo...

Le conocí hace cuarenta años. Yo compartía con otro aficionado a la literatura ya fallecido el sueño de crear una colección de poesía y conseguimos una entrevista. Nos atendió con paciencia y generosidad. Recuerdo que se echó las manos a la cabeza cuando le adelantamos uno de los posibles nombres de la colección ("Moco de pavo"). Afortunadamente el proyecto no fructificó. Guardo un buen recuerdo de Badosa y conservo alguno de sus libros. Mis felicitaciones.