sábado, 2 de noviembre de 2013

Sombras que fueron luces

Versos escritos a vuela pluma, sin demasiada reflexión ni corrección que pueden llegar a ser un poemario o quedarse en poemas sueltos. De momento los dejo en espera, por si el tiempo y los cuidados consiguen hacer de ellos un buen vino o es mejor gastarlos en la cocina. Como siempre, vuestra opinión será bien recibida.

Respecto al contenido de este no hagáis demasiado caso. Os recuerdo que para mí  la poesía no tiene por qué ser veraz, basta con que sea verosímil. Aquí lo explico en otro poema.



SOMBRAS QUE FUERON LUCES

Tantas luces que se volvieron sombras:
Las novietas, las juergas, los amigos,
las noches que acababan siendo día,
el tabaco, las copas, la existencia
desperdiciada en una empresa absurda,
pensar que cambiaríamos el mundo
cuando al final el mundo nos cambió.
Querer iluminar esas tinieblas,
recobrar lo perdido en el camino,
parar, darse la vuelta y descubrir
que no se puede, que la vida es río
y falta poco para oler el mar.

Una luz que apagué sigue encendida:
La música brotando en tus caderas,
dos cuerpos que buscaban con premura
la afinidad en lo desconocido;
los roces, las caricias y los besos,
en ruta al esplendor del gozo mutuo.
No pregunté tu nombre al día siguiente
y dejé que te fueras sin pedirte
ni siquiera el teléfono, ¿por qué?;
quizá porque pensé que era mejor
un magnífico verso que un poema
de mil rimas en círculo vicioso.

Una sombras que inundan el presente:
El tiempo que se agota, la impotencia
de no poder leer miles de libros
ni viajar a cien fotos que seducen.
Ansia de conocer que se cercena,
horizonte a la vista, singladura
que te lleva a la Ítaca maldita,
maldita porque piensas que aún es pronto
para ese purgatorio de la espera.
Queremos que el camino sea eterno
y no lo es, el hombre es finitud,
su sino: ser un ser que no será.

Sombras que fueron luces nos persiguen,
—no hay unas sin las otras— es la vida.

Ricardo Fernández Esteban ©



Adenda de agosto del 2021: Unos años después unas cuantas vuelaplumas se ha unido a esta inicial. Los temas son muy variados, pero todas se escribieron por impulso, porque en ese momento necesitaba escribir. Aquí las tenéis.

6 comentarios:

Unknown dijo...

El juego del vivir...

Tramos dijo...

el hombre es finitud,
su sino, ser un ser que no será.

Me dejaste sin palabras, tu pusistes todas en mi....SUBLIME¡¡


Besos muchos ♥♥♥

Anónimo dijo...

Un excelente poema, donde la prosa se mantiene atando lo dulce y bello que forma parte esencial de la poesía. ¡Lo felicito Maestro por tan bellas expresiones, ricas en metáforas, que hacen realmente de las palabras sentimientos!

Unknown dijo...

SUBLIME!!!

Yhedra Yhomisma dijo...

Pues sí....creo que es uno de los territorios recurrentes para muchos de nosotros,el tiempo pasado y lo que de él quedó en forma de recuerdos ,volver hasta allí de vez en cuando es inevitable.Una cierta nostalgia también,aimpulso de esa gran embustera que es la memoria,que nos impulsa a creer que fue mejor...Espero que estos hermosos versos acaben cuajando en un estupendo poemario.Besos

Maite R. Ochotorena dijo...

Hola Ricardo, te acabo de descubrir, te he conocido a través de Linkedin, y tengo que decirte que me encanta tu sensibilidad, y tu forma de transmitirla! Un gran descubrimiento, gracias por compartir tu preciosa escritura!