sábado, 26 de septiembre de 2015

Manuel Reina

Manuel Reina Montilla (Puente Genil, Córdoba 1856 - 1905) literato y político. Precursor del modernismo, su poesía comenzó influenciada por los románticos españoles y luego derivó más hacia el parnasianismo y simbolismo francés.


CLAVELES ROJOS

Rojo clavel abierto y perfumado
ostentaba su pompa y lozanía
sobre el nítido encaje, que cubría
las gracias de tu seno cincelado.

Aquella flor de pétalo encarnado
-viva llama que aromas esparcía-
deshojéla, gozoso, en la onda fría
del champaña de espuma coronado.

Ciego de amor, la copa reluciente
del áureo vino, que al placer provoca,
apuré con afán y ansia vehemente.

Mas calmada no vi mi fiebre loca,
hasta que deshojó mi labio ardiente
el clavel encendido de tu boca.

La vida inquieta (1894). Manuel Reina


LA ESTATUA

En medio del jardín yérguese altiva,
en riquísimo mármol cincelada,
la figura de un dios de ojos serenos,
cabeza varonil y formas clásicas.
En el invierno, la punzante nieve
y el viento azotan la soberbia estatua;
pero ésta, en su actitud noble y severa,
sigue en el pedestal, augusta, impávida.
En primavera, el aureo sol le ofrece
un manto de brocado; las arpadas
aves con sus endechas la saludan;
los árboles le tejen con sus ramas
verde dosel; el cristalino estanque
la refleja en sus ondas azuladas,
y los astros colocan en su frente
una diadema de bruñida plata.
Mas la estatua impasible está en su puesto
sin cambiar la actitud ni la mirada.
¡Así el genio inmortal, dios de la tierra,
siempre blanco de envidias o alabanzas,
impávido, sereno y arrogante,
sobre las muchedumbres se levanta!


Manuel Reina


En este enlace podréis encontrar información sobre la biografía, bibliografía y una antología de su obra poética. En wikisource se puede acceder a 38 poemas suyos.


jueves, 17 de septiembre de 2015

Juan Manuel Romero


Juan Manuel Romero (Sevilla, 1974) es filólogo, profesor y periodista, y ha publicado siete libros de poemas desde 1999: Los ángeles confusos, Invitaciones sospechosas, Casa quemada, Golpes, Las invasiones, Hasta mañana y Desaparecer

Aquí tenéis una reseña de Desaparecer y uno de los poemas de ese libro.


IGUAL QUE QUIEN INJERTA

Igual que quien injerta
sobre la rama abierta el brote nuevo,
así te llevo en brazos al dormirte.
Me ha pesado entender que dando vida
estás atándote a la vida,
y creces cuando ayudas a crecer.
Cada día me ato más a ti
para que corra el tiempo por nosotros.
Te llevo en brazos
pero eres tú quien me sostiene.

Desaparecer (2014). Juan Manuel Romero.


Este otro poema es de su anterior libro Hasta mañana.

BIOPSIA

Espero el resultado
y surge la palabra aceptación.

En ella hay algo lento
que se mueve con fuerza
como savia que alcanza brotes altos.

En ella hay una luz que cuesta comprender,
lo mismo que en la ola que rompe contra el dique
y pese a ello vuelve.

Espero el resultado de la prueba
y pienso en la palabra acptación
como un punto de apoyo
                                o de partida
sin miedo al otro lado de mí mismo.

Hasta mañana (2008). Juan Manuel Romero


No he sabido encontrar, o casi no hay en la red, enlaces a antologías de sus poemas. Os dejo una a Las afinidades electivas que contiene 3 poemas. En este vídeo veréis el resumen de una lectura poética suya en el Ateneo de Granada.  
















Adenda de abril de 2018: En estos dos últimos años Juan Manuel Romero no ha publicado más libros de poesía. Os dejo otros poemas que he encontrado de sus anteriores libros: Fragmentos y Sequía y Velocidad.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Izar las velas

(Entrada modificada en X-20) Este poema "Izar las velas" forma parte de mi libro "Islario de pasiones" que he publicado la pasada primavera de 2020, pero antes  apareció en una plaquette bilingüe, del mismo título, con siete poemas míos traducidos al griego por Maira Furnari. Ya os avisaré con más detalles, pero tomad nota de que el próximo 13 de noviembre a las 18 h voy a presentarlo en el Ateneu Barcelonés (c/ Canuda, 6) junto con mi tratado "Métrica poética del español". Si podéis, será un placer veros.


IZAR LAS VELAS
para Lluís Ferrés, que inspiró y sabe hacer realidad este poema

Levar el ancla, liberar el barco,
izar las velas, atrapar la brisa
que nos regala impulso. Abrir el rumbo,
liberando la escota, hasta la aleta.
No buscar la ceñida que hoy la caña
quiere servir al viento, no enfrentarse
con él, ¿qué importa el pétalo que escoja
si cualquiera conviene de la rosa?

Dejar que el horizonte difumine
el perfil de los montes de la isla,
otros a proa esperan tu arribada
y a veces el azar y su consejo
es la mejor bitácora del viaje.
Deja en paz la electrónica y verás,
si navegas en busca de experiencias,
que la mejor escuela es la Odisea.

Es tan fértil en islas el Egeo
que breve te será la singladura;
este mar es camino de destinos
aunque dejes al viento de patrón.
Al divisar la costa evita puertos,
busca abrigo, fondea e imagínate
lo que pudo haber sido navegar
sin cartas, GPS, ni compás.

Islario de Pasiones. Ricardo Fernández Esteban ©

Este poema está dedicado a Lluís Ferrés Gurt, conocedor de las artes del navegar y amante del Egeo. Si queréis disfrutar de este Mediterráneo que une tantas culturas os recomiendo cualquiera de sus libros.



Mi poemario Islario de pasiones recorre el círculo virtuoso del navegante, que debe escoger entre el camino y el destino, entre seguir recorriendo islas o residirlas. El mar, el viento, los puertos, las islas y sus perfiles, el recuerdo de lo perdido y la esperanza de recuperarlo, le acompañan en este viaje mítico a través de archipiélagos nítidamente griegos. 


martes, 1 de septiembre de 2015

Gutierre de Cetina


Gutierre de Cetina (Sevilla 1520, Puebla - Méjico 1557). Poeta de inspiración petrarquista, también influido por Garcilaso y Ausias March. De familia noble fue militar y uno de los primeros que escribió madrigales en castellano (poemas breves amorosos que combinan endecas y heptasílabos).

Éste es su madrigal más conocido.


OJOS CLAROS SERENOS...

Ojos claros, serenos,
si de un dulce mirar sois alabados,
¿por qué si me miráis miráis airados?
Si cuanto más piadosos,
más bellos parecéis a aquel que os mira,
no me miréis con ira,
porque no parezcáis menos hermosos.
¡Ay, tormentos rabiosos!
Ojos claros, serenos,
ya que así me miráis, miradme al menos.

Gutierre de Cetina

Aquí tenéis este madrigal recitado por el gran actor Luis Prendes.



Y uno de sus sonetos 

AMOR MUEVE MIS ALAS, Y TAN ALTO

Amor mueve mis alas, y tan alto
las lleva el amoroso pensamiento,
que de hora en hora así subiendo siento
quedar mi padecer más corto y falto.

Temo tal vez mientras mi vuelo exalto,
mas llega luego a mí el conocimiento
y pruébase que es poco en tal tormento
por inmortal honor un mortal salto.

Que si otro puso al mar perpetuo nombre
do el soberbio valor le dio la muerte,
presumiendo de sí más que podía,

de mí dirán: Aquí fue muerto un hombre
que si al cielo llegar negó su suerte,
la vida le faltó, no la osadía
.

Gutierre de Cetina

En este enlace podréis encontrar una antología de sus poemas y en este otro una biografía con referencias a su obra poética.


Por si os interesa profundizar en las influencias de la poesía italiana en este poeta, os dirijo a un documentado estudio de Jesús Ponce Cárdenas, Cauces de la imitación en el Renacimiento: Gutierre deCetina y Nicolò Franco.

miércoles, 26 de agosto de 2015

Ciclando de Barcelona a la Val d'Aran

Otro año más, en el mes de Agosto, he emprendido con un grupo de amigos una ruta de montaña de varios días en bicicleta. Este año hemos salido de Barcelona y hemos llegado hasta el valle de Arán. Seis días, con más de cuatrocientos kilómetros y diez mil metros de desnivel, cruzando unos paisajes preciosos por el Pirineo, muchos de los cuales desconocía.

Como el año pasado, quiero dedicarle una vuelapluma al viaje, a mi bici y a los amigos que me han acompañado. Si defiendo que se pueden escribir poemas sobre cualquier tema, cómo no hacérselo a esta travesía, que tuvo mucha "épica" y mucha "lírica".


CICLANDO DE BCN A LA VAL D'ARAN

Vuelvo a coger la bici en plan de travesía
y salgo de mi casa con rumbo al Pirineo;
se trata de cruzar el territorio,
evitando el asfalto en lo posible,
desde mi Barcelona a mi valle de Arán.
Cuatrocientos kilómetros de ruta
y más de diez mil metros de subida
es un buen desafío, si al motor
le sobran temporadas y le falta potencia.

Pistas, senderos, ríos…
montañas que nos crecen cada año,
pendientes que te imponen, descensos que acongojan,
barro, sudor y sed… 
¿Es eso masoquismo o es placer?
Ante todo es pasión: (vehemente apetito o afición);
pero si vas al diccionario encontrarás
que es palabra compleja en sus significados,
como es el ser ciclista de montaña.

Nos entregamos mucho,
pero la bici nos devuelve mucho más:
el ciclar en equipo con amigos,
el dar y el recibir, el compartir…;
el penetrar en la naturaleza, sintiendo los paisajes
porque los ganas lentamente, metro a metro,
cuando te impulsa el combustible propio
y avanzas a tu paso sin más ruido
que el rumor de un arroyo, el silbido del viento,
o el tañer del cencerro de las vacas que pastan.

Nos da mucho el camino, mucho más que las Ítacas
y más que los kilómetros y alturas,
nos da su compañía y nos recuerda
que hemos de ser humildes y aceptar
el ritmo de las piernas y los años;
en bici la potencia no es algo que se compre,
la tienes que ganar aplicando tu esfuerzo.

Ricardo Fernández Esteban ©


Si alguno de vosotros pedalea en BTT os puedo facilitar los 6 "tracks" de esta ruta, con finales de etapa en Santa Mª de Merlès, Bagà, Gramós, Llavorsí, Espot y Viella.

Junto al Llobregat aguas arriba de Navàs 
Cruzando la riera de Merlès
Yendo hacia la Mare de Déu dels Oms
Junto al refugi de Quatrepins 
En Montgarri, entrando en la Val d'Aran
  

sábado, 15 de agosto de 2015

Bárbara Butragueño

A Bárbara Butragueño
(Madrid, 1985), abogada, ilustradora, poeta y... seguro que más cosas, la he descubierto surfeando por las redes.

No he descubierto mucho, os dejo un poema y unos enlaces, pero no he sabido encontrar nada de los últimos meses.


HAS ENTRADO EN MIS CIUDADES ARRASADAS
tanteando los objetos con tu hábil mansedumbre
y me miras como quien grita que viene en legión a hacerse himno
a romper mi fuselaje
a temblar con sus dedos la pureza que me queda.

Como si pudieras volverme cierta
me besas rompes las alambradas quemas la cáscara vacía
y hay algo de lumbre en tu mirada algo de bestia delicada 
                                                         con vocación de jungla.

Y te digo sí porque cercas el origen de las sombras
                                              y me haces agua y no desierto
porque en tu cuerpo la música es hondura
grieta entre la sal
y dices que vienes a hermanarte en mi fervor como un latido
y lo dices sin terror ni trayectoria
sin cemento ni herrumbre ni egoísmo
ni grandeza inventada ni fractura.

Pulsas mi cuerpo en su oscura transparencia
mi cuerpo sin fuego sublevado ni hueco que me nombra
y ahora limpios los establos por fin soy luz desde la luz
cadáver sin urgencia.

Tú me haces hallazgo.

Tú me haces claridad ardiendo el pulso ciego de las cosas.

Bárbara Butragueño


Esta es su web , donde podréis encontrar poemas y actividades, pero no hay entradas suyas en este año. No sé el motivo, ya que leo que tenía previsto presentar un nuevo poemario Casa útero del que no hay más noticias.

En fin, quizás vosotros o ella misma, nos pueda explicar los porqués. En este vídeo la podéis escuchar recitando No hay rumboAquí tenéis una reseña suya y aquí seis poemas . Como os he dicho no hay nada reciente, ninguna entrada de este año.



Adenda de abril 2018: Bárbara Butragueño ya ha publicado Casa útero y aquí tenéis una reseña y uno de los poemas del libro. Respecto a su web tiene pocas entradas nuevas, pero en el apartado "naufragios.diminutos" encontraréis dos poemas recitados por ella. 



domingo, 9 de agosto de 2015

Recordando Andíparos

Despotikó, Andíparos y Paros
Andíparos es una pequeña isla griega separada de su isla madre, Paros, por un canal de sólo una milla de amplitud. 

Pero más que una milla es (o era, porque todo se pierde) la diferencia entre un lugar al que ha llegado el turismo y otro que recuerda lo que en mi país perdimos hace mucho. 


CRUZANDO EL CANAL

Un canal de una milla es más que suficiente
para que aísle —nunca mejor dicho—
Andíparos de su isla madre Paros,
para reencontrar al mundo de otra época
para sentir crecer deseos de quedarse,
para cambiar el transitar por residir

y para  enraizarse contemplando
como atardece el sol frente a Despotikó.


Ricardo Fernández Esteban ©


Al sur de Andíparos hay otra isla, Despotikó, también separada por un canal pero éste sólo de poco más de cien metros, que era un paso más hacia el paraíso. Tanto que en su día no la quise pisar, por aquello de ser pronto para las Ítacas, y quizás ahora ya sea demasiado tarde. 

Despotikó al fondo, tras la capilla de Aghios Georgios




PIEDRA Y CONCHA

En el canal de Despotikó
se mecen dos barcos.

Hago saltar piedras sobre el mar
y me guardo una.

Han plantado un par de tamariscos,
la taberna es nueva
y un cartel anuncia travesías.
Recorro la playa
y cojo una concha de la orilla.

Piedra y concha para recordar
que nunca pisé Despotikó.

Ricardo Fernández Esteban ©



Entre estos dos poemas median pocos años de distancia por los alrededores del cambio de siglo, pero los cambios son rápidos y las oportunidades hay que cogerlas al vuelo. Hace años que no vuelvo a Andíparos y tendría que hacerlo para pisar Despotikó, aunque sea más tarde de cuando debí.



Una playa de Andíparos


Andíparos desde el norte

Respecto a Paros, no creáis que es una isla turística en el sentido peyorativo de la palabra. Paros tiene lugares maravillosos y allí es donde me enamoré de las islas hace ya muchos años y donde empecé a escribir mis Cuadernos de las islas griegas , lo que pasa es que llega un momento en que buscamos más el recuerdo de la juventud perdida. Os dejo unos poemas cortos sobre Lefkes un pequeño pueblo en el centro de Paros.

Por suerte, quedan muchas islas de las de la antigua época en los mares griegos, si sabemos escoger momento y lugar. Aquí tenéis unos cuantos poemas sobre las islas que he ido publicando en el blog y aquí otros sobre los mares griegos que se agrupan en un poemario en construcción titulado Islario de pasiones

domingo, 2 de agosto de 2015

Antonio Gamoneda

Antonio Gamoneda (Oviedo, 1931) es uno de los grandes poetas vivos de la lengua castellana. Él dice que su poesía es construcción del olvido, pero también lo es de la memoria por más que sea deconstruyéndola para así reelaborarla.

De su Blues Castellano, libro que suena a blues.

BLUES DEL AMO

Va a hacer diecinueve años
que trabajo para un amo.
Hace diecinueve años que me da la comida
y todavía no he visto su rostro.

No he visto al amo en diecinueve años
pero todos los días yo me miro a mí mismo
y voy sabiendo poco a poco
cómo es el rostro de mi amo.

Va a hacer diecinueve años
que salgo de mi casa y hace frío
y luego entro en la suya y me pone una luz
amarilla encima de la cabeza...

Y todo el día escribo dieciséis
y mil y dos y ya no puedo más.
Y luego salgo al aire y es de noche
y vuelvo a casa y no puedo vivir.

Cuando vea a mi amo le preguntaré
lo que son mil y dieciséis
y por qué me pone una luz encima de la cabeza.

Cuando esté un día delante de mi amo,
veré su rostro, miraré en su rostro
hasta borrarlo de él y de mí mismo.

Antonio Gamoneda. Blues castellano (1961-66), publicado en 1982 

Y no sólo suena a Blues sino que lo interpreta en blues Loquillo en su disco La vida por delante que ya os he recomendado otras veces como uno de los mejores en que se cantan poemas. Os cuelgo una versión en directo.


Otro poema más reciente de su libro Cecilia en que libera al verso de ataduras.

YO ESTARÉ EN TU PENSAMIENTO...

Yo estaré en tu pensamiento, no seré más que una sombra imprecisa;
habré existido en un instante en que la alegría y la piedad ardían en tus ojos.
Pero también quiero permanecer desconocido en ti.
Desconocido. Simplemente envuelto en tu felicidad.
Tú distraída en tu luz y yo apenas viviente en ella, y así, imperceptiblemente amado, esperar la desaparición.
Aunque quizá estamos ya separados por un hilo de sombra y cada uno está en su propia luz
y la mía es la que tú vas abandonando.

Antonio Gamoneda. Cecilia (2004) 

Pero para deconstruir y liberar al verso es necesario haberlo construido antes, y es difícil ser un buen versolibrista sin haber escrito algún buen soneto.

Y ESE DON DE MORIR...

Y este don de morir, esta potencia                        
degolladora de dolor, ¿de dónde                           
viene a nosotros? ¿En qué dios se esconde                      
esta forma siniestra de clemencia?                       

Una sola divina descendencia                  
a esta zona de sombra corresponde.                   
Si tú hablas a un dios, cuando responde                             
viene la muerte por correspondencia.                 

Si no fuera cobarde, si, más fuerte,                      
en un rayo pudiera por la boca                
expulsar este miedo de la muerte,                       

como este inmortal encadenado                           
sería puro en el dolor. ¡Oh roca,                             
mundo mío de sed, mundo olvidado!

Antonio Gamoneda. Sublevación inmóvil (1960) 


En la biblioteca Cervantes virtual  encontraréis amplia información sobre su vida y obra y una antología de sus poemas. En el artículo Antonio Gamoneda: La construcción del olvido (2011) Jorge Fernández Gonzalo (2011) profundiza en su poética; y por último, en este vídeo podréis ver al poeta recitando y comentando Edad





domingo, 26 de julio de 2015

Bernardo de Balbuena

Bernardo de Balbuena (Valdepeñas 1562, San Juan de Puesto Rico 1627), autor no demasiado conocido ni reconocido en nuestros días escribió tres largas obras poéticas Siglo de oro en las selvas de Erifile, El Bernardo y Grandeza mejicana, pero sólo os copiaré unos poemas suyos más cortos.


PERDIDO ANDO SEÑORA...

Perdido ando, señora, entre la gente
sin vos, sin mí, sin ser, sin Dios, sin vida:
sin vos porque de mí no sois servida,
sin mí porque con vos no estoy presente;

sin ser porque del ser estando ausente
no hay cosa que del ser no me despida;
sin Dios porque mi alma a Dios olvida
por contemplar a vos continuamente;

sin vida porque ausente de su alma
nadie vive, y si ya no estoy difunto
es en fe de esperar vuestra venida.

¡Oh, vos por quien perdí alegría y calma,
miradme amable y volvereisme al punto
a vos, a mí, a mi ser, mi dios, mi vida!

Bernardo de Balbuena


Este soneto, que pertenece a la égloga 5ª de su Siglo de oro en las selvas de Erifile donde lo canta el pastor Felicio, es la obra que suele aparecer asociada al autor en las antologías. Se refiere en el poema a los cinco motivos por los que anda perdido por su dama, ampliando el "sin Dios, sin vos, sin mí" de Jorge Manrique. Aunque técnicamente tiene la incorrección de repetir la rima -ida en cuartetos y tercetos, es una composición que desarrolla bien su contenido y ritmo. Hay varias versiones de este soneto y os he colocado la que recoge la Antología comentada de la poesía lírica española, que me parece la mejor en cuanto a ritmo y contenido.

La siguiente octava real trata de las cualidades que deben adornar al poeta, en las que se trasluce su oficio eclesiástico al considerar que debe ser un elegido de Dios.

No piense el ignorante vulgo vano
que hacer una canción, medir un verso
o escribir en lenguaje limpio y terso
ya le da de poeta nombre ufano.
Que sólo al que es de ingenio soberano
y en ser divino excede al universo,
cuya voz suena a más que aliento de hombre,
cuadra y no a otro la honra de este nombre.

Bernardo de Balbuena

Por si os interesa profundizar más en su vida y obra os dejo un enlace a un ensayo de Lucrecio Pérez Blanco, Bernardo de Balbuena: Innovación y magisterio en la literatura hispanoamericana de los siglos XVI y XVII; y otro a un texto de Cecilio Muñoz Fillol Bernardo de Balbuena en sus obras