Mostrando entradas con la etiqueta Mi Metapoesía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Mi Metapoesía. Mostrar todas las entradas

martes, 16 de abril de 2019

Republicar un libro ha de ser un festín

Mi libro de minirrelatos Cuentas de Cuentos, vuelve a estar disponible en digital en cuatro plataformas donde lo podéis adquirir por 2,99 € y un toque de clic: Amazon, Apple Books, Google Play y Rakuten Kobo.

Cuando publiqué en papel le dediqué un poema y una fiesta, y no quiero ahora ser menos. Aquí está el bando poético, y la fiesta de momento será digital, pero ya se me ocurrirá algo.

En este vídeo tenéis unas pinceladas sobre de qué va el libro y aquí más información de Cuentas de Cuentos, dos cuentas y los enlaces a la compra digital. Ahora sólo falta que os guste.


REPUBLICAR UN LIBRO HA DE SER UN FESTÍN ("Bando")

republicarlo es más, ha de ser un "festín".
Y aquí me asaltan dudas de filólogo,
¿por qué termina en “-in”, que es un diminutivo,
si el diccionario lo define como "espléndido"?
Será que las palabras, por ser mágicas,
a veces hacen guiños a su origen.

Pero vuelvo al inicio de este bando
que anuncia que mi libro,
—breves minirrelatos con ligeras imágenes—
ya están en digital y allí os esperan
Los formatos conviven, las pantallas
no han de ser enemigas del papel,
todo tiene momento, todo tiene ocasión,
y lo importante es dar alternativas.

hicimos una fiesta literaria,
con palabras e imágenes, con la magia del baile,
y el tomarse una copa con un montón de amigos.
Tengo gratos recuerdos, pero también me duele
que con mucha otra gente no pudiese brindar:
problemas de distancias que en la red
tienen fácil remedio al alcance de un clic.

El poema os convoca
a un festín digital, como lo es el formato,
que sume lo que une, que rompa lo virtual,
que haga sentirnos juntos a los que estamos lejos.
y un "booktrailer" del libro, que se compra
por menos de tres euros y unos clics.
El champán lo guardo en la nevera,
esperando que un día, no muy tarde,
la amistad de las redes la hagamos presencial
o la reafirmemos, si ya nos conocemos.

Ricardo Fernández Esteban ©


Este es el enlace a la ficha del libro y cómo comprarlo y este video booktrailer quiere resumir en un minuto lo que vais a encontrar en este laico rosario de cuentas que desgranan cuentos.



Publicar un libro es mucho más que una tarea o un negocio, es la historia de una pasión y a los escritores nos gustaría que esa pasión fuese compartida. Ya lo sabéis, es muy fácil, el libro está sólo a un toque de clic. Os esperamos.

Y ya que no podemos firmar los libros, a todos los compradores que nos lo solicitéis (enviando un mensaje a: lapalabraesmágica@gmail.com) Mª José y yo os enviaremos dedicado uno de sus dibujos.

domingo, 21 de octubre de 2018

No sólo de métrica vive el soneto

Escribir un soneto es mucho más que trasladar al papel unos conceptos métricos, aunque también deben estar esas normas presentes. Éste, que tiene estrambote, está muy encabalgado y rompe la estructura habitual con puentes sintácticos los versos y estrofas. Además, quiere transmitir la necesidad de que haya un fondo y una forma en la obra poética. Si lo consigue o se queda en un ejercicio de estilo deben decirlo sus lectores.


ESCRIBIR UN SONETO ES MUCHO MÁS QUE MÉTRICA

Con sólo normas métricas, no pidas
que se escriban sonetos. Escribir
necesita mirar, oler, vivir,
tocar. Por mucho que los versos midas
y el ritmo de las sílabas oídas
sea perfecto, deberás sentir
antes en tu interior la historia; ir
liberando las cárceles vividas
para que tu palabra crezca, vuele
y se transmute en lírica; la meta-
morfosis cuyo catalizador
algunos llaman "musa" y les demuele
decir el "me abandona". Pura treta
de poeta falaz y embaucador
que ni tiene pudor,
ni reconoce que le falta raza
y de hacer poesía, ni una traza.


Ricardo Fernández Esteban ©


Aunque a primera vista no lo parezca, este es un soneto en endecasílabos con dos cuartetos, dos tercetos y un estrambote. Lo que pasa es que la mayoría de los versos están encabalgados, por lo que las frases y cláusulas sintácticas desbordan el marco del verso y se encabalgan con el siguiente de forma que se enmascara la estructura clásica del soneto. Para encabalgar más, hasta se ha partido entre dos versos una palabra "meta-morfosis".

El texto intenta explicar lo dicho al inicio. La métrica debe estar presente en un soneto, pero además de la forma (el ritmo poético que se crea por las acentuaciones de las palabras, la medida de los versos y las rimas) debe transmitirse una idea. En este caso, este fondo es "metapoético", o sea trata de la confección del poema y de la necesidad de que las palabras transmitan sentimientos, lo que no se consigue por arte de magia de las musas, sino por la inspiración y trabajo del autor.

Los encabalgamientos diluyen bastante las pausas del final de los versos e incorporan sus pausas sintácticas en otros lugares. Para que esto sea posible, el poema tiene que tener otro sostén que es el metro, el ritmo de los versos y, si existe, la rima. En este caso hay ritmo acentual armónico, endecasílabos y rimas consonantes, lo que ha permitido desconfigurar los versos y estrofas del soneto. 

Por si tenéis interés en profundizar sobre los encabalgamientos, os dirijo a un artículo que acabo de publicar en la web cultural "Las nueve musas" y si queréis saber algo más de técnica poética a 20 entradas "Vamos a hablar de métrica" que publiqué hace un tiempo en esa web.


Por último, aquí tenéis el texto del soneto escrito sin cortarlo en versos, para ver si lo reconocéis o los renglones son una condición indispensable para mantener esas leves paradas versales que deben convivir con las sintácticas

Con sólo normas métricas, no pidas que se escriban sonetos. Escribir necesita mirar, oler, vivir, tocar. Por mucho que los versos midas y el ritmo de las sílabas oídas sea perfecto, deberás sentir antes en tu interior la historia; ir liberando las cárceles vividas 
para que tu palabra crezca, vuele y se convierta en lírica. Metamorfosis, cuyo catalizador algunos llaman “musa” y les demuele decir que “me abandona”. Pura treta de poeta falaz y embaucador que ni tiene pudor, ni reconoce que le falta raza y de hacer poesía, ni una traza.

domingo, 2 de septiembre de 2018

Lo escrito, escrito está

Verba volant, scripta manent (las palabras vuelan, lo escrito queda) es una cita tomada de un discurso de Cayo Tito en el senado romano que fue la inspiración de este poema, "Lo escrito, escrito está", surgido en un trabajo conjunto de poetas a partir de tercetos encadenados sobre la escritura.



LO ESCRITO, ESCRITO ESTÁ

Para mí la escritura es como un dique 
que guarda del olvido a la memoria 
y permite que un texto certifique 
si fue verdad, o no, aquella historia. 
“Lo dicho, dicho está”, pero es muy breve 
el recuerdo que deja la oratoria. 

En cambio, lo que escribo nunca es leve, 
el negro sobre blanco es duradero, 
es comparar la piedra con la nieve 
o el flácido cartón con el acero. 
Por eso, yo prefiero la escritura; 
“lo escrito, escrito está”, os lo asevero, 
y compite por ser literatura.

Ricardo Fernández Esteban ©



Un breve poema, de un trabajo conjunto encadenando tercetos, que aquí he variado ligeramente para darle cierre a las rimas y por la mayor libertad individual, al no tener que eliminar palabras ya utilizadas anteriormente.



Dos, también, breves reflexiones: La palabra oral vuela alto y transmite sentimientos, pero la palabra escrita (al menos hasta la época de la falaz posverdad) permanece inmutable y da fe, o mejor razón, de lo escrito. Por otra parte, los trabajos conjuntos poéticos nos ayudan a todos los participantes y demuestran que las denostadas redes sociales también tienen cosas positivas, si se sabe buscar y trabajar en equipo.

miércoles, 16 de mayo de 2018

A la muerte. Poemas para hacer mano.

¿Hay que hacer mano para escribir poesía? ¿Es preciso practicar con retos en un formato determinado, para luego volar con más libertad por los cielos e infiernos poéticos? ¿Todas las artes precisan de un periodo de escuela antes de intentar formas más libres?

De eso va este soneto perteneciente a una corona colectiva de 15 sonetos endecasílabos blancos. A partir del soneto madre los participantes debían empezar y acabar con unos versos de ese soneto y completarlo sin ninguna asonancia. 

A mí me tocó:  Cuando la muerte bese mi alma negra / vestida de sepelio, de repente; y el tema de la corona era "La muerte" 


A LA MUERTE (*)

Cuando la muerte bese mi alma negra
y me entregue a los remos de Caronte,
no pienso darle el óbolo al barquero
pues no he pedido vela en este Hades.

No hay vida tras la vida, y si la hay
a mí me cogerá desconfesado,
sin ánimo de enmienda y descontrito.
Por ello, ¡qué más da si pago o no!

El hombre creó a dios y a satanás
para cubrir las dudas del futuro,
sembrándolo de miedos y esperanzas.

Yo voy de descreído, soy un golfo
y pido que la Parca se me ligue
vestida de sepelio, de repente. 


Ricardo Fernández Esteban ©

(*) de distintas mitologías: La Parca, figura femenina con capa, capucha y guadaña, causa la muerte de la víctima y la conduce al Hades, inframundo griego, por medio de la barca de Caronte, que exige el pago de una moneda. Se dice que en algunos casos se la puede sobornar o engañar.

Como veis, son endecasílabos sin ninguna asonancia entre los 14 versos, lo que condiciona bastante ya que sólo hay 25 posibilidades de combinación vocálica y algunas bastante infrecuentes. Respecto al final hubiera preferido otro, por ejemplo: desvestida de duelos, con lujuria, que me habría permitido un epifonema más de mi gusto, como este terceto. 

Yo voy de descreído, soy un golfo
y pido que la Parca se me ligue
desvestida de duelos, con lujuria.


Pero hay lo que hay y, en este caso, hay que hacer mano y cumplir las normas. Se dice, y eso viene a cuenta de la métrica, que "para saltarse las normas hay que conocerlas previamente, porque si no, el salto es al vacío". Eso significa la necesidad de saber los principios métricos hasta para hacer verso libre, porque un ritmo subyacente siembre debe existir para distinguir la poesía de la prosa.

Y ya que he hablado de hacer mano, os dejo esta "espinela y media":


POEMA PARA HACER MANO

La poesía es un oficio
que precisa practicar
y no vale improvisar
como hace más de un novicio.
Quien está en su sano juicio
escribe muchos renglones
para estar en condiciones
de parir un primer verso
que no le salga perverso,
tenga ritmo y emociones.

Ten esa frase por lema:
“De instantes de inspiración
y mucha sudoración
se consigue un buen poema”

Ricardo Fernández Esteban ©

miércoles, 29 de marzo de 2017

La inspiración te llega trabajando

Dijo Picasso: "La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando" y otros muchos como Edison, García Márquez o Stravinsky han citado que se precisa mucha más transpiración que inspiración para innovar o crear una obra de arte. Pues de eso y de algo más va este poema, de la necesidad de conocer la tradición para innovar y de que escribir no es un juego, sino un oficio que une la artesanía con el arte. Pero uno no quiere dar doctrina, sino sólo consejos sujetos a crítica o discordancia.



LA INSPIRACIÓN TE LLEGA TRABAJANDO

Hay que tener raíces para poder volar;
raíces que no atan, que dan alas,
porque la tradición enseña los caminos.
Las rupturas precisan suelo firme
para coger impulso antes del vuelo.

Esa es la disyuntiva del poeta
—o de quien quiera ser innovador—,
para romper las normas
primero hay que sabérselas muy bien.
Escribir no es un juego, es un oficio
que une la artesanía con el arte;
no son frases en vano las que dicen:
"la inspiración te llega trabajando",
o “el primer verso es de tu musa
y tú te curras todos los demás”.
Por eso vuela alto con los pies en el suelo,
que lo uno es compatible con lo otro.

No creas que pretendo dar doctrina,
cuando se llega a estas alturas o bajuras
me tienta mucho más la heterodoxia
y a lo más que me atrevo es a dar un consejo,
si te sirve lo tomas y si no, tan amigos.

Ricardo Fernández Esteban ©, Marzo de 2017



Como he dicho al inicio, esto es sólo un consejo que admite y espera críticas u opiniones discordantes, que de todo se aprende. Si os interesa la metapoesía, o sea la poesía que trata de sí misma, aquí tenéis otras que he ido publicando en el blog.

martes, 17 de enero de 2017

La "Poética" del "Poliedro poético"

Esta "poética" inauguró mi recital Poliedro poético, en que recorrí los distintos géneros poéticos en los que he escrito. Si queda en recital o me animo a publicarla en una antología con este título es algo que el tiempo, que es buen consejero, decidirá. De momento, aquí está a modo de explicación y, como siempre, sujeta a comentarios o críticas.


POÉTICA

En esta tentativa de “poética”
intentaré explicar con brevedad
qué implica para mí la poesía,

pues creo bueno que el lector conozca
el arcano que rige mi escritura.

Cuido la forma métrica, envoltorio
que debe realzar al contenido,
pero a veces me siento heterodoxo
y evito depender de la aritmética
cuando existe un conflicto con la estética.
Si hay que rimar se rima y no desdeño
un cierto soniquete en el poema,
pero también practico el verso libre
si el ritmo lo distingue de la prosa.

Toco variados temas, pues la lírica
no es el único género poético;

discurro por la épica o dramática,
la elegía que duele publicar,
la écfrasis de un cuadro o de un paisaje,

la busca de mi “islario de pasiones”
dudando entre el camino y el destino,
el pensar en vosotras, las reales
o aquellas que inventé por escribir,
la crítica al político mendaz

mezcla de posverdad y consumismo,
la "metapoesía", tan ególatra
que se cita a sí misma "verso a verso",
o cualquier otro asunto que "me ponga".

Rechazo ser dogmático. La duda
reafirma la condición humana,
pero si toca seriedad se tiene,
y si se tiene que gritar se grita.
Como Celaya, creo que el poema
es un arma cargada de futuro:

hay disparos directos hacia el alma
en que los versos rompen los blindajes,
y otros, más terrenales, van al cuerpo
disfrazados de sátira o de humor.

Siempre creeré que “La palabra es mágica”
—al transformar sonido en sentimiento—,
pero nunca es autónoma, le manda
esa voz que la crea, la del bardo.
Todo puede valer, si quien lo hace
no engaña y es honesto al escribir,
por más que use el sarcasmo o la invención
describiendo vivencias no vividas.
¿Por qué ha de ser veraz la poesía,
si con ser verosímil ya se basta
para hacernos sentir y emocionarnos
con lágrimas, con risas o con gozos…?

Y ya que no fui breve, en penitencia
os resumo el poema en sólo un verso:

Pasión, es para mí la poesía.

Ricardo Fernández Esteban ©


En este metapoema (que trata de sí, de mi poesía) está la teoría, la práctica la encontraréis en mis libros o en este propio blog. Como guía puede serviros la página dónde explico cómo navegar por los contenidos del blog, otra que incluye el índice de mi poesía, o en las etiquetas que intentan clasificarla situadas en la parte baja de columna derecha .

Y por aquello que la palabra debe de ser escuchada, aquí me tenéis recitando este poema. Y en este enlace podéis a acceder a otros vídeos en que recito mis poemas.



sábado, 24 de octubre de 2015

Sonetista frustrado

La poesía fue mi ilusión y mi sino. Leí cien mil poemas, viví mil recitales; pero aunque lo intenté con ánimo a raudales, nunca logré un soneto de verso alejandrino. Caí en depresión, maldije mi destino, ¿por qué fue un imposible rimar esos finales y tras catorce sílabas acabar con iguales?, ¿qué musa me negaba el aliento divino? Preguntas sin respuesta y noches sin dormir fue lo que conseguí queriendo ser poeta. Por fin, desanimado, me cambio de chaqueta; practicaré la prosa, intentaré escribir un buen microrrelato, a ver si mi autoestima sube como la espuma olvidando la rima.

A veces nos obcecamos en conseguir lo que ya tenemos, como este "frustrado sonetista" en el minirrelato de mi libro Cuentas de cuentos


SONETISTA FRUSTRADO

La poesía fue mi ilusión y mi sino.
La lira que inspira al poeta
Leí cien mil poemas, viví mil recitales;
pero aunque lo intenté con ánimo a raudales,
nunca logré un soneto de verso alejandrino.

Caí en depresión, maldije mi destino,
¿por qué fue un imposible rimar esos finales
y tras catorce sílabas acabar con iguales?,

¿qué musa me negaba el aliento divino? 

Preguntas sin respuesta y noches sin dormir
fue lo que conseguí queriendo ser poeta.

Por fin, desanimado, me cambio de chaqueta;

practicaré la prosa, intentaré escribir
un buen microrrelato, a ver si mi autoestima

sube como la espuma olvidando la rima.

Ricardo Fernández Esteban ©


Cuentas de Cuentos, es un libro de minirrelatos cuyas historias tratan de personajes que se enfrentan al amor, al desamor, a las ilusiones y a las frustraciones, y a veces les ocurre lo mismo que al protagonista de ésta.

Este ha sido el primer libro que he publicado abandonando el formato del verso, aunque como habéis visto la cabra siempre tira al monte y alguno se ha escapado, pero también se puede ser poético en esas cortas historias que se quisieron escribir ágiles, con músculo y sin grasa para captar la atención del lector. Todo menos la indiferencia es su lema, y aquí podréis leer dos cuentas y más sobre el libro.

domingo, 31 de mayo de 2015

Cuentas de Cuentos. Publicar un libro es una fiesta.

Publicar un libro es una fiesta es mucho más que el título de esta vuelapluma que os convoca el próximo 17 de junio a las 19:00 en la Casa del Libro (Rambla de Cataluña 35, Barcelona) para la presentación de mi libro de minirrelatos Cuentas de Cuentos; como os decía, es mucho más que un título, es el deseo de compartir este bautizo laico con vosotros.




EL PUBLICAR UN LIBRO ES UNA FIESTA

El parto ha sido duro, empezó con bocetos
que fuiste perfilando poco a poco
buscando concentrar, dejar el músculo
y eliminar la grasa de los minirrelatos:
estas “Cuentas de cuentos”
que quieren ser retazos de historias de la vida.

Luego, te diste cuenta de un problema,
era preciso completar el texto con imágenes
que diesen alas a tus térreas palabras;
la mies es mucha y en campos de escritura
hay que poder sobrevolar la competencia.
¿Por qué dije problema?, fue ventaja
el unir amistad y calidad
con dibujos sencillos pero intensos
de mi pintora preferida;
gracias por todo "Jóse".

Pues bien, ya tienes el producto, ¿quién lo edita?;
difícil el asunto si no eres un mediático.
Hay que buscar un buen producto en cuanto a forma
—por la vista nos entran los escritos—,
que llegue a librerías y al “on line”
—el buen paño nunca se vende en arca—
y que no sea pseudo-autoedición
con riesgo de onanismo literario.
Salí a buscar la suerte y la encontré,
porque suerte se encuentra si se curra,
y apareciose un ónix, gracias Óscar.

Si ya tenemos texto, dibujos y editor,
sólo faltáis vosotros los lectores;
por eso aquí os convoco.
Es una fiesta el publicar un libro
y quien mejor que los amigos como público:
los amigos de siempre, del abrazo real,
y esos otros que vienen de las redes
con los que quiero de una vez por todas
hacer real el mundo de internet.

En la Casa del Libro bautizo la criatura,
será en el diecisiete por la tarde
y dejadme acabar con este alarde:
venid, si no es por mí, por la literatura.

Ricardo Fernández Esteban ©

Aquí tenéis más información sobre el libro y el evento convocando el acto





Después de haber publicado cinco poemarios, tocaba un cambio de género (probablemente temporal) hacia estos pequeños relatos ilustrados con sencillez, que nunca superan las dos páginas y buscan vuestra complicidad y sorpresa. Os espero, porque repito que el título de este poema presentación es, más que un título, un deseo.

Adenda digital: Los tiempos cambian y la tecnología posibilita la literatura en formato digital, lo que nunca ha de luchar con el papel, sino complementarse y facilitar la lectura, que es de lo que se trata. Por eso, mi libro está disponible por 2,99 € y unos clics en cuatro plataformas digitales.

viernes, 8 de mayo de 2015

De los huecos halagos y las perversas críticas

Esta vuelapluma trata de lo difícil que es la crítica objetiva y más la crítica poética.

Primero, porque la hace una persona subjetiva; segundo, la poética no es una ciencia exacta como la aritmética; y tercero, porque por desgracia suele afectar la afinidad, o no, entre criticado y crítico.

No busquéis acritud en estas reflexiones, sino el deseo de que razonásemos las críticas desde la subjetividad que nos hace individuos. Ah!, y esto lo mismo o más para el halago fácil.


DE LOS HUECOS HALAGOS Y LAS PERVERSAS CRÍTICAS

A uno, que ya es mayor, no lo doblegan
ni los huecos halagos, ni las perversas críticas.

Respecto a los halagos, bienvenidos
si explican el porqué, porque si no,
sólo son pienso de ego-engorde personal
y en este caso el régimen es algo imprescindible
para marcar buen músculo poético.

Y si hablamos de críticas,
también que se razonen y, además, que construyan
indicando cimientos que sustenten
y buenos materiales que cubran desperfectos.
Derruir es muy fácil, ya veis el “yijadismo”
que niega la razón a martillazos,
exaltando la fe como no discutible.

Esto me lleva a hablar de la objetividad,
ese difícil arte que en la crítica,
roza la rima fácil: imposibilidad.
La roza porque somos sujetos subjetivos:
el dos y dos son cuatro en aritmética
suele cuadrar distinto en la poética,
y ya no rimo más, lo juro por Snoopy.

Volviendo a lo objetivo y al cuadrar de la crítica,
con decimales no, pero en conjunto
y desligando bien el fondo y forma
no debería ser dispar, pero lo es
y suele haber una correlación
de bondad o maldad
según si son o no del mismo equipo
quien arbitra y quien juega en el poema.

En resumen, que a mí no me han doblado
ni los huecos halagos, ni las perversas críticas,
pero cansar me cansan, compañeros.


Ricardo Fernández Esteban ©


Ya que lo dicho es también subjetivo, espero vuestras críticas. Os juro por Snoopy que intentaré ser objetivo al juzgarlas.

Por si queréis más del tema, en esta etiqueta del blog están recopilados otros metapoemas (o sea que hacen referencia a sí mismos o a la crítica literaria) que he ido publicando.



sábado, 11 de abril de 2015

Cuentas de Cuentos. ¿Cómo ha de ser un buen minirrelato?

Entrada actualizada en Junio de 2016:

Acabo de publicar en digital mi libro de minirrelatos Cuentas de cuentos, aquí lo podéis adquirir en cinco plataformas digitales y obtener más información. Son breves historias que se pueden leer en dos minutos. Aquí tenéis más información. 

De momento, buscando unir poesía y minirrelato os copio un soneto sobre cómo creo que debería ser un minirrelato: conciso, que nos haga cómplices y que suela sorprender en su desenlace.



¿CÓMO HA DE SER UN BUEN MINIRRELATO?

Como un endeca, un buen minirrelato
ha de ser fibra q
ue mantenga el tono.
Ni permitas jamás el abandono
en palabras superfluas al relato,

ni debes reiterar explicaciones.
Igual que cambio rimas con cuarteto
por darle variedad a este soneto,
deberás ir al grano en tus renglones.

Sorpréndeme al llegar al desenlace.
“Clic” le llaman los técnicos; "alarde"
prefiero decir yo, si el texto arde
al leerlo, porque si no lo hace

es otro vulgar cuento: Una falacia
que no nos deja rastro, falta gracia.

Ricardo Fernández Esteban ©

Este es un booktrailer del libro, y luego os cuento algo más de su contenido.




Cuentas de Cuentos, publicado en digital por Bebookness y en papel  por ÒNIX Editor, es una colección de minirrelatos que buscan captar al lector y sorprenderle. Un leve sedal argumental enlaza la primera con las últimas cuentas, y el resto completa un collar de pequeñas historias unidas por la vida de los personajes, sus amores, desamores, ilusiones, frustraciones, utopías e ironías.

Ningún relato supera las dos páginas, porque los quiero ágiles, con músculo y sin grasa innecesaria que distraiga la atención del lector. Todo menos la indiferencia es su lema, que espero se cumpla y esas comprimidas vivencias os atrapen y os dejen el buen sabor de boca de querer saber más de las mismas. Las cuentas están acompañadas por unas sencillas ilustraciones de Mª José Portolés, inspiradas en de alguna parte del cuento, que ayudan a su engarce y lectura.

En esta página de mi blog, podéis leer dos de las cuentas, obtener más información y ver fotos de la fiesta donde presentamos el libro. 

viernes, 27 de febrero de 2015

¿Dónde habita la buena poesía?

¡Vaya pregunta que me hago! El tema trata de la cantidad de escritos que proliferan por las redes sociales disfrazados de poemas sin contenido ni continente. Pero empiezo cuestionándome si en algo tan personal como es la poesía hay baremos para calificar algo de bueno.


¿Dónde habita la buena poesía? 

Es probable que sea pretencioso
querer calificar con lo de “bueno”
algo tan personal como un poema.
Mejor, orientaré mi ansiada búsqueda
hacia aquellas "palabras en que vibro”


Entro en materia y busco por las  redes.
Pesco mucha morralla y lo peor
no son los pescaditos de bajura,
que no engañan a nadie y saben bien
con ese alegre soniquete popular.
Peores son aquellos que se venden
con “salvaje” de epíteto, como excelsas lubinas,
y ni siquiera son de "piscifacto", son de plástico
cubierto de cursilería o falsa críptica.

¿Está entonces desierto el mar poético?
Por suerte no, pero tendrás que trabajártelo.
Deja la red y pesca con la caña
cerca del arrecife donde habitan los riesgos
y los poemas crecen sin plancton de “bonito”
ni “me gustas” tatuados en las branquias.
Ponles de cebo un verso que evite el oropel
y acudirán a ti para hacerte vibrar.
Luego, déjalos libres en sus rocas,
creciendo entre mareas y galernas,
pues no nacieron para ser domesticados.

No menciones a nadie el caladero,
salvo que sea de toda confianza,
muchos irían a pescar con dinamita
o con pienso de halago complaciente.
Los poemas se han de cobrar a pulso,
para que descubramos su esplendor
donde habita la buena poesía.

Ricardo Fernández Esteban ©


A pesar de la perorata no pretendo dar doctrina, sino sólo expresar una opinión particular. ¿Quiénes somos nosotros para dar doctrina poética? Todo lo más podemos enseñar a etiquetar el alimento poético, comentar por qué algo suena musical o no, e indicar si se respetan las normas gramaticales.

Los gustos son algo personal que no tiene por qué coincidir con la normativa. Ahora bien, para saltarse la normativa es conveniente conocerla para que sea una acción consciente y, por mucho que uno se la salte, siempre suele quedar un sustrato. Se dice que: La cultura es el poso que queda cuando se olvida lo que se ha aprendido. 

Bueno pues hablando de poesía, creo que el gusto se mejora con la lectura de buenos poetas, cuyas palabras nos hagan vibrar, y siendo receptivos a los comentarios que vayan más allá del halago fácil que a nada conduce. 

Me despido con un enlace a un soneto de vena satírica sobre este tema de la crítica: La crítica es necesaria para la mejora poética.

Y ya que he hablado de normativa, "La métrica poética", aquí tenéis 20 artículos que he escrito sobre el tema... aunque sea para saltárselos...