domingo, 9 de mayo de 2021

Jordana Amorós

Jordana Amorós, o Yhedra Yhomisma, son seudónimos de Emilia Cebrián (Chinchilla de Montearagón, Albacete, 1950), que se define como "maestra por vocación y poeta por afición".

Jordana escribe poesía con ritmo métrico, sean versos blancos polimétricos (pero que mantienen la armonía) o sonetos desde los amorosos a los satíricos, ya que tiene un registro poético muy amplio. Es una autora a la que hay que dar más difusión, ya que su obra lo merece.



JAURÍA

Resulta imperativo
sobreponerse a todo lo inhumano:
los locos plenilunios, las lunas quebradizas, las resacas
de mil constelaciones
que devoran los sueños
y nos devuelven lívidos despojos .

Siempre hay algún ahogado conocido
para inquietar la hondura de tus charcos,
y las preguntas flotan como los peces muertos
sobre el marasmo de nuestras certidumbres.

Y luego están las horas detenidas
que se aroman de gestos y rumores
y la fidelidad con que nos siguen
por todos los rincones las ausencias.

Un día te engañaron, te dijeron
que el tiempo cauteriza.

Sobrevivir a todo
es lo que va gestando tu derrota,
mas no hay que lamentarse ni arriesgar
a la sal la mirada.

Ladra, dolor,
no cejes ...
Habrá que celebrar que cabalgamos.

Jordana Amorós


Yo siempre suelo decir que todo poeta debería escribir algún buen soneto, aunque luego derive sus formatos poéticos hacia formas más libres. Jordana tiene muchos buenos sonetos, aquí tenéis uno amoroso.

NO ROMPAS EL SILENCIO

No rompas el silencio... Permanece
callado junto a mí, que estoy callada
disfrutando este amor que dentro crece
y hablándote de amor con la mirada.

Nada digas, no rompas el hechizo
que nos envuelve, todo verbo es vano;
si ya te hablo yo cuando deslizo
con suavidad mi mano por tu mano...

Y mi respiración entrecortada
junto a la tuya es diálogo en arrullo
de dos palomas de alma enamorada.

No rompas el silencio...Ni un murmullo...
Nada estorbe la charla apasionada
entre mi amante corazón y el tuyo.

Jordana Amorós


Y para demostrar ese amplio registro que os he citado otro soneto de género satírico, este con estrambote:

BELLEZA INTEMPORAL

Mi vecina del quinto, Josefina,
se descubrió un día ante el espejo
una arruga cruzando su entrecejo
y se le puso carne de gallina.

Se dijo:" Ahhhhggg..! Ni hablar!, yo este peaje
de la vida y del tiempo, tanto estrago,
mientras me quede un euro no lo pago.
Pienso cambiar de piel como de traje."

Del lifting fue a la lipo. Todo es poco
con tal de verse guapa: la papada,
orejas, tetas, culo... ¡Qué revoco!

Ha enriquecido a todo el cuadro médico
del país y ahora, entusiasmada,
va del taxidermista al ortopédico.

No sabe que al pasar, por su expresión,
todos dicen:"¡Mirad..., Tutankamón!

Jordana Amorós


Y para acabar, este poema corto pero intenso.

OTRA COSA

Puedo darte mi piel y su calor,
mis besos codiciosos, mis caricias .

Y luego la avidez inagotable
de lava y terciopelo de mi sexo.

Darte mi intimidad ya es otra cosa...

Jordana Amorós


Jordana Amorós no ha publicado nunca un libro en papel, pero en su blog Re-Versos hay más de mil poemas suyos, o sea que tenéis dónde escoger. Además, Jordana publica en la web poética Ultraversal, de la que os he hablado otras veces, donde también participa en sus antologías. 

Respecto a la publicación en papel, aunque el mundo digital haya facilitado la difusión poética, nunca está de más algún libro físico, que nos permite acercarnos de una forma más próxima a los poemas; además, con la autopublicación los escritores lo tenemos mucho más fácil para publicar y difundir.

Para acabar, aquí os dejo dos pequeñas antologías de Jordana Amorós. Esta es de Poemas blancos polimétricos y esta otra de Sonetos

lunes, 26 de abril de 2021

Decíamos ayer...

Después de cuatro meses Facebook ha desbloqueado los enlaces a mi blog "La palabra es mágica" y ha restituido todas las entradas de los últimos 10 años que habían borrado, reconociendo que ese "castigo" se trataba de un error. No ha sido fácil, no han atendido mis reclamaciones como partícipe y cliente de esa red social, y he tenido que recurrir a influencias para que me hicieran caso. "Decíamos ayer...", pero esto debe de servirnos como ejemplo de una mala política de atención al cliente y de resolución de conflictos.



DECÍAMOS AYER…

No duró mi condena cuatro años,
ni mi destierro siete de la cátedra,
ni mucho menos soy Fray Luis o Don Miguel,
ni tampoco ocurrió la afrenta en Salamanca,
pero fue bloqueada cuatro meses
en Facebook “La palabra es mágica”.

Ahora reconocen que lo fue sin motivo,
aunque tuve que usar todas mis armas,
ya que como partícipe no me hicieron ni caso 
y obtuve por respuesta: “la callada”.
Hubo que utilizar mis influencias,
dejé de reclamar por la pantalla
y acudí a conocidos con contactos
en las altas esferas de la red mentada.

Conseguí promover una investigación interna,
y una sentencia absolutoria fue dictada:
“un falso positivo”, que en cristiano
es el reconocer que metieron la pata
en sus ciento cuarenta acusaciones
y de "spam" no hubo nada.

Pero sigo pensando que el motivo,
fue un censor puritano a cuyas enseñanzas
ofendió la escultura del gran Antonio López;
no peca lo desnudo, sino la vil mirada
de quien en vez del arte ve lascivia,
pensando que son todos de su mala calaña.
Fuese por lo que fuese, ya no hay caso,
ya puedo publicar los “links” de la bitácora
y se han vuelto a aparecer en mi perfil
los diez años de entradas que me fueron borradas.

Pasemos página: Decíamos ayer...
han vuelto los enlaces a “La palabra es mágica”.
Mas, como lo cortés no quita lo valiente,
este bardo declara que no aceptó la trágala
de la anfitriona que lo desahució,
la retó en duelo, presentó batalla
y David doblegó al gigante Goliat,
a la gran red social, la “Gran hermana”.

Ricardo Fernández Esteban ©


En la entrada que publique el 10 de enero, Facebook censura "Hombre y mujer" de Antonio López, ya denuncié este hecho y el motivo aparente que lo produjo, ya que el bloqueo y el borrado de mis entradas anteriores se produjo horas después de publicar un enlace a mi blog en que se mostraba una imagen de esta escultura de Antonio López (un desnudo de una pareja que se exhibe en el Museo Reina Sofía de Madrid). En el enlace anterior os explico con más detalle lo que ocurrió.

Facebook no me indicó específicamente por qué bloqueaba la colocación de enlaces a este blog en mis entradas, sino que eso ocurrió a la vez que me enviaba en un día 140 mensajes diciendo que diferentes entradas mías "infringían sus normas sobre spam", pero me seguía permitiendo efectuar entradas sin enlaces al blog. O sea, que lo castigado parecía ser el blog.

Intenté pedir aclaraciones a través de los conductos que tiene establecido Facebook para resolver incidencias, pero se me dio "la callada" por respuesta a todos mis mensajes. El único paso posible era apelar al "Consejo asesor de contenido" de Facebook que es un organismo mundial formado por expertos, independiente de Facebook, que puede tomar decisiones independientes y vinculantes; pero para ello era preciso "haber solicitado que Facebook revise su decisión de contenido y haber recibido una decisión final" y Facebook no contestaba a mis reclamaciones. Como veis una situación kafkiana y sin solución a través de los conductos establecidos por Facebook.

Por suerte, recordé que un conocido tenía relaciones con altas instancias europeas de esta red, le aporté documentación y le pedí el favor de que la hiciese llegar y les explicase la situación. Se inició una investigación interna y el resultado fue que había sido un error de Facebook (un "falso positivo") y que yo "no había violado nunca sus políticas"; por lo que me pidieron disculpas y el pasado 22 de abril desbloquearon mi blog y restituyeron las miles de entradas de los últimos diez años que contenían enlaces al blog y que habían desaparecido de mi perfil.

Todo ha vuelto a la normalidad y ya puedo publicar en Facebook con enlaces a este blog, pero se ha demostrado que esa red social no tiene los canales ni controles de calidad precisos para resolver las incidencias con sus partícipes y clientes. Yo he tenido que batallar infructuosamente por los canales habituales y recurrir a contactos directos para resolver esta injusta situación.

"Decíamos ayer...", pero que conste en acta. Y como a uno le gusta poner en verso todo tipo de temas, he escrito esos polimétricos arromanzados, con alguna consonancia de más. Todo sea por las licencias poéticas y la satisfacción de haber conseguido hacer valer la verdad.



lunes, 19 de abril de 2021

Sant Jordi y mis libros

El día de San Jordi, las calles de Barcelona se llenaban de libros y de rosas, y los autores vendíamos y firmábamos nuestras novedades a amigos o paseantes que se interesaban. Ahora la pandemia ha confinado la fiesta, en especial para los que nos autoeditamos, y tenemos que presentar los libros por las redes y ofrecerlos en Amazon. Aquí tenéis los libros del último año a un precio especial durante la semana de Sant Jordi.


OTRO SANT JORDI CONFINADO

La fiesta de Sant Jordi, era ese día
en que calles y plazas rebosaban
de libros y de rosas, de palabras y aromas
que unen los amigos y renuevan amores;
pero en plena pandemia, la libertad enferma
y este año Sant Jordi vuelve a estar confinado.

Intentan que se salve la parte comercial,
olvidando que el alma, el núcleo de la fiesta,
era reencontrarse autores y lectores,
compartir novedades, fundirse en un abrazo,
dedicarles el libro y pedirles su crítica.
Porque un libro precisa la opinión constructiva,
porque un libro no es nada
si nadie lo comenta, si nadie lo hace suyo.

Otra vez los autores usaremos las redes,
—redes que poco atrapan—,
y ventas virtuales que ocultan sentimientos
y que llegan a lomos de cualquier mensajero.
Algo es menos que nada, pero sigo debiendo
a todos mis amigos presentaros los libros,
escuchar comentarios, charlar de todo un poco,
y brindar por nosotros entre abrazos y besos.

Ricardo Fernández Esteban ©


Voy a grabar unos vídeos, que se colgarán en YouTube, donde os presentaré los libros, aunque en Amazon ya he incluido unas sinopsis de cada uno. Aquí os los recuerdo.

Islario de Pasiones: es un libro de poemas inspirado en los mares e islas griega y la pasión entre navegarlos y habitarlas. En este enlace lo tenéis a un clic en papel en Amazon y en digital en Amazon. Aquí os explico de qué va.

De museos por Madrid: un libro de poemas inspirados en pinturas de los museos de Madrid. Está disponible en formato digital en Amazon, porque así se pueden ver los cuadros en sus museos clicando en los enlaces de cada poema. Aquí os lo explico un poco más.

Métrica poética del español: es un tratado de métrica que explica, con muchos ejemplos, como se construyen los ritmos poéticos de los poemas y las características que los distinguen de la prosa. Aquí lo tenéis en papel en Amazon y aquí os explico de qué va.


miércoles, 7 de abril de 2021

Alberto Blanco

Alberto Blanco (Ciudad de México, 1951) es un conocido poeta mejicano, aunque no siempre los hablantes del español en uno y otro lado del Atlántico nos comunicamos lo suficiente. Este blog entona su "mea culpa" particular y quiere dar más presencia a los autores latinoamericanos. Blanco además de poeta es ensayista y traductor, y cursó química y estudios orientales, un buen cóctel del que destila su buena obra poética.


NOSTALGIA

Allí está el cielo: ahora veo.

Allí está el cielo abierto
esperando por lo mejor de mí.

Atrás quedan los padres
los amigos, los consejos…

Los juguetes soñados en la infancia,
el árbol de los deseos,
la noche al fondo de la alberca,
el parque del primer beso.

Lo veo todo a la distancia
como un cuerpo que se despierta
al fondo de un paisaje.
Lo veo como si no fuera cierto.

Hemos venido a la vida
a despedirnos de todo lo que amamos,
de aquello que nos fue dado,
de todos los que queremos.

Pero justamente allí está el cielo.

Alberto Blanco


Otro poema, este de su antología "Solo el anhelo" publicada en 2018 por Pretextos.

LA GRAN ILUSIÓN

No es lo mismo mentir diciendo la verdad
que decir la verdad con la mentira.

El uso del lenguaje
es como un toma y daca
que regala lo mismo que nos quita.

Diferente es el uso poético
que inspira a decir la verdad sin ofender a nadie,
sin fingir, sin ser parcial,
sin complicar el verbo sin motivo.

Pero una cosa es ser,
y otra es hacer,
y otra cosa muy distinta es ser distinto…

Y si resulta imposible ser neutral
habrá que ser —al menos— positivo.

Alberto Blanco. Solo el anhelo (2018)


Este último poema lo poemos escuchar en la voz de su autor a partir del minuto segundo del vídeo de Poesía recitada dedicado a él. Ya sabéis que yo defiendo la oralidad en la poesía como un complemento indispensable del texto y que nos ayuda a descubrir los ritmos que distinguen al poema de la prosa.


En wikipedia hay una completa referencia a su bibliografía. En estos enlaces encontraréis dos pequeñas antologías de sus poemas publicadas en "Letralia" y en "Círculo de poesía". Y aquí una amplia entrevista de Kimberly Eherenmam, publicada en FRACTAL en 1998, donde explica su poética y se habla de sus libros de poesía. Pero como siempre, lo mejor es ir a las fuentes, o sea a los libros del autor.




lunes, 22 de marzo de 2021

Antonio Jiménez-Millán

Antonio Jiménez-Millán (Granada, 1954) es catedrático de Literatura Románica en la Universidad de Málaga y buen poeta de largo recorrido, desde sus inicios donde colaboró con colegas que ya han aparecido en este blog como Justo Navarro, Luis García Montero o Javier Egea. Empecemos con un poema de su último libro.


 
TREINTA AÑOS DESPUÉS  (a Jaime Gil de Biedma)

Mantener la distancia es un aprendizaje
que cuesta muchos años y algunas decepciones.
Lo insinuaba él con su voz grave,
hablando de Galdós, de Eliot, de Oscar Wilde,
o del viejo poema provenzal
que le sirvió para escribir su Albada.
Había que aprender también de los silencios
y de las reticencias, sobre todo.

Nos dejó la leyenda
de aquel sótano oscuro en calle Muntaner
y las conversaciones entre el alcohol y el humo,
pero las copas de la madrugada
no eran para él una forma de olvido,
sino un refugio astuto
para no soportar majaderías.

Mantener la distancia es un aprendizaje.
Lejos de la efusión sentimental
de los más jóvenes, no me queda nostalgia
de la promiscuidad.
Tampoco me seducen como antes
las noches de aventura en sórdidos hoteles
ni los amaneceres en la playa,
los amores difíciles que ya son imposibles.
Aunque el deseo, a veces, despliega sus fantasmas.

Ahora todo está mucho más claro:
en la vida y en la literatura
hay que saber guardar distancias,
no creerse los fuegos de artificio.

Antonio Jiménez-Millán (Biología, historia, 2018)


Este otro es de su libro Clandestinidad de 2011.

RIADA

Así termina a veces el amor.
Una corriente turbia lleva fotos antiguas,
muñecas sin vestido,
muebles desvencijados.
No se notan las grietas al principio,
pero el muro es más débil cada día.
Y de pronto el silencio
se parece a una nube de tormenta,
y el futuro les dice que ya es tarde,
que van a la deriva
sentimientos mezclados con el barro,
afectos y traiciones
hundiéndose en un mar color de olvido.

Antonio Jiménez-Millán (Clandestinidad, 2011)

Para complentar los textos tenemos la suerte de poder escuchar al poeta en el Archivo Audiovisual de la ACEC. Aquí lo tenéis recitando 14 poemas de este libro Clandestinidad. Os dejo un enlace al que da título al libro


En la web Poetas del siglo XXI, podéis encontar unos cuantos de sus poemasEste es un enlace a una entrevista en Diario 16 a raíz de la publicación de su último poemario “Biografía, Historia” y en este otra entrevista en "Pez Magazine"  de cuando publicó su antología "Ciudades".

Peo como siempre, lo más importante es acudir a las fuentes, a la obra del autor. Aquí tenéis una muestra y cómo conseguirlos.


lunes, 8 de marzo de 2021

Un año de pandemia

Un año de pandemia es mucho tiempo, y más cuando el rio de la vida se va aproximando a ese mar proceloso sin horizontes, ni islarios de refugio. Un año es mucho, y no tenemos claro cuánto más va a durar esta pandemia y lo que nos costará recuperar nuestras costumbres.


UN AÑO DE PANDEMIA

Un año sin abrazos y sin besos,
sin cenas y sin copas con amigos,
manteniendo distancias, sin mostrar
los rostros ni las almas, olvidando
nuestra forma de ser y convivir.

Un año en que perdimos allegados,
sin poder ni siquiera despedirlos,
más allá de un recuerdo por las redes
que suena a frase hecha, a burda excusa
por no poder acompañar el duelo.

Un año que reduce nuestras vidas,
en un punto del cauce muy sensible,
porque ya queda poco para un mar
de horizontes perdidos, bajo brumas
que no albergan islarios de refugio.

Un año que no acaba, que prosigue
entre nubes que ocultan aquel sol
que iluminaba rutas de ilusiones.
Será una lucha larga y, si hay victoria,
precisará perder muchas batallas.

Un año en el que el miedo se ha instalado
como clave de bóveda y la gente
se confina olvidando que la vida
es aceptar vivir burlando al riesgo,
pues no suman los tiempos de prisión.

Un año que he perdido y no sé cuántos
tendré para olvidar. No quedará
por mí el intento de empezar de nuevo,
si prosigo el camino está por ver, 
hará falta esperar a otro poema.


Ricardo Fernández Esteban ©


Esta pandemia nos ha hecho escribir bastante, sea por el tiempo de confinamiento que sufrimos o porque era algo que no preveíamos en nuestras vidas. Yo emprecé hace un año con "La humanidad pende de un virus", proseguí dia a día con las "Espinelas del confinamiento" mientras estuvimos encerrados, y creí cerrar el tema al inicio del verano con "La nueva normalidad". Desgraciadamente el problema sigue abierto y he tenido que recordar su aniversario. Espero que el proximo poema sí que cierre la serie con la vuelta a "La antigua normalidad".



Nota técnica:

Inicialmente coloqué como penúltimo verso, "si lo consigo, o no, aún no está escrito,". Este verso ha desatado la polémica en un foro poético ya que hay quien considera que "aún" siempre ha de ser bisílabo y entonces el poema se va de metro y se convierte en un difícil dodecasílabo:

si- lo- con-si-go, o- no,- a-ún- no es- es-cri-to,  - 12=(4.6.8.10.11)

Yo, y otras instituciones como el Instituto Cervantes, opinamos que una cosa es la acentuación y división ortográfica de las sílabas, y otra la fonética. Por eso, el "aún" antepuesto puede pronunciarse como átono y monosílabo:

si- lo- con-si-go, o- no,- aún- no es- es-cri-to, -  11(4.6.9.10)

Con este escandeo sería endecasílabo y para mí no hay problema en pronunciar un "aún" monosílabo. Ahora bien, es verdad que este verso tiene otros problemas: la sinalefa "consigo, o" desvirtúa bastante el significado; también la otra sinalefa "está escrito" coloca dos tónicas seguidas en 9ª y 10ª sílaba, lo que tensa el final del verso.

Por ello, y aunque sigo defendiendo al "aún" antepuesto como monosílabo por sinéresis, creo que es mejor cambiar el verso para facilitar el recitado. Porque nunca tenemos que olvidar que la poesía nunca es solo un texto escrito, como lo es la prosa, sino que precisa del recitado para que muestre toda su plenitud.



lunes, 22 de febrero de 2021

Carlos Pinto Grote

Carlos Pinto Grote (La Laguna, Tenerife 1923-2015) psiquiatra y poeta que sentía la poesía "como un medio de conocimiento de la realidad". Publicó durante más de 50 años, aquí tenéis una muestra.



Un poema de amor de su época de madurez, dedicado como él dice a su novia, mujer y amante:

NO ME DESPIERTES...

No me despiertes nunca cuando sueño contigo
antigua novia mía, mujer, esposa, amante.
Caminas por mis sueños con el amor seguro
y llevas en tus brazos mi vida, como un niño.

No me despiertes. Deja que ese prado de angustia
donde la primavera no volverá a su tiempo
florezca cada noche, cuando tú lo visitas
con tus pies encendidos y tus manos desnudas.

Déjame siempre el sueño. Acompáñame pura
en él, como la nube, como la limpia rosa
en el parco jardín que fabrica mi espera
cada noche en la noche, cada día en el día.

En el justo silencio que nace entre la niebla
de un comenzado octubre, tu voz me nombra. Y vuelvo
en la gris madrugada a sentir vivo el gozo
de tenerte completa para mí, sin las cosas,
que me roban tus horas, aire que necesito.

Deja mi sueño quieto. No rompas la ternura
que tu visita ofrece cada noche a este frío
corazón que no late si tú no estás presente,
novia mía constante, mujer, amante, Delia.

Carlos Pinto Grote. Unas cosas y otras (1974)


Y este otro de uno de sus últimos libros: "Aprendizaje del silencio" de 2003.

HACE YA DÍAS...

Hace ya días que no me vengo a ver,
porque estoy insufrible.

No sé cómo soporto el tedio visceral
en el que estoy hundido.

Por ello, hacerme una visita
puede ser una larga tortura
y prefiero olvidar la amistad que me tengo
y dedicar el tiempo
a esa mala costumbre en que consiste
la vida en relación, aquel saludo,
una conversación sobre política local
inaguantable.

Espero mejorar la próxima semana.

Entonces me diré unas cuantas verdades,
a ver si así, las cosas se componen
y vuelvo a tolerar mi compañía.


Carlos Pinto Grote. Aprendizaje del silencio (2003)


Este es el obituario que le dedicó Juan Cruz en El País. Y en la web de la Academia Canaria de la Lengua os podéis descargar un artículo de Alberto Pizarro sobre el poeta y su obra con una pequeña antología de sus textos. Por suerte, tenemos en el archivo de poetas de la web de la ACEC unos cuantos vídeos del poeta. En este nos explica su poética y sus influencias y aquí nos recita 16 de sus poemas. Os dejo los que os he copiado No me despiertes... y Hace días... , el resto los tenéis en el enlace anterior.






lunes, 8 de febrero de 2021

Yo no quiero catorce de febrero...

Se acerca ese día en que el amor se vende y se compra, como si fuera una mercancía, y a partir de una frase de una canción de Joaquín Sabina, he participado en un encuentro de sonetos. El mío ha salido un poco más largo con un seudo estrambote de cierre. Al respecto, creo que la poesía no ha de ser excluyente; todo cabe hasta los versos rimados, si no se pretende dar gato por liebre y, como en este caso, se busca la denuncia o la sonrisa.

YO NO QUIERO CATORCE DE FEBRERO

Yo no quiero catorce de febrero
que me imponga un amor de porcelana
el de una joya cursi con letrero:
“Más que ayer, pero menos que mañana”

Yo quiero pelearme cada día
y hacer las paces al caer la noche;
en vez de la meliflua poesía,
prefiero el rap con ritmo de reproche.

El amor suele ser como una guerra
en que solo se ansía conquistar
y partir de inmediato hacia otra tierra,
porque el guerrero nunca busca hogar.

Si tú quieres reinar en mi posguerra,
deberás derrotarme, ser impar:
Invítame a tu cielo,
preséntame batalla, pide duelo,
sé mucho más, mi dama del pañuelo.

Ricardo Fernández Esteban ©


En cuanto a formato, este seudosoneto empieza con tres estrofas de soneto inglés, luego en la última estrofa los dos primeros versos propongan la rima anterior y continua con un estrambote monorrimo. Una mezcla un poco frankestein que a mí no me desagrada; ya diréis qué os parece.

El poema podría inscribirse dentro de los rimados de mi antiguo libro Pensando en vosotras. El baqueteado narrador, aunque pide guerra, en realidad está suplicando que su dama deje solo de adornar su lanza con su pañuelo y baje a la arena a derrotarlo, retirándolo a la soñada posguerra. Dado que pronto se cumplirán diez años desde la edición original de ese libro, quizá sea preciso plantearse una nueva. Es conveniente que los libros tengan vida y, como los árboles, pierdan unas hojas y ganen otras. Ya os mantendré informados.

Y ya que he usado una frase del maestro Sabina, bueno será que os ponga la canción completa: "Contigo"


Aquí os dejo un enlace a la entrada que le dediqué a Joaquín Sabina con tres de sus poemas canción y a él cantándolos: A la orilla de la chimenea, Y sin embargo y Calle melancolía. ¡Que lo disfrutéis!

lunes, 25 de enero de 2021

José Ángel Cilleruelo

José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es poeta, narrador, traductor y crítico literario. Como poeta ha publicado 9 libros en los últimos 30 años, desde "Don impuro" (1989) a "Pájaros extraviados" (2019). Vamos a ver, escuchar y comentar algunos de sus poemas.


PINTURAS 1

La muchacha de ojos claros busca
encender el candil frente a las sombras.
Presiente ya el desorden de la noche
en la pereza de la luz gastada

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha.
Un arco con arenas parpadea
y destierra lo oscuro a los rincones.

Recupera la aguja, su dedal
y los trapos que arrumba en el regazo
para zurcir los antiguos remiendos.

El canto de los pájaros se ahoga
tras la ventana abierta hacia el verano.
Aunque llegara, no hablaría el tiempo.

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Como os he dicho, vamos a escuchar al poeta recitando sus poemas, porque no siempre los versos se corresponden con las paradas fonéticas que efectúa y existen versos encabalgados sin ninguna pausa fónica entre ellos, lo que es interesante de analizar. Para ello disponemos de las grabaciones efectuadas en 2017 en el Archivo de poemas de la ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña). Escuchemos este primer poema


En este caso, las diferencias entre renglones versales y pausas fónicas no son muy grandes. Os indico como yo lo escucho y los encabalgamientos. Estas son las paradas leves (·) y estas las más marcadas (··):

La muchacha de ojos claros (·) busca
encender el candil frente a las sombras. (··)
Presiente ya el desorden de la noche (··)
en la pereza de la luz gastada. (··)

Toma la vela con la mano izquierda
y dirige la llama hacia la mecha. (··)
Un arco con arenas (·) parpadea
y destierra (·) lo oscuro a los rincones. (··)

Recupera la aguja, (··) su dedal (··)
y los trapos (·) que arrumba en el regazo (··)
para zurcir (·) los antiguos remiendos. (··)

El canto de los pájaros se ahoga (··)
tras la ventana (··) abierta hacia el verano. (··)
Aunque llegara, (··) no hablaría el tiempo. (··)

Hay encabalgamientos claros entre los versos 1º y 2º, 5º y 6º, y 7º y 8º. La armonía del verso no se resiente, pero los aparentes endecasílabos no siempre lo son. En el inicio, el primer verso es un decasílabo (aunque su anacrusis mantiene el ritmo binario), y los dos primeros versos, tal como los recita, a mí me parece que mantienen un ritmo bastante prosaico, diferente del resto. Los versos 5º y 6º se recitan como dos endecasílabos unidos, ayudados por el claro ritmo binario interno. Los versos 7º y 8º se recitan como tres heptasílabos. Y los dos últimos versos suenan a compuestos 5+7 de armonía similar a los endecasílabos.

Insisto en este tema porque la división en versos de un poema es más que una cuestión gráfica y opino que debería basarse en algún tipo de pausa fonética para que ese renglón se constituya en verso, salvo si existiese rima como condicionante de un final versal, que no es el caso. 

Os propongo un ejercicio práctico, escuchar este poema sin leerlo y tratad de escribirlo. Seguro que vuestra división en versos tiene que ver con las pausas fónicas del mismo y no con la representación que le da el autor. Hay que tener en cuenta que lo que manda en un poema y su cadencia de recitado no es sólo como está escrito sino sobre todo como se recita. La oralidad siempre ha sido un factor muy importante en la poesía.

Otro poema del mismo libro

TÚNELES 9

Un día escucharé hablar por radio
del amor, mientras limpio los pasillos
y gabinetes del gran edificio
de la Esperanza. Sonará la voz
desde el carro, entre paños, botes, cubos,
la voz que a todos habla del amor.
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas se alzarán las palabras
con su pequeño túnel de verdades,
con ese cosquilleo tan menudo
que da la felicidad. Y a mi hora
me iré a la calle como quien un día
sale de la maternidad y en brazos
lleva un hueco y en brazos mece un hueco. 

José Ángel Cilleruelo. (Formas débiles, 2004)

Y el poeta recitándolo.


Yo lo escucho así:

Un día (·) escucharé hablar por radio (·)
del amor, (··) mientras limpio los pasillos
y gabinetes (·) del gran edificio
de la Esperanza. (··) Sonará la voz (·)
desde el carro, (··) entre paños, (·) botes, (·) cubos, (··)
la voz (·) que a todos habla del amor. (··)
Mientras aspiro la moqueta y friego
las letrinas (··) se alzarán las palabras (·)
con su pequeño túnel de verdades, (··)
con ese cosquilleo tan menudo (·)
que da la felicidad. (··) Y a mi hora (··)
me iré a la calle (·) como quien un día (··)
sale de la maternidad (··) y en brazos (··)
lleva un hueco (··) y en brazos (··) mece un hueco. (··)

El poeta sigue escribiendo aparentes versos endecasílabos, pero los recita de otra forma. Por ejemplo "del gran edificio de la esperanza", tal como se recita, es un endecasílabo impropio (acento en 5ª) repartido en el escrito entre dos versos; y "Mientras aspiro la moqueta y friego las letrinas" es un verso muy largo que, para mí, recita como un pentadecasílabo de ritmo binario (4.8.10.14).

Un último ejemplo de recitado y el poema tal como yo le escucho:



CÓMODA CON INSECTOS

Una cisterna que gotea, (··)
el hollín de la luz (·) cuando traspasa
los cristales, (··) hedor a olvido, (··)
gorjeo de una radio (·) mal

sintonizada hace tiempo, (··)
desde cuando bailábamos los sábados (·)
por la tarde en el comedor, (··)
inmortales los dos, (··) la vida. (··)

Una ventana que no encaja, (··)
dejadez y abandono en todas partes
donde mire. (··) Las emisoras

de la ciudad (·) radiaban música
la noche entera. (··) Imaginábamos, (··)
insensatos, (··) que aquel era el final. (··)

José Ángel Cilleruelo. Tapia con mirlo (2014)

En este caso el poeta separa los versos en una mezcla de endecasílabos y eneasílabos, longitudes versales que normalmente mantienen una buena armonía. Pero el poeta no sigue esa armonía con pausas versales, sino que efectúa las pausas gramaticales usuales. Por ejemplo:  "cuando traspasa los cristales" es un eneasílabo (4.8); "dejadez y abandono en todas partes donde mire" es otro largo pentadecasílabo binario (3.6.8.10.12.14) con un leve inicio mixto y "radiaban música la noche entera" un endecasílabo (2.4.8.10)

En estos análisis de ritmo me he basado en la fonética del poema. Una obra poética es la suma de un texto y unos ritmos del sonido de las palabras y si no consideramos el ritmo estaríamos hablando de prosa, aunque esta sea poética. Este es un aspecto que suele descuidarse en los comentarios poéticos de los poemas, que se centran sólo en el texto. Yo doy importancia a ambas cosas, fondo y forma, o sea texto y ritmo, y a veces me centro en el ritmo, por el citado descuido en los análisis y porque me he especializado en los estudios métricos. Para seguir estos análisis sería bueno repasar algún tratado completo de métrica. En el mío "Métrica poética del español", que podéis conseguir en el enlace anterior o directamente en Amazon, encontraréis las explicaciones teóricas y prácticas que os permitirán analizar el ritmo de los poemas.

Cilleruelo es un poeta que me gusta y me interesa mucho, y espero pronto poder dialogar con él sobre su poesía, el ritmo que cree que hay que dar a los poemas y las divisiones versales. En wikipedia podéis ver sus libros publicados y los premios que ha obtenido y os recomiendo sus blogs: 

Sortilegio. Con una antología de su obra poética
El visir de Abisinia y su apartado poético
El balcón de enfrente. Cuaderno de crítica literaria
Ventanilla de vagón. Dietario (2019-20121)